UP

En ésta época del año en que las dieta milagro están floreciendo, ya que os atrae sus “beneficios” con sus sorprendentes ofertas para bajar de peso rápido y llegar a la forma que se desea. Por eso, para que no dejemos que nadie o algo perjudiquen nuestra salud mediante un engaño, analizamos esta dieta milagro, la dieta de la avena.

En que consiste la dieta de la avena

Tomando un alimento sano como es la avena, supone basar durante 5 días la alimentación en preparación a base de avena en la cual, 3 cucharadas de avena se hidrata en una taza de agua o como mucho leche desnatada. También, incluyen en la dieta fruta fresca, verduras, yogur(siempre desnatado), queso fresco o requesón desnatado, pero no se permite el consumo de pastas, azucares, carnes, o alcohol.

Esta dieta dura 5 días descansando al menos durante dos días si se quiere volver a repetir. Es una dieta con muy poco valor energético que promete una reducción de cerca de 1 kilo por día.

Ofrece las grasas saludables porque permite la ingesta de nueces y aceite de oliva, sin embargo es muy pobre en hierro, proteínas cárnicas, y solo permite la ingesta de avena como cereal.

Errores que se comenten con la dieta de la avena

Esta dieta es muy restrictiva, pobre en calorías y al presentar mucha escasez en hidratos de carbono complejos, permite una brusca reducción de peso que claramente tiene mayor riesgo de producir el tan temido efecto rebote en un futuro.

Es muy pobre en hierro y se aconseja infusiones de té o café que posee taninos que junto a la fibra de la avena, frutas y verduras puede ser perjudicial y entrar en el riesgo de padecer anemia ferropénica.

Por otro lado, es una dieta temporal, para nada aconsejable y poco sostenible en el tiempo. Esta dieta puede desencadenar más ansiedad y deseos de comer alimentos prohibidos. Son numerosos y habituales en nuestras dietas normales, por ejemplo: se prohíben las carnes, el pan, el pescado, pasta, arroz…

ViviendoSanos.com

Newsletter