UP

-     Escrito por blanca

Alergia polen de primavera

En una entrada anterior os hemos hablado de algunos de los remedios para la alergia de primavera, y que seguramente ya estará dejándose notar en muchas ciudades y poblaciones. La alergia de primavera o alergia al polen sigue creciendo y es por ello que en Viviendosanos queremos explicaros ahora en que consiste, como identificarla y como ponerle remedio. A continuación, alergia polen de primavera.

alergia-polen-de-primavera

El polen y la alergia

alergia-polen-de-primavera-fiebre-de-heno

Cuando llega la primavera, parece que el ambiente se llena de pequeños elementos que suelen ser bastante molestos y no sólo por el simple hecho de que se nos metan por un ojo o que nos provoquen picores varios sino que puede provocar el que nos surja una alergia conocida como la alergia de primavera o “fiebre del heno”.

A pesar del hombre “fiebre del heno”, tenemos que decir que la alergia de primavera nada tiene que ver con tener alergia al heno y sí al polen o de hecho al proceso natural de la polinización.

Por lo visto si echamos la vista al pasado, nos encontramos con que a comienzos del Siglo XIX comenzó a denominarse “fiebre del heno” a los síntomas que las personas sentían en un proceso catarral que se experimentaba coinciendo con la siega del heno en Inglaterra, durante los meses de Junio y Julio.  Se pensaba que los efluvios procedentes del heno eran los causantes de este resfriado que producía una fuerte secreción nasal, picor de ojos y estornudos a quién lo padecía.

En aquella época “fiebre” era el modo en el que se denominaba  a cualquier afectación y su origen se relacionó con el heno, de ahí su nombre. No fue hasta 40 años después que se averiguó que la fiebre era provocada por el polen.

La polinización es el proceso de transferencia del polen desde los estambres hasta el estigma o parte receptiva de las flores, donde germina y fecunda los óvulos de la flor, haciendo posible la producción de semillas y frutos.

Durante la primavera el polen vuela por el ambiente lo que provoca que muchas personas noten su molestía en los ojos, nariz o garganta. En  casos graves incluso puede afectar a la respiración de manera peligrosa.

Alergia polen de primavera

alergia-polen-de-primavera-imagen

El polen actúa sobre nuestro cuerpo, como si fuera un agente dañino para el organismo. Este pone en marcha su sistema de defensa ante los alérgenos del polen de modo que nuestro cuerpo reacciona y por ello sentimos los síntomas que ya he enumerado.

El polen que viaja por el aire,  entra en contacto con la conjuntiva del ojo y penetra por las vías respiratorias llegando hasta el interior de los pulmones, entrando en contacto con las mucosas y poniendo en marcha los mecanismos de defensa que provocan los síntomas alérgicos.

La polinización se da durante toda la primavera, aunque para las personas que sufren de alergia al polen, es importante que controlen los períodos en los que los niveles de polen son más elevados.  De este modo podemos decir que las temporadas con viento y calurosas se da la presencia de una mayor difusión del polen, mientras que en los días lluviosos se nota una disminución de la concentración de polen en el ambiente y por ello cuando llueve en primavera y verano, las personas afectadas de alergia es cuando sienten de mayor alivio.

Los efectos del polen en nuestro organismo, suelen derivar en estas dos principales afecciones:

  • Rinitis: que se caracteriza por síntomas como los  estornudos, secreción nasal, picor y congestión nasal.
  • Conjuntivitis: que se caracteriza por síntomas como el enrojecimiento, escozor, hinchazón, lagrimeo y picor ocular.

Para el tratamiento es recomendable el consumo de antihistamínicos y siempre bajo prescripción médica.

 

ViviendoSanos.com

Newsletter