Escrito por Tendenzias

Recomendaciones nutricionales para una dieta sana y saludable

Sabemos que muchas enfermedades se pueden prevenir mediante simples cambios en nuestro estilo de vida. Las actividades físicas y una dieta sana son dos de los puntos principales que aseguran una mejor salud para el cuerpo y la mente. Es por ello que dedicamos nuestra entrada de hoy a compartir algunas recomendaciones nutricionales para una dieta sana y saludable.

Recomendaciones-nutricionales-para-una-dieta-sana-y-saludable

Para asegurar una vida sana no es preciso invertir grandes cantidades de dinero. Lo importante es combinar los nutrientes que son importantes en una dieta y saber cómo y dónde consumirlos. Para algunas personas esto puede resultar un poco molesto. Muchas de las recomendaciones nutricionales para una dieta sana implican abandonar algunas comidas que resultan muy atractivas por otras que, tal vez, parezcan desconocidas y un poco raras. Dada la importancia que el tema tiene, vamos a enumerar las principales recomendaciones nutricionales para una dieta sana y saludable, empezando por aquellas que resultan generales y siguiendo con otras más especializadas.

Recomendaciones nutricionales para dietas generales

  • Es esencial asegurar el consumo de alimentos naturales. Esto significa que es importante tratar de tomar los alimentos que han sido sometidos a menos procesos (incluso envasado y transporte) desde que fueron recogidos. Tal es el caso de las frutas, verduras, leguminosas…
  • Evitar el uso de grandes cantidades de aceites, grasas, sal y azúcar. Estas sustancias están asociadas con varios problemas de salud, tales como problemas de corazón, obesidad y diabetes, razón por la que deben utilizarse con moderación.
  • Evitar el consumo de alimentos procesados. Estos son los alimentos que han sido modificados en procesos industriales con el fin de aumentar su periodo de vida útil o para modificar su sabor: alimentos enlatados, pastas de tomate, frutas confitadas, etc.
  • Evitar los alimentos ultra procesados: galletas, helados, pasteles, aperitivos, bebidas azucaradas y bebidas alcohólicas.
  • Comer siempre a las mismas horas. Debemos acostumbrarnos a hacer, al menos, tres comidas diarias (desayuno, comida y cena) y dos refrigerios (uno por la mañana y otro por la tarde). Es importante que estas comidas se den siempre a las mismas horas.
  • Comer en lugares agradables y hacer de ello un momento especial, dedicando tiempo suficiente a esta actividad. Evitar realizar otras actividades mientras comemos, siempre que sea posible.
  • Cuando se coma en restaurantes, es bueno elegir los lugares en donde toda la comida se cocina en el mismo lugar. Evitemos las comidas rápidas.
Recomendaciones-nutricionales-para-una-dieta-sana-y-saludable

Muchas de las recomendaciones nutricionales para una dieta sana y saludable implican dedicar tiempo suficiente para las comidas y hacerlas a la misma hora. Una dieta saludable, a pesar de lo que muchos piensan, no se refiere totalmente a los alimentos que se ingieren, sino a la forma como se prepara la comida y las condiciones en que se consume. Así que, para sentarse a comer, recuerda que ese momento es importante para tu salud y evita que se convierta, simultáneamente, en un espacio de trabajo, estudio o discusión.

Recomendaciones nutricionales para dietas especiales

Recomendaciones-nutricionales-para-una-dieta-sana-y-saludable

La ciencia ha demostrado que una dieta equilibrada produce numerosos beneficios para la salud y el bienestar de las personas. Una dieta sana y saludable debe contener proteínas, carbohidratos, grasas saludables, fibra, minerales y vitaminas. Para lograr obtener estos elementos debemos acudir a dietas especiales y, en lo posible, diseñadas y supervisadas por especialistas en nutrición. Recordemos que las cuatro leyes de la nutrición son: calidad, cantidad, armonía y adecuación.

Estas son algunas recomendaciones nutricionales para dietas especiales:

  • Realizar de 5 a 6 comidas al día.
  • Masticar muy bien los alimentos.
  • Hacer las comidas en ambientes agradables y armoniosos.
  • Consumir agua durante todo el día, especialmente entre comidas, para mantener una excelente hidratación.
  • En lo posible, no utilizar aceites. De hacerlo, usaremos el de oliva o girasol.
  • Consumir pescado y pollo sin piel, carnes magras, leche y yogur sin grasas, quesos igualmente bajos en grasa.
  • Evitar el consumo de vísceras como el hígado, riñón y corazón, sin importar de qué animal provengan. Tratar de no consumir mayonesa, mostaza o salsa de tomate y, de hacerlo, preferir las versiones light.
  • Acompañar las comidas con zumos de frutas ricos en fibra (mango, zanahoria, piña).
  • No consumir grasa de cerdo, salami, jamón graso, mortadela, salchichas y, en general, carnes procesadas.
  • Evitar los alimentos fritos. Preferir los alimentos horneados, guisados o estofados.
  • Reducir la cantidad de sal en la preparación de los alimentos, prefiriendo especias naturales.
  • La fibra es un elemento esencial en una dieta sana. Mejora la función intestinal, reduce los niveles de colesterol y ayuda a controlar la glucosa en la sangre. Para aumentar la cantidad de fibra en la dieta podemos consumir alimentos integrales, ensaladas crudas, frutas con piel y alimentos que han sido cocinados al vapor durante poco tiempo.
  • Evitar el tabaco y el alcohol.
  • Evitar los alimentos con alto contenido de azúcar, como dulces, caramelos, refrescos, chocolates y dulces.
  • Evitar los alimentos enlatados y embutidos porque estos alimentos contienen sodio en exceso, grasas, conservantes.

Para el final, dejamos la más importante de las recomendaciones nutricionales para una dieta sana y saludable: una dieta sana y saludable requiere desayunar como un rey, comer como príncipe y cenar como un mendigo.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://www.sobretodosalud.com/
  • http://cdn.hispantv.com/
  • https://entrenar.me/

ViviendoSanos.com

Newsletter