Escrito por Tendenzias

Aguas termales | Beneficios y tratamientos

Las aguas termales

Se conocen como aguas termales aquellas que salen a una temperatura de más de 5º C de la tierra y que tienen temperaturas más altas en el subsuelo del que proceden. El agua termal, básicamente, constituye una mezcla entre filtraciones anteriores que han contactado con el espacio magmático del subsuelo y que se han mineralizado.

Las propiedades de este tipo de aguas son valoradas desde la época romana, no en vano en los baños públicos de las ciudades el caldarium, o sala caliente, era uno de los lugares principales. Más adelante, se han construido balnearios para que las clases pudientes en un principio, y ahora a un nivel más popular, puedan beneficiarse de todo lo que aportan de bueno a nuestra salud.

Beneficios de las aguas termales

La alta temperatura de estas aguas hace que se liberen de bacterias y agentes contaminantes, que tienen un medio de supervivencia más hostil. El aporte mineral suplementario que reciben las aguas termales las hace beneficiosas para el tratamiento de varias dolencias. Aunque la composición exacta dependerá de la zona, sí podemos sugerir los siguientes beneficios para la salud.

En las aguas ricas en cloro, las propiedades más importantes están en regular el tránsito intestinal, tratar enfermedades de la dermis y eliminar las impurezas que se generan en la misma (espinillas, granos…).

Las aguas con flúor tienen propiedades antisépticas al contener este elemento.

En el caso de aguas ricas en hierro, tendrán un papel importante en dietas de adelgazamiento, ayudan a vigorizar el cuerpo en casos de convalecencia, aportan minerales en casos de falta y, además, regeneran la dermis.

Las aguas con cobre tienen propiedades antiinflamatorias.

El agua con zinc sirve para tratar problemas de exceso de grasa cutánea y de células muertas en el cabello.

Las aguas sulfurosas contienen azufre y están indicadas para tratar dolencias de la dermis.

Tratamientos con aguas termales

Los tratamientos con aguas termales están validados por la OMS desde 1986 y tienen, por tanto, validez médica. Aunque podemos ir libremente a cualquier balneario, siempre es preferible que aconsejemos a un médico cuál es el tratamiento que más se ajusta a lo que necesitamos y la duración del mismo.

En la mayoría de los casos, las estancias en balnearios no superan la semana cuando lo indicado para que las aguas hagan efecto en nuestro organismo es un periodo medio de quince días. Aunque cada cuerpo es diferente, sí es importante que tengamos esta referencia. Ahora vamos a describir algunos de los tratamientos más comunes que se llevan a cabo:

Fuentes de imágenes:

https://pixabay.com/es/inglaterra-reino-unido-ba%C3%B1o-170402/

https://pixabay.com/es/aguas-termales-monta%C3%B1a-el-agua-85195/

https://pixabay.com/es/karlovy-vari-balneario-chequia-1990234/

ViviendoSanos.com

Newsletter