Escrito por Tendenzias

El incienso, para respirar la paz

Desde los tiempos más antiguos, los inciensos, fundamental y principalmente originales de Arabia y de las costas de Somalia, eran utilizados para lograr una conexión directa entre el mundo material (ese en el que nos encontramos) y el espíritu.

inci.jpg

No en vano, durante las oraciones y los rituales diversos que se celebraban, las intenciones de aquellas personas que las llevaban a cabo viajaban con el humo de los aromas a través del aire del incienso, trayendo así parte de la energía natural.

Con respecto a su historia, por ejemplo en Egipto los inciensos eran usados durante el día, exactamente antes de que el dios sol (Amón-Ra) se ocultara. Esto se llevaba así a cabo para que el alma de las personas fallecidas llegaran al cielo, alejando así a los demonios y manifestando la presencia de los dioses.

El más famoso de estos inciensos egipcios era el Kifi, que obsequiaba a las personas que lo disfrutaban con bienestar, armonizando al hombre en su sueño dulce y capaz de eliminar las diferentes preocupaciones diarias. Otorgaba paz, serenidad.

Una forma de llegar a concebir la importancia del incienso, sería conocer cómo en prácticamente la mayoría de las religiones, éste es usado como forma de protección, y para alejar a los malos espíritus.

Al incienso se le pueden atribuir las mismas propiedades que a la aromaterapia, debiéndose conocer los efectos tanto emocionales como físicos que poseen los diferentes aromas.

Vía | Lindisima

ViviendoSanos.com

Newsletter