UP

-     Escrito por gon

Por qué son tan importantes el sodio y el potasio | Alimentos que lo contienen

El sodio y el potasio son dos minerales necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, pero que requieren de un equilibrio milimétrico para no ocasionar desordenes y patologías, algunas de ellas de extrema gravedad.

Tanto el sodio como el potasio aportan beneficios, pero lamentablemente, en exceso o en desequilibrio uno con respecto al otro, pueden causarnos un grave malestar, llevándonos sorpresas desagradables, si esta circunstancia permanece por periodos de tiempo prolongado.

Aunque al potasio se le reconocen “socialmente” algunos beneficios, el sodio, por el contrario, ha sido ampliamente vilipendiado. No olvidemos que este mineral es uno de los componentes principales de la sal, alimento que ha sido acusado de ocasionar hipertensión y problemas cardiovasculares.

Pero ¿Cuáles son las bondades de estos minerales para el cuerpo humano?, ¿Qué alimentos los contienen y porque razón deben guardar equilibrio entre ellos? Veamos la respuesta a estas y otras preguntas:

La importancia del sodio

El sodio es el villano de los alimentos. Nadie le reconoce ninguna bondad y, por el contrario, se piensa que solo produce daños en el organismo. Otro mito que ha sido ampliamente difundido acerca de este mineral, es el de que solo está presente en la sal de mesa. Es más. Algunas personas piensan que, la sal marina es saludable porque no contiene sodio.

Todo lo anterior es falso.  Lo cierto es que el cuerpo humano si necesita obtener diariamente cantidades pequeñas de sodio. 2.4 gramos al día es una cantidad ideal para un adulto mayor de 18 años. Pero ¿Por qué lo necesitamos? Porque este mineral participa en funciones esenciales para el buen funcionamiento del organismo, ya que regula el volumen de la sangre, tiene un papel importante en el sistema nervioso central y en la capacidad de contracción de los músculos.

El gran problema radica en que el exceso de consumo de sodio, produce efectos contrarios. Por ejemplo, el sodio de mas, en lugar de regular el volumen de la sangre, lo aumenta, causando hipertensión.   El europeo promedio suele ingerir 5 gramos de sodio por día, lo cual es un poco más del doble de la cantidad ideal, con las consecuencias previsibles para la salud.

Ante los excesos de sodio, nuestro cuerpo, que es inteligente, utiliza mecanismos de defensa para mantener el equilibrio, liberando hormonas que causan retención de líquidos e hinchazón de algunas partes del cuerpo.

Este exceso de fluidos ocasiona una tensión vascular, obligando al corazón a hacer un mayor esfuerzo para bombear tales cantidades de sangre, que es lo que conocemos como hipertensión, paso previo a un ataque cardiaco o a un accidente cerebro vascular.

Alimentos que contienen sodio

La sal no es el único alimento que contiene sodio.  Empecemos por mencionar que la totalidad de los alimentos preparados contienen, sal, y por ende sodio. Algunos ejemplos de ello son: El pan, jamones, salamis, salchichas, verduras enlatadas, mayonesa, salsa de tomate, salsa de soja, mantequilla, margarina, fideos, pastas, lasaña e incluso los dulces o confites.

Sin embargo, algunos alimentos naturales, diferentes a la sal, también contienen sodio y no lo sabemos: Las carnes rojas, el pescado, los huevos, la leche… Estos alimentos, deben ser nuestra fuente de sodio natural, antes que la sal, ya que la combinación del cloruro con el sodio, presentes en la sal, resulta extremadamente nociva para el cuerpo humano.

La importancia del potasio

Pasemos a hablar del potasio. Este mineral, que es un electrolito, lo que significa que tiene la capacidad de conducir la electricidad entre las células, tiene una gran virtud: en asocio y equilibrio con el sodio, puede mantener el nivel de agua en el cuerpo en los niveles ideales para gozar de buena salud y no sufrir de problemas de retención de líquidos.

Los niveles de potasio se miden y se regulan en los riñones y los excesos de este mineral se eliminan por medio de la orina. Así las cosas, si tenemos riñones eficientes y en buen estado, no tendríamos por qué preocuparnos por los excesos de sodio ni de potasio, ya que el potasio controla al sodio, y los riñones controlan el potasio.

Esto sucede de forma natural, en la mayoría de niños y adolescentes. Lo que sucede es que, los excesos de consumo de estos minerales, sumado al desgates natural de los órganos, hacen que los riñones, con el correr del tiempo pierdan su eficiencia y ya no puedan equilibrar y evacuar altas cantidades de estos minerales.

Las personas que tienen una ingesta adecuada de potasio parecen tener un menor riesgo de hipertensión arterial y de accidentes cerebrovasculares. Igualmente, el consumo de potasio reduce las posibilidades de padecer osteoporosis, ya que este mineral actúa como un elemento que favorece la absorción de calcio en los huesos.

Alimentos que contienen potasio

Las bananas tienen la mayor concentración de potasio. Pero también, las patatas, la naranja, las ciruelas pasas, los tomates y la espinaca tienen altas concentraciones de este mineral. El consumo ideal de potasio diario, para un adulto mayor de 18 años es de 4.7 Gramos.

El equilibrio entre sodio y potasio

Recapitulando, podemos afirmar que, el desequilibrio en el consumo de sodio y potasio genera problemas crónicos a nivel celular en el cuerpo humano, generando problemas de retención de líquidos, fallas en el funcionamiento enzimático, deficiencias inmunológicas y osteoporosis.

Dado que es muy difícil, controlar el consumo de estos minerales, pero entendiendo que lo ideal es consumir una cantidad de potasio equivalente al doble del consumo de sodio, lo ideal es el consumo de alimentos que cuentan con esta proporción de forma natural.

Estos alimentos son: Arroz integral, avena, germen de trigo, levadura de cerveza, aguacate, todas las verduras y hortalizas, las setas y todos los frutos secos.

Fuentes de imágenes

ViviendoSanos.com

Newsletter