Escrito por Tendenzias

Aceite de avellana – Beneficios y propiedades

El aceite de avellana es un producto que hoy en día se está poniendo en valor, tanto por sus aplicaciones culinarias como de tipo farmacológico. A continuación, hablaremos en este post del aceite de avellana: beneficios y propiedades.

Aceite de la avellana

La avellana es un fruto seco de otoño que crece en el avellano, árbol típico de la zona del Mediterráneo y de Oriente Próximo, siendo hoy Turquía el primer productor mundial con mucha diferencia sobre los demás y habiendo también cultivos abundantes en Italia. Este arbusto ya se cultivaba en el siglo IV a.C. y Plinio escribió sobre él en época romana, extendiéndose más tarde su cultivo en viveros a otras zonas como América del Norte (ya en el siglo XVIII) y siendo un fruto de consumo global hoy en día, pudiendo encontrarse en su forma natural casi en cualquier época del año en las fruterías.

Aunque estamos más habituados a aceites como el de girasol u oliva, el aceite de avellana, conseguido mediante el prensado en frío de la flor del avellano, es una alternativa interesante para dar sabor a nuestros platos y tonificar nuestro organismo, puesto que el contenido de ácidos grasos saturados es muy pequeño. Eso sí, es importante señalar que no todos los aceites de avellana son comestibles, por lo que tendremos que tener precaución y consultar a algún especialista si tenemos dudas de su idoneidad para el consumo.

A nivel de paladar, resulta agradable porque es dulzón. Hay algún caso en el que se ha utilizado de sustitutivo cuando no hay otro aceite para condimentar los platos, pero no es lo habitual hoy en día y, de hacerlo, lo aconsejable es que se consuma crudo, no en fritura, especialmente para dar sabor a los pescados y hortalizas.

Otra de las aplicaciones del aceite de avellanas es la relacionada con la salud y bienestar físicos, tanto en su versión líquida como para fabricar jabones. En este caso, se administraría por vía tópica.

aceite-de-avellanas-beneficios-propiedades

Aceite de avellana – Beneficios

En primer lugar, a un nivel de salud, hay que señalar que el aceite de avellana ayuda a regular los niveles de colesterol y triglicéridos y, por lo tanto, es un buen agente para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (infartos, trombosis, hipertensión…). Su contenido en ácido fólico lo hace indicado para tratar estados carenciales como son las anemias y especialmente recomendable para colectivos como mujeres embarazadas, bebés, niños pequeños o, en general, personas en crecimiento. A continuación, citaremos algunos de los beneficios más importantes:

  • El aceite de avellana cumple una función tonificante para los músculos y relajante, y por ello se utiliza para dar masajes terapéuticos, siendo hoy utilizado por fisioterapeutas, quiromasajistas y personas dedicadas a las terapias naturales.
  • Aplicado como loción capilar, tiene un efecto regenerador, pues es suavizante y ayuda a que recupere el brillo original. Hoy día, hay productos hechos con extracto de aceite de avellana enfocados a esta función.
  • También está indicado para prevenir afecciones oculares y mantener la vista sana, pudiendo administrarse alrededor de los ojos.
  • Tiene la capacidad de reforzar el sistema inmunológico y está indicado para paliar los dolores menstruales.
  • Ayuda a cicatrizar pequeños cortes o heridas por su efecto regenerador.
  • Previene enfermedades óseas como la osteoporosis, ayuda a mantener la salud de los dientes y la densidad de los huesos y tiene efectos paliativos para el dolor de articulaciones.
  • Es un buen aliado para luchar contra los rayos ultravioleta, pero hay que decir que por sí solo no es un protector solar, por lo que sería indicado mezclarlo o utilizarlo de forma conjunta con un producto que sí tenga esa característica.

No obstante, lo más probable es que su aplicación más conocida sea la que tiene relación con el cuidado de la piel, ya sea como aceite o jabón. Es muy positivo para mantener la elasticidad de la piel y retrasar el envejecimiento gracias a sus cualidades hidratantes. También ayuda a tratar eczemas, dermatitis, acné, celulitis o irritaciones. Es especialmente indicado para el tratamiento de las pieles grasas porque posee un efecto astringente que hace que sea rápidamente absorbido por los poros de la piel sin taponarlos. Finalmente, favorece la hidratación de la dermis en general, pudiendo actuar como sustitutivo de otros aceites o productos hidratantes.

aceite-de-avellanas-beneficios-propiedades

Aceite de avellana – Propiedades

Una de las cualidades mejor conocidas de la avellana es su alto contenido en ácidos grasos no saturados del tipo omega de los grupos omega 3, omega 6 y omega 9 (especialmente este último), muy indicados para mantener nuestro nivel circulatorio. Los aceites de avellanas contienen antioxidantes, que tienen la capacidad de regenerar el organismo después de un esfuerzo y prevenir enfermedades como el cáncer. También son ricos en vitaminas, especialmente de los grupos A, B1, B6, B9 y E y contienen un aporte importante de minerales, especialmente calcio, selenio, potasio y magnesio.

Cuando se aplica sobre la piel, tiene la ventaja de ser un producto de rápida absorción y, a diferencia de otros aceites, no deja la piel grasa. Su condición de producto de origen natural ha hecho que se utilice para la fabricación de cosméticos que cumplan esta premisa, puesto que carece de compuestos químicos.

aceite-de-avellanas-beneficios-propiedades

Como consejo general, señalar que, aunque el aceite de avellanas tiene muchas propiedades positivas, su precio hace que sea recomendable, sobre todo, en aquellos casos en los que la piel se irrite con facilidad, puesto que para pieles secas existen aceites de uso terapéutico más asequibles. En todo caso, y para determinadas cuestiones, este componente sí posee unas cualidades diferenciadas que otros no tienen.

El aceite de avellanas se puede conseguir en grandes supermercados, grandes superficies, farmacias, herboristerías y tiendas especializadas; se aconseja consultar a un profesional de la aromaterapia o fitoterapia antes de empezar a utilizarlo. Hoy día los diferentes aceites ya se suelen vender de forma específica para cada caso, pues se pueden comprar para cocinar, como tonificantes del cabello o como esencia para aplicar sobre la piel.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • https://pixabay.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter