Escrito por Tendenzias

Alergia al Polen: Qué es, causas, síntomas y tratamientos

Una alergia indica sensibilidad a una sustancia normalmente inofensiva para el organismo. La sustancia extraña que provoca una reacción, puede ser un alimento, partículas de polvo, una droga, veneno de insectos, esporas de moho, así como el polen de las plantas. Y hoy vamos a explicaros qué es, causas, síntomas y tratamientos para tratar la alergia al polen.

Qué es el polen

Las plantas producen granos redondos u ovales llamados polen para reproducirse. Algunas especies utilizan el polen de sus propias flores para fertilizarse a sí mismas, otras utilizan la polinización cruzada, en la cual para producir la fertilización el polen debe ser transferido de la flor de una planta a otra planta de la misma especie.

Esta labora de polinización cruzada requiere agentes externos. Los insectos son quienes hacen este trabajo para determinadas plantas con flores, mientras que otras plantas se basan en el transporte del viento, transformándose ésta ultima situación en la responsable a las grandes concentraciones de polen.

Hay que distinguir el polen de las semillas con “pelusillas blancas” que son las que aparecen en las plantas en primavera. Estas pelusillas no son las causantes de la alergia, la realidad es que la produce el polen que se encuentra en la Atmósfera.

Cómo nos afecta el polen – alergia al polen

En las personas que no son alérgicas al polen la mucosidad en las fosas nasales, simplemente mueve estas partículas extrañas a la garganta, se ingieren o tosen, pero algo distinto sucede con una persona sensible al polen.

Cuando una persona tiene alergia al polen lo que sucede es que un agente (el polen) es percibido por la persona y el sistema inmune de esta persona reacciona. Esto pasa cuando el polen contacta con el aparato respiratorio, ojos y piel donde el cuerpo actúa defendiéndose liberando sustancias químicas como la histamina que es la que provoca los síntomas principales de la alergia, es decir, estornudos y ojos llorosos, entre otros.

Para que podáis entenderlo mejor, una persona con sensibilidad al polen (polinosis) se produce una reacción en cadena que conduce a los mastocitos en estos tejidos a la liberación de histamina. Esta potente sustancia química dilata muchos vasos sanguíneos pequeños en la nariz, así los fluidos de escape a través de estas paredes con vasos ampliados, provoca que las fosas nasales se hinchen y el resultado es la congestión nasal y la rinitis.

En el caso de los ojos el proceso es el mismo. El organismo en su afán por eliminar este elemento invasor dilata los vasos y produce lagrimeo para poder arrastrar los alérgenos fuera de la mucosa ocular.

En estos enlaces os explicamos cómo saber a qué polen tenéis alergia y cómo combatir los síntomas de la alergia al polen, pinchad en los enlaces:

Todavía no hay ningún tratamiento 100% eficaz para combatir las alergias. La vacunación es, hasta la fecha, el único método de mejora de la situación (disminuye la sensibilidad) pero eso no evita que en el futuro desarrolles alergia a otros elementos.

Causas de la alergia al polen

La comunidad médica ha visto como en los últimos 50 años los casos de alergia al polen también conocida en Estados Unidos como fiebre del heno se multiplican todos los años. Muchas teorías clásicas han apuntado a esta sensibilización del organismo frente a estos elementos inofensivos para el cuerpo.

Si comparamos los datos de personas alérgicas en grandes ciudades frente a entornos rurales, se descubre que el porcentaje de afectados es increíblemente superior en las urbes que en el campo. La realización de diversos estudios al respecto apuntan a que la polución y en concreto los elementos pesados (partículas relacionadas con el diésel) favorecen el desarrollo de este sensibilidad.

Pero en estos últimos años las investigaciones continúan avanzando y son muchos los científicos que empiezan a discutir acerca de la alergia como una evolución del sistema inmunológico frente a la vida industrializada donde se encuentran tantos elementos tóxicos en el aire (restos de plásticos, contaminación) de los que muchos de ellos son disruptores hormonales que provocan anomalías graves en nuestro organismo. De esta manera, nuestro cuerpo afectado se vuelca en expulsar estos alérgenos a través de los síntomas que te comentamos debajo.

Por lo que la principal causa es la contaminación donde los vehículos, la industria y las calefacciones emiten diésel y provoca que el ambiente sea hostil. El polen que se encuentra en los lugares contaminados fabrican nuevas proteínas que se denominan proteínas estrés y estas estimulan la alergia en las personas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Síntomas de alergia al polen

Los signos y síntomas de la alergia al polen son familiares para muchos, por ejemplo:

  • Rinitis: Estornudos, la más común, podrá ir acompañada de un segregación mucosa o nariz obstruida.
  • Ojeras (círculos oscuros bajo los ojos causados por el flujo sanguíneo restringido cerca de los senos)
  • El “saludo alérgico” (en un niño, la persistencia de frotamiento hacia arriba de la nariz que provoca un incremento que marca la misma)
  • Conjuntivitis (inflamación de la membrana que reviste los párpados, provocando ojos rojos).
  • Asma y otros problemas respiratorios asociados
  • Frecuentes estornudos
  • Cansancio y apatía
  • Alteraciones del sueño, normalmente os costará dormir
  • Dolores de cabeza que pueden llevar a migrañas.

Casi todos estos síntomas son comunes con los de gripes y resfriados.

Tratamiento para combatir la alergia al polen

De momento no existe ningún tratamiento efectivo para la alergia al polen pero lo que podéis hacer es reducir los síntomas con los siguientes consejos que os damos.

  1. Cuando los niveles de polinización son muy altos lo mejor es que evitéis salir al campo y excursiones al aire libre.
  2. Aumentar la higiene en manos y cara donde os recomendamos que os lavéis muchas veces al día la nariz y los ojos.
  3. Intentar que nuestra casa esté húmeda con las ventanas cerradas.
  4. Para no remover las partículas lo mejor es que limpiéis vuestra casa con aspiradora.
  5. Usar gafas de sol y cubrir la boca y la nariz con mascarillas
  6. Intentad no bajar las ventanillas cuando vayáis en coche para evitar que entre el polen
  7. Para evitar el asma no realicéis ejercicio en la época alta de polinización
  8. Evitad automedicarse lo mejor es acudir al médico

También os puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter