Escrito por Tendenzias

Malos hábitos alimenticios – Qué debemos evitar y qué consecuencias tienen

Con el ritmo de vida actual y la falta de tiempo debido a todas las tareas que tenemos que realizar durante el día suele quedar poco tiempo tanto para comer como para preparar la comida. Como consecuencia, muchos adoptamos malos hábitos alimenticios, que tienen un enorme impacto negativo en la salud. Si quieres saber un poco más sobre estas malas costumbres y saber qué debemos evitar y qué consecuencias tienen sigue leyendo. Te diremos qué medidas tomar para acabar con los malos hábitos.

Malos hábitos alimenticios

malos-habitos-alimenticios-que-debemos-evitar-y-que-consecuencias-tiene

No desayunar

El desayuno es la comida más importante del día, pues no solo te brindará la energía necesaria para comenzar con buen pie, sino que al no desayunar el cuerpo entra en un “estado de emergencia”. Como consecuencia, tu metabolismo se vuelve más lento para ahorrar energía, lo que hace que el cuerpo almacene más grasas. Si repites este mal hábito con frecuencia engordarás, además de tener problemas estomacales y ver cómo tu metabolismo se descontrola.

Comer justo antes de dormir

Comer antes de dormir es un mal hábito muy frecuente. Si lo haces, la calidad de tu sueño será menor, a causa de la ralentización de la digestión. Además, los alimentos que hayas ingerido serán más difíciles de digerir. Por otra parte, si se convierte en una práctica habitual llevará aparejado un aumento de peso y otros malestares estomacales.

No incluir fruta y verdura en tu dieta

Las frutas y las verduras son la principal fuente de vitaminas y minerales que necesita el organismo para funcionar bien, por lo que no comerlos llevará a tener carencias de los nutrientes mencionados. Como consecuencia, la salud quedará dañada, y el organismo puede sufrir distintos males, como anemia, obesidad, falta de vitalidad, somnolencia o problemas cardíacos y cerebrovasculares.

Comer rápido

Este mal hábito te hará comer más de lo necesario, pues las señales de saciedad tardan cerca de 20 minutos en llegar al cerebro. Por lo tanto se recomienda comer de forma pausada para no abusar de la cantidad de alimentos y evitar complicaciones a causa de los excesos.

Comer mientras se hace otra cosa

Comer mientras se trabaja, mientras se estudia o se ve la televisión te hará comer más de lo necesario. Esto se debe a que entonces no se prestará la debida atención a las señales de saciedad enviadas por el organismo. La principal consecuencia de esto es el aumento de peso por los excesos.

Comer entre las comidas

Si bien se puede hacer una buena merienda entre el almuerzo y la cena sin que esto afecte al organismo, “picar” entre horas otro tipo de alimentos como fritos o dulces serán la causa de un inevitable aumento de peso.

Tomar poca agua

El cuerpo está compuesto por un 70% de agua, por lo que su consumo es de vital importancia. El agua es necesaria prácticamente para realizar todos los procesos del organismo. Además, gracias a ella el cuerpo puede deshacerse de toxinas y otras impurezas. No consumir suficiente agua, además de hacer que tu metabolismo sea más lento, acarrea problemas de salud relacionados con los riñones o el hígado.

Dejar los dulces al alcance de la mano

Si tienes dulces o aperitivos guardados en la cocina, o en un cajón de tu escritorio tendrás muy complicado evitar consumirlos en un momento de ansiedad. Procura no tener muchos, puesto que su consumo descontrolado puede llevar al aumento de peso.

Abusar de alimentos de dieta

Comer alimentos bajos en calorías es beneficioso para la salud, pero solo hasta cierto punto. Por ejemplo los alimentos que sustituyen los azucares por edulcorantes como el aspartamo traen malas consecuencias al organismo cuando se consumen en exceso, y desencadenan problemas que pueden terminar incluso en un desorden metabólico y obesidad.

Comer directamente del envase

Comer directamente del envase hará que comas grandes cantidades de comida y sin medida. Como resultado sufrirás las consecuencias de este exceso, que pueden llevar a la pesadez estomacal, el empacho y el aumento de peso.

Consejos para evitar los malos hábitos alimenticios

malos-habitos-alimenticios-que-debemos-evitar-y-que-consecuencias-tiene
  • No te saltes ninguna comida ni piques entre horas.
  • En lugar de tener dulces y aperitivos a tu alcance, guarda frutas para los momentos de ansiedad.
  • Evita realizar otras ocupaciones a la hora de la comida y dedícate a comer de forma lenta y pausada para evitar una mala digestión y el exceso de alimentos.
  • Evita comer antes de dormir. Es preferible que comas un par de horas antes de irte a la cama para evitar digestiones lentas y pesadas.
  • Bebe mucha agua, ya que facilitará la digestión y el resto de procesos del organismo. Especialmente, a la eliminación de toxinas e impurezas.
  • No abuses de los alimentos dietéticos ni de edulcorantes artificiales.
  • Controla la cantidad de comida que consumes para evitar los excesos y los males que ocasionan.
  • Disminuye la cantidad de sal en tus comidas para evitar un nivel elevado de tensión arterial.
  • Evita comer alimentos fritos y muchos dulces en la medida de lo posible para no tener problemas con el colesterol.
  • Prepara la comida en casa más a menudo y evita, en la medida de lo posible, ir a restaurantes de comida rápida.

Consecuencias de los malos hábitos alimenticios

malos-habitos-alimenticios-que-debemos-evitar-y-que-consecuencias-tieneLos malos hábitos alimenticios desembocan en una gran cantidad de problemas y consecuencias para la salud. Por ejemplo, si consumes alimentos en exceso estarás ingiriendo más calorías de las que necesitas. Estas calorías que no se “queman” se almacenan como grasa dentro del organismo y, a la larga, desencadenarán una serie de patologías y enfermedades asociadas a la misma.

El sobrepeso asociado a los malos hábitos alimenticios obstruye las arterias, aumenta el riesgo de sufrir de alta tensión arterial y afecta al buen funcionamiento del corazón. A esto se le suman los problemas con la insulina, que pueden desembocar en la aparición de la diabetes tipo 2. Hay otras muchas enfermedades y patologías que, en gran parte, son también consecuencia de los malos hábitos alimentarios. Entre ellas están los cálculos en la vesícula o el reflujo estomacal.

Por esta razón los especialistas recomiendan llevar una dieta equilibrada y realizar actividad física con frecuencia y de manera regular, además de evitar cualquier mal hábito alimenticio. Todo con el fin de llevar una mejor calidad de vida y prevenir las enfermedades asociadas a la mala alimentación.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://atusaludenlinea.com/
  • http://www.conclusion.com.ar/
  • https://saludentuvidadotcom.files.wordpress.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter