Escrito por Tendenzias

Inmunoterapia con alergenos para niños alérgicos

Una de las causas más comunes de congestión nasal crónica de los niños es causada por las alergias. Una de las posibles maneras de tratar esta dolencia es a través de un tratamiento llamado inmunoterapia con alergenos, que son vacuna antialérgicas que pueden ayudar al niño a lograr una mejoría notable en su enfermedad.

alergenos
La alergia se manifiesta cuando el sistema de inmunidad del organismo produce una reacción que es exagerada ante una sustancia que es inocua.

Comúnmente lo que causa las alergias son el polen, ácaros, moho, mascotas, insectos como abejas o avispas y algunos alimentos.

En el organismo se produce una reacción que libera productos químicos uno de ellos es la histamina, esta reacción puede ser acompañada por congestión, estornudos, picazón y en algunos casos un episodio de asma. La mejor manera de controlar la alergia es descubrir la sustancia que la produce, a través de un tratamiento que ayudará a evitar los síntomas.

Una de las formas para llegar a las causas de la alergia del niño es comprobar la reacción de éste a alergenos puntuales por medio de una serie de pruebas en la piel o en la sangre. Una vez obtenidos los resultados el especialista recomendará el tratamiento adecuado, llevando adelante un control dentro del entorno en que el niño se mueve, pero si esto no tiene éxito las vacunas antialérgicas serán el siguiente paso.

Estas vacunas colaboran para que el cuerpo construya una inmunidad a alergenos específicos y contienen una forma modificada de los que afectan al niño, suelen aplicarse por el término de 5 años y la dosis va siendo aumentada en forma gradual, hasta que se llega a una dosis de mantenimiento que se dará por unos 3 años. Cuando se llega a una dosis efectiva la frecuencia se va espaciando lo que se denomina mantenimiento.

Las vacunas antialérgicas son un método eficaz para reducir la sensibilidad de los niños a los factores que les generan reacciones alérgicas y son muy seguras.

La actitud positiva de los padres será de gran ayuda para el niño, quien aceptará de mejor grado el tratamiento.

ViviendoSanos.com

Newsletter