Escrito por Tendenzias

¿Los suplementos alimenticios son malos o buenos?

¿Los suplementos alimenticios son malos o buenos? Es una de las grandes preguntas que todos tenemos en mente y que queremos desentrañar con vosotros, porque no hay blancos ni negros, hay grises que hay que conocer para poder dar con la clave para cada uno.

¿Los suplementos alimenticios son malos o buenos?

Los suplementos alimenticios cada vez tienen un peso más importante en nuestros hábitos saludables pero es importante conocer qué tipos de suplementos hay, cuándo son necesarios tomarlos y cuáles son las consecuencias de tomar excesivas vitaminas.

Burdamente hablando, el organismo necesita un equilibrio de vitaminas y nutrientes para poder funcionar correctamente a todos los niveles, tanto físico como psíquico. Ésta es la razón más importante por la que no se pueden desechar los suplementos alimenticios de nuestra vida pero siempre hay que tomarlos con sabiduría, incluso os diría que no estaría nada mal si van acompañados de la prescripción médica aunque no siempre sea necesario.

La razón es la siguiente. Una dieta alimenticia equilibrada debería de poder ofrecer al ser humano todos los nutrientes, vitaminas y minerales necesarios para llevar una vida óptima. Debería pero no siempre sucede. Hay personas que llevan dietas estrictas como los vegetarianos o veganos, las personas que siguen dietas de control de peso o aquellos que sufren intolerancias alimenticias y pueden tener carencia de alguna vitamina importante.

A su vez, también es importante tenerlos en cuenta cuando hay determinadas épocas del año en las que se puede sufrir un mayor abatimiento físico que puede ir acompañado de caída del cabello, palidez, apatía, etc. O, en el caso de las mujeres que tienen una menstruación muy abundante porque pueden perder hierro de forma desmesurada.

¿Qué os quiero decir con esto? Que mantener una buena alimentación es fundamental pero, a veces, no es suficiente y es importante saber qué suplementos alimenticios pueden ser la clave para obtener un equilibrio.

La causa de que os comente que no es bueno un exceso de vitaminas ni minerales parte de que, primero, los excesos nunca fueron buenos; segundo, un exceso de vitaminas también puede tener efectos secundarios insalubres y pueden llegar a ser nefastos: insomnio, piedras en el riñón, efecto laxante, hipertensión, irritación en la piel, cansancio, taquicardias, etc. Los efectos secundarios dependerán del exceso de vitamina consumida.

Dicho esto, por eso es aconsejable que antes de consumir un suplemento alimenticio o complejo vitamínico se acuda al médico de cabecera que pueda recomendar, para cada caso concreto y no general, cuáles son los mejores pasos a seguir ante las carencias de vitaminas, nutrientes o minerales.

Los suplementos alimenticios más frecuentes

En esta sección queremos compartir con vosotros dos suplementos alimenticios más requeridos e importantes.

Ácidos grasos esenciales

Seguro que habéis escuchado hablar en multitud de ocasiones de “Omega” o habéis visto cómo muchos alimentos empiezan a incluir ese ácido graso en sus productos.

La realidad es que nuestro organismo no puede funcionar correctamente sin que uno tenga un nivel adecuado de ácido alfa-linolénico (omega-3) y linoleico (omega-6). La función de estos ácidos grasos es básica para el organismo pues forman parte de las células nerviosas del mismo y, por tanto, un déficit de ambos puede estar ligado a enfermedades de la piel, degenerativas, entre otras.

Estos ácidos grasos se encuentran en el pescado o en aceites vegetales, por lo que se suelen consumir con la dieta, pero cuando esto no es posible o suficiente, es importante apostar por un suplemento alimenticio – como omega-3 de HSN Essentials – que ayude a mantener los niveles adecuados de ácidos grasos.

Antioxidantes

Los antioxidantes también son uno de los suplementos alimenticios más demandados y de los que se hablan con mayor soltura, pues se han asociado al envejecimiento y cómo nos gusta cuidar nuestra imagen.

La función de estos es paliar los efectos nocivos que pueden provocar los radicales libres que se generan con la oxidación de células, que pueden provocarse de manera natural con la oxigenación o con la exposición a agentes externos, como la polución.

Tal y como antes mencionábamos, los antioxidantes los podemos encontrar en la alimentación en grandes dosis (frutas y verduras) pero no todo el mundo lleva una dieta saludable o no es suficiente. Por ello, hay quienes buscan en los suplementos alimenticios una segunda oportunidad para consumir antioxidantes pero es importante tener en cuenta todo lo que hemos comentado anteriormente.

Dicho esto, podéis echarle un ojo a la que han catalogado como la mejor tienda de antioxidantes y conocer cuáles son los productos más demandados y las características de cada uno.

ViviendoSanos.com

Newsletter