Escrito por Tendenzias

Cromoterapia | Qué es, para qué sirve y técnicas

La cromoterapia es una terapia que usa los colores para tratar y aliviar síntomas y enfermedades. Mediante diferentes técnicas y procedimientos, se aplica el color sobre las personas para ejercer un determinado efecto sanador. La aplicación del color para tratar enfermedades fue documentada por primera vez por un médico llamado Avicena. Este médico fue, además, filósofo y científico. En su libro, “El canon de la medicina”, escrito sobre el año 1020, estudió la influencia de los colores sobre el cuerpo, además de estudiar las causas de las enfermedades.

También Paracelso, médico, alquimista y astrólogo suizo, se interesó por el efecto que los colores podían ejercer sobre la salud de las personas. En  1876 el estadounidense Augustus Pleasanton publicó un libro en el que se hablaba de las propiedades del color azul. En concreto, este color, podía curar quemaduras, dolores y aumentar la fertilidad. Pero fue en 1933 cuando Dinshah Ghadiali publicó una enciclopedia del color: esta obra completa consta de tres tomos y versa sobre el tratamiento de hasta 316 enfermedades distintas usando los colores.

cromoterapia-que-es-y-para-que-sirve-técnicas

Ya en la India, partiendo del conocimiento del sistema de chakras, se sabía que cada uno de los chakras estaba asociado con un color. Y, a su vez, ese color tenía una función o propiedad determinada en relación con dicho chakra y los órganos y emociones que éstos rigen. La cromoterapia, poco a poco, fue tomando auge como método de sanación como terapia alternativa, hasta llegar a la actualidad. Sin embargo, sigue siendo una forma de curación aún poco conocida. Por este motivo, hablaremos en este post de la cromoterapia: qué es, para qué sirve y técnicas.

Qué es la cromoterapia

La cromoterapia se basa en la distinción de las características de cada color. Es decir: cada color tiene unas propiedades determinadas y, en función de esas propiedades, nos causará un efecto determinado. Por eso usaremos cada color específico  para tratar unos síntomas concretos. Cabe destacar que hay colores con efecto relajante, otros estimulantes, otros para equilibrar… Cada color tiene su función y efecto único sobre el organismo y, en este sentido, los colores que usamos en nuestra ropa, por ejemplo, también nos influyen. De igual manera, los colores que haya en nuestra casa, ya sea en las paredes, el suelo, o los muebles, ejercen su influencia sobre nosotros. No es lo mismo sentarse a leer un libro en una habitación de color azul que hacerlo en una habitación con paredes rojas. Así que, queramos o no, estamos influenciados por el color en nuestra vida diaria por lo que, aprendiendo un poco sobre las características de cada color, podremos usarlos en nuestro favor.

Pero si lo que queremos es tratarnos de un trastorno o desequilibrio concreto, usaremos los colores en una forma más específica. Y a este uso específico del color para sanar es lo que denominamos cromoterapia. La cromoterapia nos ayudará a entender la influencia de los colores en nuestra vida y, al mismo tiempo, podremos tratarnos con el uso de los colores. Hay diferentes técnicas que podemos usar pero, sobre eso, aprenderemos más en los siguientes párrafos.

Para qué sirve la cromoterapia

La cromoterapia sirve para tantas cosas como colores hay. Puesto que cada color es diferente, su utilidad también varía de uno a otro. En principio, todos los colores nos pueden ayudar en algún sentido. El principal cometido de la cromoterapia es el de equilibrar nuestro organismo. Pero también se usa de forma más específica: para mejorar nuestro estado de ánimo o el funcionamiento de nuestros órganos; todo depende de cómo y dónde la apliquemos.

cromoterapia-que-es-y-para-que-sirve-técnicas

Para poder entenderlo tenemos que saber qué nos puede ofrecer cada color, cuál es su propiedad y para qué podemos usarlo.

  • Los colores verde y azul se consideran relajantes. Por tanto, nos ayudan a combatir el estrés, favorecen el sueño y estabilizan nuestras emociones. A nivel físico, el color verde sirve para fortalecer el sistema inmune. El azul tiene la propiedad de reducir la fiebre y la presión sanguínea, y tiene un efecto acelerador de la cicatrización y reduce dolores e inflamaciones.
  • Los colores rojo y naranja en cambio, son estimulantes. El color rojo nos llena de energía, activa el sistema circulatorio y estimula el hígado y el bazo. El naranja mejora los problemas de artritis, reumas y calambres, y es bueno para dar coraje a personas introvertidas.
  • El color violeta nos ayuda a depurar el organismo y calma emociones como la rabia, los miedos y estados emocionales de fuerte impacto. El índigo nos ayuda a sentirnos con más confianza y  desarrolla nuestra inteligencia, al tiempo que cura úlceras y varices.
  • El color amarillo tiene una gran influencia sobre nuestra capacidad de concentración, puesto que estimula las funciones cerebrales, y alivia problemas de depresión. Otro efecto positivo es que favorece la digestión y protege el hígado y el páncreas.
  • El color rosa nos ayuda a superar la ansiedad y los miedos.
  • El color blanco ayuda al cuerpo a desintoxicarse y nos aporta paz y bienestar.
  • El color negro aumenta la autoconfianza y crea una barrera frente a los otros.
  • El color turquesa es tranquilizante y cura infecciones.

Y, así, con cada color que falta. Esto es solo un breve resumen de todos los beneficios que nos pueden aportar los colores.

Técnicas de la cromoterapia

Existen diversas técnicas para aplicar la cromoterapia. Todas ellas son igual de efectivas, no hay una más recomendable que otra, simplemente son distintos métodos para utilizar el color de forma sanadora.

Una sesión de cromoterapia puede consistir en la utilización de una lámpara cromática. Es decir, se usa una lámpara a la que se le añaden diferentes filtros de distinto color. Una vez colocado el filtro del color que sea necesario, se aplica la lámpara sobre el cuerpo del paciente o bien sobre el órgano o zona concreta a tratar.

Otra forma de usar la cromoterapia es mediante el agua solarizada. Este método consiste en llenar con agua un recipiente de un color concreto y exponerlo a la luz solar durante cierto período de tiempo normalmente toda una mañana para, a continuación, beber dicha agua. Con este proceso, el sol llena de energía y fija las propiedades del color en el agua.

cromoterapia-que-es-y-para-que-sirve-técnicas

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Otra técnica es los baños de luz. En este caso se utiliza también una lámpara con el color que se necesite, de manera que todo el cuerpo quede bajo la influencia de dicho color. Estos baños de luz han de durar un cierto tiempo, y tomarse regularmente. También se puede usar la técnica de mentalizar los colores. En este caso, el paciente ha de visualizar el color que necesita: esta capacidad de visualización se puede entrenar con la práctica. Podemos imaginarnos, por ejemplo, el color azul invadiendo todo nuestro cuerpo para calmarnos, o usar un color concreto sobre la parte del cuerpo que queremos tratar. La ventaja de esta última técnica es que podemos aplicarla por nosotros mismos siempre que queramos. Podemos acudir a visualizaciones guiadas a través de Internet o, si tenemos la capacidad necesaria, relajarnos y visualizar el color que necesitemos en ese momento.

También te puede interesar:

Fuente de imágenes:

  • https://convergenciadeluz.files.wordpress.com/
  • https://blogsaludable.net/
  • http://www.pattyolaniel.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter