Escrito por Tendenzias

Dieta para el colon irritable

El síndrome del colon irritable es un trastorno gastrointestinal que produce dolor abdominal, estreñimiento o diarrea, y es una enfermedad que afecta a tres mujeres, por cada hombre que la padece.

Las personas con este síndrome son sensibles a muchos estímulos, por lo que el estrés, la ingesta de ciertos alimentos, algunos fármacos u hormonas pueden causar contracciones anormales en el intestino o en otro punto del tracto gastrointestinal, lo que casi siempre se produce después de una comida y en ocasiones provoca diarrea, acompañada de dolor.

dieta-FODMAP-para-colon-irritable

Pero, ¿cómo sabemos si padecemos el síndrome del colon irritable? La pregunta es válida, si tenemos en cuenta que, algunas de las señales que hemos mencionado, son comunes a otras dolencias intestinales. Veamos una breve lista de síntomas específicos, que nos indicaran con un alto nivel de certeza, si padecemos del síndrome de colon irritable:

  • Distensión abdominal;
  • flatulencia;
  • náuseas;
  • dolor de cabeza;
  • fatiga;
  • depresión;
  • ansiedad;
  • dificultad para concentrarse.

Sin embargo, el diagnóstico definitivo se realiza mediante el análisis de las pruebas de sangre, heces, sigmoidoscopia, ecografía abdominal, estudios radiográficos de los intestinos o la colonoscopia.  Es importante diferenciar el síndrome del intestino irritable de la enfermedad inflamatoria intestinal y muchas otras condiciones que puede causar dolor abdominal y cambios en los hábitos intestinales.

A continuación, vamos a explicar en qué consistirá una dieta para personas que sufren de colon irritable.

Dieta para el colon irritable

La dieta para el colon irritable debe ser baja en sustancias que agraven la inflamación intestinal o aumente la intensidad de la peristalsis. Por lo tanto, se debe evitar comer alimentos con alto contenido en grasas, eliminar la cafeína y el azúcar y, por supuesto, dejar de consumir bebidas alcohólicas.

También es importante, para los pacientes de colon irritable, asegurar la correcta hidratación.  El agua es esencial para evitar los casos de deshidratación, cuando a causa del síndrome de colon irritable sobrevienen episodios de diarrea, o para mejorar el funcionamiento del intestino, cuando surge el estreñimiento.

dieta-FODMAP-para-colon-irritable

Hacer varias comidas pequeñas durante el día es mejor que hacer una comida muy grande. Cuando se padece de síndrome de colon irritable, se debe evitar una sobrecarga de trabajo para el estómago y el intestino, pues es lo más conveniente.

La dieta para el colon irritable debe prescindir de algunos alimentos o grupos de alimentos. Veamos cuáles:

  • Los alimentos fritos, salsas y cremas;
  • Café, té negro y refrescos con cafeína;
  • Azúcar, caramelos, galletas, galletas y dulces;
  • Bebidas alcohólicas.

Un buen número de pacientes de colon irritable, más de la mitad, tienen una alta sensibilidad a la lactosa, razón por la cual tendrán que eliminar este alimento de su dieta diaria.  Igualmente, y aunque parezca recomendable, una dieta alta en fibra debe ser estudiada con atención, ya que, en algunos casos, puede regular el funcionamiento intestinal, pero en otros, como aquellos pacientes que presentan diarrea, esto puede ser contraproducente.

La dieta para el colon irritable debe controlar también el consumo de agua. Se determina que los pacientes que padecen el síndrome de colon irritable deben beber de 30 a 35 ml de agua por cada kilo de peso corporal, lo que nos indica que, una persona con 60 kilos de peso, debe consumir alrededor de 2 litros de agua al día.

Ya hemos hablado de los alimentos que no podemos consumir, si es que padecemos el síndrome del colon irritable. Veamos ahora los alimentos o grupos de alimentos que deben formar parte de la dieta para quienes padecen esta dolencia:

  • Té calmante: manzanilla, limón o lima.
  • Frutas como la manzana, pera, papaya, mango, aguacate, ciruela o uva.
  • Verduras de color blanco o naranja, como la col, la zanahoria, la calabaza, el pepino o la lechuga.
  • Carnes blancas, como pollo o pavo.
  • Pescado de cualquier tipo, pero no fritos. Pueden ser hervidos o asados.
  • Alimentos probioticos como el yogur o el kéfir.

Es importante tener en cuenta que un consumo alto de estos alimentos no cura el síndrome del colon irritable. Solo ayuda a prevenir el inicio de las crisis. Ante la presencia de un episodio de crisis, es el gastroenterólogo el que debe prescribir los medicamentos para el tratamiento.

Veamos un menú para un día de una dieta ideal para el colon irritable:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • Desayuno: Kéfir con granos de maíz y una manzana
  • Almuerzo: Un muslo de pollo asado a la parrilla, con arroz integral, y puré de calabaza. Como postre un mango cortado en rebanadas.
  • Cena: Merluza al horno, con patatas también al horno, ensalada de lechuga, zanahoria sazonada con aceite de oliva y como postre, papaya.

Alimentos para el colon irritable

¿Qué debemos comer si padecemos el síndrome del intestino irritable? Esta es una pregunta frecuente entra las personas que sufren este mal y quieren aliviar los síntomas. Estos alimentos que mencionamos a continuación, son los mejores para el tratamiento de este molesto mal:

  • Aguacate;
  • kéfir;
  • almendras;
  • salmón;
  • avena.

Dieta FODMAP para el colon irritable

dieta-FODMAP-para-colon-irritable

La dieta FODMAP es un sistema de control de hidratos de carbono que, al no ser adecuadamente absorbidos por el intestino, generan los síntomas que, en su conjunto, conocemos como el síndrome del colon irritable. Esta dieta, más que constituir un régimen alimenticio, es un manual acerca de los alimentos que no debemos consumir nunca, aunque no padezcamos de colon irritable. Veamos cuales son esos alimentos:

  • Cereales (trigo, cebada y centeno);
  • miel;
  • productos lácteos (queso curado y sin curar);
  • bebidas tratadas que contengan edulcorantes artificiales;
  • verduras (ajo, alcachofas, coles de bruselas, brócoli, puerros, cebollas, coliflor, setas, espárragos, remolachas);
  • frutas (manzanas, cerezas, arándanos, mango, pera, melocotón, nectarina);
  • y legumbres (alubias, judías blancas, garbanzos, lentejas y guisantes).

Después de dos meses es preciso evaluar si la dieta ha ayudado a minimizar los síntomas del síndrome de colon irritable. A partir de esta evaluación, podremos determinar si podemos introducir nuevamente, en pequeñas porciones inicialmente, algunos de los alimentos eliminados, dado que aportan grandes beneficios al organismo humano.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://saludpasion.com/
  • https://2.bp.blogspot.com/
  • http://dieta-para.net/

ViviendoSanos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos