UP

-     Escrito por gon

¿Presión Arterial alta? Toma grasa

Parece una broma, ¿Verdad? Pues nada más lejos de la realidad. Por todos es sabido que una tensión arterial elevada es uno de los más importantes factores de riesgo en el desarrollo de una enfermedad cardiovascular.

Fitness Estudios comparativos en poblaciones de distintos países, así como los efectuados en emigrantes y vegetarianos, sugieren que la dieta puede tener un papel determinante en la presencia de hipertensión arterial. La ingesta elevada de sal y el consumo reducido de calcio, potasio, magnesio, fibra vegetal y vitaminas A y C se han relacionado con cifras elevadas de presión arterial.

Por tanto, la alimentación es un papel clave en la búsqueda de la salud y el bienestar y lo más importante, ¡¡Es algo que esta en nuestras manos y podemos manejar!!

Te preguntaras, ¿Qué tiene que ver la grasa en todo esto?, pues bien, En general, la alimentación rica en grasas favorece la elevación de la presión arterial, pero no todas las grasas actúan igual, son las grasas “saturadas” las causantes de tal desaguisado. Estas grasas son las que encontramos normalmente en los alimentos cárnicos, de la leche y sus derivados y sobre todo en la gran mayoría de bollería y fritos industriales.

Pero dentro de las grasas encontramos a grandes aliados como los más que conocidos Omega-3, tan de moda en estos tiempos que corren de culto al cuerpo y a la salud.

Estudios realizados en la Universidad de Granada demostraron que el consumo de una dieta enriquecida en ácidos Omega-3 procedentes del consumo diario de pescado, se asocio a una disminución de la presión arterial media sin afectar al metabolismo de los azucares y a las concentraciones de insulina (que tomen nota las personas diabéticas).

Estos beneficios se cree que son debidos a que este tipo de grasas crean modificaciones en la composición de las membranas de nuestras células, alterando la fluidez de las mismas y favoreciendo el transporte de sustancias. También se ha llegado a plantear como hipótesis que nuestras “cañerías” internas serian mucho más blandas y flexibles y así favorecería el paso de la sangre por ellas.

Como veis, beneficios muchos. Ya podemos ir pensando en cambiar el chupito de aguardiente de después de las comidas, por un chupito de aceite de oliva virgen, y si es de nuestra tierra, mejor que mejor.

Borja Sánchez de León Rodríguez.

Vía Entrenatech

ViviendoSanos.com

Newsletter