UP

-     Escrito por gon

Ginseng, historia de una larga vida

Su raíz, ha sido utilizada durante miles de años en China, especialmente, por todas las propiedades y beneficios que podría brindar a nuestro propio cuerpo, dado que, al tratarse de un adaptógeno, su efecto especialmente terapéutico se nota cuando nuestro equilibrio interno se ve alterado.

ginseng.jpg

Sin embargo, y a pesar de que, en el país oriental, ha sido muy utilizada, desde hace más de 4.000 años, no fue hasta el año 1711, cuando el jesuita Pierre Jartoux lo descubrió en el patio del emperador, en Pekin, introduciéndolo así definitivamente en Europa a comienzos del siglo XVIII.

En cierto sentido, su palabra deriva del término chino “Jen-Shen“, que vendría a significar “formado como un hombre”. No obstante, Panax (nombre genérico del ginseng), deriva del Panakos griego (una panacea), en clara referencia a la virtud milagrosa atribuida por los chinos.

Los ginseng más conocidos

Existen distintos tipos de ginseng, aunque, los más conocidos, son el coreano, el americano y el siberiano. Dentro de estos, sin dud, los considerados como “verdaderos” son el americano y el coreano, al provenir de un género de plantas denominadas Panax.

Por ejemplo, el Panax ginseng crece especialmente en Asia, mientras que el Panax quinquefolius crece en América, y aunque el conocido como siberiano (o Eleuterococo), es en sí de la misma familia, se trataría de un género diferente.

A tener en cuenta

En la actualidad, se vende tanto en farmacias, como en herbolarios o tiendas, sin necesidad, eso sí, de receta médica.

Precisamente por este hecho, y al no pasar el mismo tipo de controles de calidad, pueden existir diversas variaciones tanto en su pureza como eficacia. Dado que se comercializan plantas de diferentes orígenes y especies, su composición puede variar, según predominen unos u otros principios activos.

También es algo difícil conocer la fiabilidad de una serie de productos determinados, pues si algunos poseen una gran calidad, otros no se caracterizan necesariamente por esta cuestión.

¿Cuánto tiempo puede durar su tratamiento?

Aunque la acción del ginseng es lenta pero acumulativa, se hace necesario indicar que sus efectos beneficiosos se empiezan a notar a partir de la segunda o tercera semana de tratamiento.

Asimismo, la dosis diaria recomendada es de uno o dos gramos al día (ya provenga de la raíz en sí, o de un preparado equivalente), y el tratamiento no conviene que supere las 4 a 6 semanas, seguido, eso sí, de períodos de descanso, de 2 o 3 meses.

ViviendoSanos.com

Newsletter