Escrito por Tendenzias

Higiene íntima – Problemas ginecológicos asociados a la higiene íntima

Seguramente has escuchado y conoces la importancia de llevar una buena higiene, que incluye lavarse las manos, los dientes y todo lo íntimamente vinculado con el aseo personal. Si eres mujer, sabrás también sobre la importancia de la higiene en la zona íntima.

No solamente basta con lavarse las manos después de ir al baño, es importante tener una buena higiene íntima para prevenir la aparición de infecciones y de enfermedades. Como cada zona del cuerpo que requiere de cuidados específicos, la zona íntima femenina requiere de un cuidado especial. Aquí te mostraremos algunos consejos para prevenir los problemas ginecológicos asociados a la higiene íntima que pueden aparecer cuando dicha higiene es deficiente.

Higiene-íntima-Problemas-ginecológicos-asociados-a-la-higiene-íntima

Importancia de la higiene íntima

La zona genital de la mujer es una área que está constantemente expuesta a secreciones de todo tipo. La orina, la menstruación, la transpiración y el semen son algunas de estas secreciones, sumado a la flora bacteriana natural de la zona vaginal. Sin embargo, estas bacterias pueden proliferar o aparecer bacterias de tipo nocivo que pueden afectar tu salud cuando no realizas una correcta limpieza de tu área vaginal.

Es importante mantener una muy buena higiene íntima para prevenir problemas que pueden pasar a ser más graves. Los ginecólogos afirman que un porcentaje muy alto de sus consultas se derivan de problemas asociados a una mala higiene íntima. Asimismo, los médicos aseguran que muchos de estos problemas se pueden prevenir si se toman ciertas precauciones, evitando así la aparición de bacterias que pueden causar alteraciones en la flora bacteriana vaginal y que producen, en efecto, infecciones de tipo urinario y del sistema reproductivo. Usar incorrectamente jabones, talcos o polvos y/o cremas que alteran el pH natural de la vagina, una limpieza insuficiente, el empleo de juguetes sexuales sin lavar e, incluso, las relaciones sexuales, pueden ser los principales factores generadores de estos problemas.

Para comenzar, los ginecólogos y los sexólogos determinan que es importante tener un autoconocimiento del área genital y que se debe efectuar una limpieza minuciosa. A su vez, al igual que con el área mamaria, se debe realizar un autoexamen para detectar posibles cambios o síntomas que puedan ser evaluados por un médico especialista. Es importante que sepas reconocer los productos relacionados con el aseo y cuidado del área genital y saber diferenciarlos y detectar sus componentes porque no todos reaccionan de la misma forma en todas las mujeres.

Higiene-íntima-Problemas-ginecológicos-asociados-a-la-higiene-íntima

Problemas ginecológicos asociados a la higiene íntima

No solamente tienes que tener en cuenta la higiene después de ir al baño o de tener relaciones sexuales, limpiando y eliminando los residuos que puedan causarte infecciones y olores desagradables. También, cuando vas a comprar un producto para el cuidado de la zona íntima femenina, tienes que cerciorarte de que están correctamente elaborados. Muchas compresas, tampones y protectores diarios pueden incluir plásticos y algunos derivados del petróleo que pueden causarte irritaciones. Igualmente, la ropa interior puede contener estos elementos, por lo que se recomienda usar ropa interior que sea de algodón o de algún material de origen natural. Los plásticos, también, pueden ocasionar molestias, problemas de sequedad, irritaciones e hipersensibilidad, que pueden ocasionar una reacción alérgica o una infección vulvovaginal.

Entre las infecciones que aparecen en casos citados anteriormente, podemos mencionar la vaginitis bacteriana, que puede aparecer cuando no se realiza una correcta limpieza. Se caracteriza por causar una molesta picazón y por la aparición de una secreción de color amarillento que, generalmente, tiene un olor desagradable. Esto es importante para detectarla a tiempo y evitar que la infección se propague llegando al cuello del útero, donde puede complicarse y convertirse en una infección conocida como cervicitis. Es importante detectar estas secreciones, si tienen mal olor o un aspecto diferente al usual de las secreciones vaginales. Estas infecciones pueden ser resultado de una enfermedad de transmisión sexual.

La vagina, de manera natural, se encuentra colonizada por bacterias cuya función es protegerla de agentes externos, pero estas defensas pueden alterarse por una higiene deficiente, por las relaciones sexuales y por el uso de determinados productos anticonceptivos, junto con la manipulación inadecuada de esta zona. Todo esto puede causar que bacterias que se encuentren en otra parte migren hacia la vagina y causen una infección. Uno de estos microorganismos es un hongo, el candida albicans, que puede ocasionar una infección denominada candidiasis.

Higiene-íntima-Problemas-ginecológicos-asociados-a-la-higiene-íntima

Consejos de higiene íntima

Ahora te presentamos algunos consejos que dan los médicos ginecólogos, que pueden resultarte útiles y que puedes tener en cuenta cuando realices la limpieza de tu zona íntima:

  • Utiliza solo jabones elaborados para el aseo y para el cuidado de la zona genital femenina. Existen en el mercado muchas opciones, es importante que verifiques cuál te conviene más.
  • No utilices talcos ni cremas para eliminar los olores de tu vagina. La flora vaginal, presente de manera natural, produce un olor que es característico y completamente normal. Solamente cuando aparece una infección el olor cambia y se detecta fácilmente por ser un olor fuerte o desagradable.
  • Cambia tus compresas o tampones diarios cada tres o cuatro horas durante el día.
  • Utiliza únicamente ropa interior de algodón o de otro material natural y que permita una ventilación de la zona.
  • Cuando vayas al baño, lávate correctamente las manos. Asimismo, lava tus manos previamente si vas a tocar o examinar tu área íntima.
  • Si utilizas algún tipo de juguete sexual, es importante que el juguete sexual éste esté limpio, antes y después de su uso.
  • Después de mantener relaciones sexuales, es importante realizar una limpieza. Lo más recomendable es que te bañes o te duches.
  • Utiliza adecuadamente el papel higiénico, para evitar la contaminación de bacterias procedentes de la zona anal.
  • Bebe abundante agua para eliminar los gérmenes de manera natural a través de la orina.
  • No permanezcas con el bañador mojado, ya que la humedad genera la aparición de hongos.
  • En la infancia, es importante que las niñas aprendan a asear su zona íntima. Ello ayudará a evitar la aparición de bacterias e infecciones.
  • Durante la menstruación, es de suma importancia que redobles la higiene. En este período, la vagina disminuye su acidez natural, por lo que pueden aparecer bacterias. Se recomienda cambiar las compresas y los tampones frecuentemente.
  • Durante el embarazo también es importante mantener una higiene eficiente y controlada. Una infección vaginal puede traerte complicaciones para tu bebé y aumentar, así, el riesgo de aborto o parto prematuro. Tras el parto, una buena higiene te ayudará a recobrar la flora vaginal.
  • En la menopausia, es importante que mantengas un hábito de higiene. El pH vaginal se altera y la mucosa vaginal se va reduciendo, lo que la hace propensa a infecciones. Procura limpiarte, al menos, dos veces al día, usando jabones y productos destinados únicamente a la limpieza genital femenina.
  • La ropa puede ser otro factor que puede causar la aparición de bacterias. No utilices tejanos ni ropa demasiado ajustada, pues puede impedir la entrada y la correcta circulación de aire en tu zona íntima.
  • Revisa y examina con cierta regularidad tu zona íntima. Es importante que la conozcas y que puedas realizarte un autoexamen para detectar cambios y, de ser así, acudir a un médico.

También te puede interesar:

Fuente de imágenes:

  • http://www.ensuelofirme.com/
  • http://www.nvpsaz.com/
  • http://104.130.140.83/

ViviendoSanos.com

Newsletter