Escrito por Tendenzias

Los distintos tipos de resfriados | Causas y remedios caseros

Saber diferenciar con exactitud el resfriado que padeces de los distintos tipos de resfriados que pueden afectarte es un poco difícil, en especial cuando los síntomas son tan parecidos. Por ello, es mejor que conozcas primero con más detalle qué es el resfriado, sus factores desencadenantes y los tipos que existen para que aprendas a tratarlos con mayor eficacia. Una vez hayamos tratado estos puntos procederemos a hablar en este post de los distintos tipos de resfriados: causas y remedios caseros.

Por qué se producen los resfriados

Los-distintos-tipos-de-resfriados-Causas-remedios-caseros

Un resfriado puede contagiar a cualquiera, pero las personas más propensas a padecer un episodio de resfriado recurrente son aquellas que tienen las defensas bajas o, lo que es lo mismo, que tienen un sistema inmunológico débil. Los niños y mayores son los colectivos que presentan mayor vulnerabilidad ante los resfriados. De todas maneras, las personas fumadoras, con problemas de desnutrición o que viven en lugares con alta contaminación, son más propensas a contagiarse constantemente, sin importar el grupo de edad.

Existen diferentes tipos de virus que pueden producir el resfriado. Entre los virus más frecuentes se encuentran los rinovirus, los virus de la influenza, los de la parainfluenza, el virus sincitial respiratorio y los adenovirus. Todos estos virus también ocasionan la sinusitis, condición que debe ser tratada por un médico para la mejoría significativa del paciente.

Los resfriados se producen porque son muy fáciles de contagiar. Estas infecciones nos llegan por el contacto físico o, simplemente, al llegarnos por el aire. Si trabajas en una oficina cerrada, en una guardería o en una zona industrial, seguro habrás experimentado episodios frecuentes de resfriados.

El contagio por el aire sucede cuando una persona resfriada expulsa las partículas a través de un estornudo o tos. Éstas siguen vivas circulando por el ambiente durante unos minutos. Al pasar una persona cerca de quien ha estornudado puede inhalar estas partículas y, en cuestión de horas, comenzará el malestar.

Por otra parte, en el caso del contagio por contacto físico, la persona resfriada expulsa las partículas del virus que se quedan en las manos al toser, estornudar o limpiarse la flema de la nariz. Al darle la mano a una persona o, simplemente, tocar objetos como el pomo de una puerta, lo deja todo preparado para que otro se contagie.

Los síntomas del resfriado tienen cuatro fases, que son:

  • La incubación, que dura de 3 a 7 días. Por lo general, el malestar no es evidente en la mayoría de las personas.
  • El prodrómico, que dura de 1 a 2 días. Comienza a disminuir el apetito, surgen los dolores musculares, se siente debilidad y fatiga.
  • Cuadro clínico común, que dura entre 3 y 5 días Aparecen los estornudos, la fiebre moderada, congestión nasal, secreción o lagrimeo, dolor de cabeza, dolor muscular y dolor de garganta.
  • La lisis o resolución, momento en que la respiración comienza a volver a la normalidad.

De manera habitual, la mayoría de las personas pueden hacer frente al virus sin necesidad de medicamentos, gracias a los anticuerpos. Los anticuerpos actúan como buenas defensas del sistema inmunológico. En algunos casos, se puede acudir a los remedios naturales para ayudar a contrarrestar los malestares como el dolor de garganta y las secreciones de flema, para la comodidad del paciente.

Si quieres no contagiarte, el tratamiento preventivo de mayor éxito es tomar vitamina C. No solamente el consumo de vitamina C en sus presentaciones farmacéuticas, sino también al ingerir los alimentos que la contienen como, por ejemplo, las naranjas, que son ricas en vitamina C.

Tomar multivitamínicos y complementos alimenticios ayuda a mantener el sistema inmunológico más fuerte. El ejercicio y un estilo de vida activo y saludable previene el contagio de resfriados recurrentes, en especial durante el invierno. Los analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios ayudan a aliviar los síntomas del resfriado, pero no lo erradican en su totalidad.

Tipos de resfriados

Los-distintos-tipos-de-resfriados-Causas-remedios-caseros

Aunque el resfriado no tiene cura, puedes reconocer su tipología para, así, tomar las medidas necesarias y reducir la sintomatología mientras transcurren los días.

  • Resfriado común: como su nombre indica es el que tiene el período de transición media de 3 a 5 días.
  • Catarro: un tipo de resfriado que se identifica por el intenso dolor de garganta. Este dolor se parece a la amigdalitis, pero se sufre en los primeros días de transición. El catarro suele durar el mismo periodo de tiempo que el resfriado común, pero presenta episodios más fuertes de estornudos, congestión nasal, flema en la garganta, fiebre y picor.
  • Constipado: su síntoma principal es el agotamiento y el malestar en general. Muchos casos de constipado no suelen presentar tanta flema en la garganta o a nivel de las vías nasales. Sin embargo, es mucho más fuerte el dolor de cabeza, los ojos llorosos, dolor muscular y los estornudos.

Remedios caseros para curar resfriados

Los-distintos-tipos-de-resfriados-Causas-remedios-caseros
  • Miel con limón: el remedio casero más utilizado en todo el mundo y el más eficaz para reducir las molestias del resfriado, especialmente el dolor de garganta y la tos. La receta típica consiste en tomar una cucharada de miel con el zumo de un limón pequeño o la mitad, para mezclarlos en un té a tu gusto. Por ejemplo, té de limón o de manzanilla. El limón le suministra al cuerpo la vitamina C y su ácido ayuda a limpiar las vías respiratorias y la garganta. El líquido caliente descongestiona y la miel ayuda a limpiar la flema del sistema respiratorio.
  • Baños de vapor: cuando el resfriado tapa las vías nasales y ocasiona terribles molestias para respirar, la mejor solución casera es el vapor. Respirar el vapor de agua ayuda a destapar las vías nasales. Si no tienes vaporizador, puedes hervir agua agregándole eucalipto o menta para que te ayude a abrir las vías respiratorias. Cuando hierve el agua, podemos respirar el vapor con mucho cuidado. Puedes ponerte una toalla alrededor de la cabeza para que el vapor se concentre y aprovecharlo mejor.
  • Infusión de jengibre: es un antibiótico natural y te ayudará a aliviar las molestias de la garganta al mismo tiempo que te descongestionara las vías respiratorias. Tomarla por la mañana y por la noche ayuda mucho a contrarrestar el malestar.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://s.libertaddigital.com/
  • http://8www.ecestaticos.com/
  • http://cfxtras.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter