Escrito por

¿Cómo iniciarse en la actividad física?

Mucha gente comprende lo importante que es hacer actividad física para tener buen estado de su salud, pero cuando se lleva tiempo sin realizarlo existe una cierta barrera para iniciarla ya que muchas veces no se sabe muy bien cómo empezar sin “morir” en el intento.

image

Aunque iniciar un programa de actividad física parezca sencillo, la mayoría de las veces no lo es, y lo demuestra el hecho de que para la mayoría de las personas que quiere comenzar a realizar deporte, se lo piensan demasiado hasta que lo consiguen. Las causas pueden ser diversas y enumeramos algunas de ellas que pueden suponer un obstáculo:

  • · Exceso de peso.
  • · Poca motivación personal.
  • · Falta de apoyo del conyugue, amigos y/o familia.

· Instalaciones inadecuadas para la práctica de ejercicio (aunque no son del todo necesarias)

· Vergüenza hacia la sociedad de la imagen del propio cuerpo.

Es muy importante que cada persona identifique cual es el principal motivo que hace que no pueda seguir un programa de ejercicios para poder actuar sobre este y de esta forma poder ir superando estas barreras.

Una vez identificado y enfrentándose a este primer paso, hay que dar el salto al siguiente, decidir qué tipo de actividad será la más conveniente para comenzar con la práctica deportiva. Lo recomendado por todos los especialistas en actividad física son las actividades aeróbicas, y que ayuden a poner en juego grandes grupos musculares. Una propuesta sencilla para las personas que quieren iniciarse o volver a empezar después de mucho tiempo es caminar, ya sea de forma rural o urbana. Este es uno de los ejercicios aeróbicos más sencillos y saludables y con una técnica bastante fácil de asimilar, es una habilidad básica de nuestro patrimonio genético y que nos pertenece.

La indumentaria para realizar este tipo de actividad es muy barata y fácil de adquirir. Las características son:

· Calzado deportivo, con buenas cualidades de sujeción, flexibles y que no limiten la transpiración

· Ropa cómoda, holgada, adecuada a la climatología de la época y del lugar, y que también posea buenas cualidades de transpiración.

Una vez llegados a este punto es necesario que se estructuren bien las sesiones de entrenamiento, para que el desgaste o carga física sea adecuada y racional, para producir el efecto saludable deseado.

¿Cómo se estructuran las sesiones?

Las primeras dos semanas, deberíamos de hacer actividad física entre dos y tres días a la semana, con un tiempo de duración entre 30 y 40 minutos.

Cada sesión de actividad física la podemos estructurar en tres partes, como cualquier sesión:

· Un calentamiento. Para preparar a nuestro organismo para realizar una actividad de mayor exigencia y demanda.

loadInifniteAdd(44636);

· Una parte principal. Donde alcanzaremos los objetivos parciales que nos hemos marcado

· Una vuelta a la calma. Para devolver a nuestro organismo las condiciones que teníamos antes de realizar esta práctica física.

Calentamiento.

Se deben de realizar ejercicios de movilidad articular combinados con unos estiramientos muy suaves (ejercicios tipo).

Parte principal.

Los primeros dos minutos de caminata se deben hacer a un ritmo lento, el cual se va aumentando progresivamente, hasta que se realice la actividad de una forma vigorosa sin que sea agotadora. Un consejo para saber si la intensidad no supera lo deseado es poder hablar con nuestros acompañantes sin que nos falte el aliento (ejercicios tipo).

loadInifniteAdd(44637);

Vuelta a la calma.

El ritmo de la caminata se va reduciendo progresivamente hasta pararnos, a la que se le suele acompañar una buena de sesión de estiramientos para volver a los niveles fisiológicos iniciales previos a la sesión de entrenamiento (ejercicios).

Progresivamente iremos aumentando sesión a sesión el ritmo de la actividad para que todas las adaptaciones que se van produciendo puedan seguir mejorándose y obtener mejores beneficios tanto cardiovasculares como musculares.

En los siguientes post iremos describiendo las formas de hacerlo pero os podemos adelantar que la planificación de las siguientes semanas es muy importante para evitar caer en la monotonía y no perder la motivación inicial.

Vía Entrenatech