Escrito por Tendenzias

Miel de abeja | Precauciones y consejos

La miel de abeja es un alimento dulce y con una consistencia muy densa y pegajosa. Se obtiene a partir de la recolección que hacen las abejas del néctar de las flores, que es un líquido con un alto contenido en azúcar que proviene de las plantas.

Este alimento ha tenido mala prensa según algunos estudios, tanto por su contenido en azúcar como por reacciones alérgicas o intoxicaciones que puede causar. Aunque todo en exceso puede ser perjudicial, la miel de abeja también presenta beneficios. No obstante, te hemos traído una serie de precauciones y consejos para que descubras más sobre este alimento.

¿Es mala la miel de abeja?

Una vez que las abejas han recolectado el néctar en las colmenas, se produce allí la transformación de éste en miel. En este proceso, las abejas realizan un ciclo que se repite de manera continua: consumo de néctar, digestión y regurgitación, es decir, lo ingerido se expulsa del tracto digestivo.

Miel-de-abeja-Precauciones-consejos

El resultado final de este ciclo es la miel que consumimos. El valor nutricional de ésta, así como sus propiedades, vendrá determinado por el tipo de flores que se encuentren cercanas a la colmena de abejas. Es de éstas de donde se obtiene el néctar.

El valor nutricional de la miel es el siguiente:

  • 82% de azúcar de su peso. Un 40% de éste es fructosa.

  • Antioxidantes varios. Trazas de vitaminas y minerales.

  • Contenido relativo tanto de glucosa como de fructosa. El índice glucémico varía en rango también.

La miel cruda que no ha sido sometida a pasteurización mantiene las esporas y el polen que la miel contiene de forma natural. Este tipo de miel se ha utilizado siempre en la medicina tradicional, debido a que se cree que es capaz de curar alergias. También podría ayudar a cicatrizar heridas infectadas.

Más allá de estos beneficios curativos, la miel también ha tenido siempre detractores por sus posibles efectos secundarios, como son las reacciones alérgicas, la intoxicación o el envenenamiento. No obstante, este tipo de reacciones pueden aparecer en una infinidad de alimentos.

Este hábito de clasificar los alimentos en buenos y malos se debe a las tendencias que predominen en ese momento en el campo de la nutrición. Según estas tendencias, los alimentos son considerados como nutrientes de carácter individual, en lugar de observar la alimentación desde una perspectiva más amplia.

Los alimentos que consumimos deben analizarse teniendo en cuenta otros aspectos que van más allá de la mera suma de sus nutrientes. Puesto que no hay estudios fiables que demuestren que la miel es mala para la salud, veremos aquí cuáles son las principales críticas con respecto a la miel.

Precauciones de la miel de abeja

La principal crítica a la miel de abeja, y el motivo por el cual se recomienda tener precauciones, no es otro que su alto contenido en fructosa líquida. Sin embargo, la misma teoría podría aplicarse a la fruta o a los frutos secos, que albergan una cantidad importante de ácidos grasos.

Miel-de-abeja-Precauciones-consejos

Este tipo de nutrientes se han relacionado con bastante frecuencia con ciertos problemas de salud. Esto sucede porque son analizados de manera individual, sin valorar de manera global a los alimentos que contienen este tipo de nutrientes y que aportan grandes beneficios al organismo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Las precauciones que se recomienda tener en cuanto al consumo de miel de abeja están relacionadas con las siguientes reacciones que podrían surgir:

  • Intoxicación alimentaria: se cree que consumir miel cruda puede producir intoxicaciones. El motivo es la cantidad de esporas de bolutismo que contiene. Las reacciones serían las comunes en una intoxicación: mareos, vómitos, diarreas, calambres y fiebre. Aunque no son motivo de gran preocupación, si sufrimos esta reacción debemos consultar con un médico y evitar la ingesta posterior de miel. Puesto que los bebés son más sensibles, no se recomienda administrar miel a niños/as menores de un año.

  • Alergias: circula la creencia de que consumir miel cruda permite reducir la intensidad de las alergias estacionales, debido a sus pequeñas partículas de polen. El argumento base de esta creencia es que al poner en el cuerpo una pequeña cantidad de algo que te produce una alergia, tu cuerpo podrá desarrollar una tolerancia a los mismos. Esta teoría es incorrecta y puede resultar peligrosa para la salud. Se han dado casos de personas que han reaccionado con un shock anafiláctico, que es una crisis alérgica grave. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, presión arterial baja y mareos.

  • Intoxicación común: la miel puede fabricarse a partir de un gran abanico de flores. La miel procedente de la familia Ericaceae, a la que pertenece el Rododentro, que es una planta de jardín, posee una sustancia conocida como grayanotoxina. Algunos estudios consideran que esta sustancia es tóxica para el sistema nervioso, al impedir que las células funcionen de la manera correcta. La reacción sería la imposibilidad del cerebro para controlar los movimientos del cuerpo. Cuando la miel es pasteurizada este tipo de sustancias son eliminadas de la misma. La solución residiría en no consumir mieles crudas de cuyo origen no estamos totalmente seguros. Los síntomas de la reacción alérgica serían los mismos que ya citamos.

Consejos para tomar miel de abeja

Después de analizar las críticas que persiguen a este alimento, podemos distinguir claramente los pequeños consejos a seguir para poder tomar miel de abeja.

En primer lugar, y como ya hemos dicho, bastaría con asegurarnos de la procedencia de la miel, para evitar que pueda contener sustancias tóxicas en función de la planta de la que provenga. En segundo lugar, debemos conseguir miel natural de procedencia fiable y verificada. Si no, podemos obtener una miel que haya sido pasteurizada, lo que garantiza la eliminación de las posibles sustancias tóxicas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
Miel-de-abeja-Precauciones-consejos

Finalmente, puesto que es ya sabido por todos que la miel tiene un alto contenido en azúcar, si padecemos de enfermedades como diabetes, debemos consultar con un médico antes consumir este tipo de alimentos. Algunos estudios parecen haber demostrado que incluir miel en la dieta de personas diabéticas consiguió reducir su peso, así como sus niveles de colesterol total y triglicéridos. No obstante, conviene asegurarse antes de empezar a consumir miel.

Para aquellas personas que gozan de buena salud, el consumo de miel de abeja pasa a ser una cuestión de elección propia. Sin excedernos, incluir miel de abeja en nuestra dieta puede tener también beneficios positivos, y es que a nadie le amarga un dulce.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • noticiassin.com/

  • vegamediapress.com/

    loadInifniteAdd(infinite_adv_3);
  • bagginis.blogspot.com.es/

ViviendoSanos.com

Newsletter