Escrito por Tendenzias

Los 5 mitos nutricionales más comunes

A la hora de buscar una vida mucho más sana, y saludable, la función del nutricionista podría ser sin duda alguna, una de las más importantes.

diploma.jpg

Sin embargo, son muchos los nutricionistas y especialistas en alimentación, que se encuentran ante una serie de cuestiones o mitos más o menos duraderos en el tiempo, que si bien carecen de toda lógica, se han perpetuado casi hasta la eternidad.

Especialmente, desde que el cliente se encuentra con las preguntas de sus compañeros, queriendo saber más acerca de su dieta. En este punto, se encuentra ante un gran interrogatorio en donde, por ejemplo, podrían salir a relucir los siguientes mitos más usuales:

  1. La alta ingesta de proteínas puede ser perjudicial para los riñones
    Una afirmación totalmente errónea, pues, ya desde el año 1983, diversos investigadores hallaron que comer más proteínas aumenta la tasa de filtración glomerular (GFR), no teniendo un efecto negativo sobre la función renal, siempre y cuando éstos sean consumido de forma moderada y regular.
  2. Las batatas son mejores que las patatas blancas
    En Estados Unidos, el consumo de muchas patatas fritas está asociado a la obesidad, teniendo así un mayor riesgo de padecer diabetes. Sin embargo, la batata, ha sido defendida hasta la saciedad por ser ricas en nutrientes y por poseer un índice glucémico menor.
    Sin embargo, ambas poseen diferencias nutricionales que son buenas para la salud. La cuestión sería, precisamente, la forma cómo se comen luego.
  3. La carne roja provoca cáncer
    En el año 1986, un grupo de investigadores japoneses descubrieron que ratas alimentadas con carne roja, sufrieron luego cáncer. Y desde entonces, algunos estudios de grandes poblaciones han sugerido un posible vínculo entre la carne y este mal.
    No obstante, ningún estudio ha demostrado real y verdaderamente las posibles causas y efectos que presuntamente tendría en nuestro propio cuerpo el consumo de este tipo de carne. Obviamente, y tal como siempre indicamos, debemos mantener en nuestra vida un estilo sano y saludable, comiendo, ante todo, alimentos naturales.
  4. La fructosa engorda más que el azúcar corriente
    En el año 1968, un grupo de científicos descubrió que ratas que habían sido alimentadas con grandes cantidades de fructosa, poseían luego más niveles de grasa en la sangre. Sin embargo, no hay pruebas que demuestren que ésto sea realmente así en personas.
    Eso sí, ambas producen un aumento de peso cuando son consumidas en exceso.
  5. La sal provoca presión arterial y debe evitarse
    En el año 1940, el doctor Walter Kempner se hizo famoso al restringir el consumo de sal en la dieta de diversas personas con presión arterial alta, pudiendo ayudar a reducir la hipertensión.
    Sin embargo, en los últimos 20 años se ha conocido que las personas con una presión arterial alta y no deseen dejar de consumir sal, pueden hacerlo, siempre y cuando aumenten el consumo de alimentos ricos en potasio.

Vía | Smiley News Blog

ViviendoSanos.com

Newsletter