Escrito por

Como mostrar unos maravillosos dientes blancos

Una de las primeras cosas en la que nos fijamos al conocer a alguien es en su sonrisaUnos dientes blancos nos dan una sensación muy positiva, mientras que si están manchados, ya sea por el tabaco o por otras circunstancias, la impresión es muy negativa.

Siempre han existido métodos caseros para intentar conservar el color original de nuestros dientes. Algunos de estos remedios son lavarse los dientes con bicarbonato sódico, con sal, con la pulpa de las fresas, incluso con jabón de sosa (sí el de toda la vida).

El problema es que se trata de métodos muy agresivos con nuestros dientes y encías y podemos acabar con más problemas que soluciones Hoy en día existen toda una serie de maneras de obtener un buen resultado, pero siempre debemos acudir al especialista para que nos asesore e informe de las distintas opciones.

Primero prevenir

Evidentemente, lavarse los dientes después de cada comida es la base para prevenir una buena salud buco-dental y eso incluye también a los dientes. Igualmente debemos realizarnos una limpieza bucal con regularidad.

Algunos puntos para prevenir la aparición de las odiadas manchas aparecen en la página mi farmacia, y se resumen en estos:

  • Cepíllese diariamente y use hilo dental
  • Consulte regularmente al dentista para detectar y tratar las caries
  • Trate inmediatamente cualquier problema dental para evitar la destrucción de la parte viva del diente
  • No fume
  • Evite el consumo excesivo de té, café y otros alimentos que manchan los dientes
  • Trate enseguida cualquier enfermedad en sus hijos para evitar una fiebre alta prolongada
  • No tome tetraciclina durante el embarazo; puede causar manchas en los dientes del bebé. De igual modo, evite administrársela a su bebé o niño pequeño
  • Utilice alguna pasta limpiadora que le ayude a prevenir

sonrisa

Blanquear

Si ya no tiene remedio y debemos someternos a algún tratamiento de limpieza, hay que conocer los diversos métodos que se suelen utilizar. Uno es lo que se llama abrillantar la dentadura. Comienza con una profunda limpieza para que el producto encargado de blanquear, una fórmula basada en el peróxido de carbamida en alta concentración, resulte más potente y eficaz en menos tiempo.

Después hay que proteger toda la boca para que la concentración de peróxido no llegue a la encía. Tras esperar unos 15 minutos para que actúe, se retira todo y la cliente se marcha a casa con una férula en la que está impresa su dentadura de forma que pueda seguir aplicándose el gel blanqueador en su propia casa e intensificar el resultado.

Otro método muy en boga últimamente es el láser. Igualmente hay que hacer un seguimiento en casa para que el efecto sea duradero, ya que no vale de nada salir de la consulta del dentista con unos dientes blancos y que, en pocas semanas, estén de nuevo igual.

En casa también podemos utilizar los distintos métodos que las casas farmacéuticas ponen a nuestra disposición, pero siempre después de consultar al dentista. Algunas marcas de pasta blanqueadora son bastante eficaces al igual que los moldes que venden.

Aún así, hay que tener en cuenta que estos blanqueadores eliminan las manchas externas, pero no las internas (por ejemplo, causadas por antibióticos), que requerirán tratamiento especial de dentista.