Escrito por Tendenzias

¿Cómo convertirse en vegetariano?. Parte 1°

Ser vegetarianos tiene que ser realmente una decisión que nos proporcione satisfacción. Si desde el comienzo tenemos dudas, no podremos sostener el proceso de transición.
Sobre todo al principio, es necesario mucha convicción y fuerza de voluntad. Pues más allá de la poderosa decisión tomada, el cuerpo debe irse acostumbrando a los nuevos hábitos alimenticios. Ya que el proceso de digestión será distinto, al igual que el tiempo de saciedad de los nuevos alimentos.

Como vegetariana les puedo citar determinados puntos, que desde mi experiencia, son importantes para el gran cambio.
Primeramente hay dos formas de poner en práctica la decisión. Una es ir eliminando de nuestra dieta las carnes rojas y blancas, en forma paulatina; mientras vamos aprendiendo como suplantar las proteínas e ir conociendo alimentos para la nueva dieta y de a poco alcanzar el objetivo. Para las personas que les cuestan los cambios, ya sea por el gusto de comer, o por el rítmo de vida, ésta es una buena forma de arrancar para que realmente no nos estemos mintiendo.

La otra opción es tomar la medida y ponerla en práctica, aunque cueste el primer tiempo. Y no crean que cuando me refiero a ..”que cuesta“, lo digo por el placer de comer, o de no poder dejar de comer carnes o derivados. Lo que quiero decir con ésta frase es que según cada metabolismo pueden sentir más o menos el proceso de los cambios.

Por ejemplo, en mi caso, que pertenezco a los de la segunda opción. Es normal que el primer tiempo, cueste más satisfacer el apetito. O que éste se renueve con mayor velocidad, ya que estamos eliminando de nuestra alimentación algo sumamente pesado y lento de digerir. Por lo que no se asusten si comen más cantidad de raciones o varias veces al día. Hay cierta ansiedad que debe ser saciada y no olvidemos que hay que seguir reponiendo con otros alimentos la misma energía diaria que gastamos. Por ésta misma causa es normal que nuestro peso se incremente un poco, hasta que nos acomodemos.

También es una cambio que socialmente nos modifica y debemos estar preparados para afrontarlo. Ya sea para adecuarnos al vertiginoso rítmo de vida actual, como cuando se trata de compartir reuniones sociales.

Pero les puedo asegurar que son muchos los beneficios que brinda ésta elección. Está comprobado que las personas que no ingieren carne son menos agresivas. Como también favorece la elasticidad, la resistencia (aquellos que realizan ejercicio físico lo notan más rápidamente), un proceso digestivo más liviano, menos somnolencia, mejor piel, huesos más fuertes, etc.

Es importante aclarar que si bien ésta elección es sumamente positiva para nuestra salud. También debemos estar más atentos para que no sufrir alteraciones por falta de nutrientes y proteínas. Es cierto que la carne no es un alimento que favorezca y necesitemos para nuestra alimentación, pero es una de las fuentes de mayor valor protéico de origen animal. Por lo que no debemos descuidar la atención en como estamos reemplazando esas proteínas, ya sea con otras de origen animal como las de los lácteos o huevos, o con las de origen vegetal que las encontramos en los frutos secos, la soja y sus derivados, las algas marinas, las legumbres, los champiñones, la levadura de cerveza y los cereales con germen.

pira-vegetariana.jpg

No es imposible, sólo es tener siempre presente el motivo de nuestra positiva decisión y día a día engrandecerlo, defenderlo y disfrutar los beneficios. Es importante consultar a profesionales de la alimentación y nutrición, para desdudarnos y de ésta manera nos ayuden a conocer nuestro funcionamiento. Existen tantas formas de metabolizar y de responder a éstos cambios como personas, por lo que debemos encontrar la indicada para cada uno.

ViviendoSanos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos