Escrito por

Homeopatía para el insomnio ocasional

Tratar de conciliar el sueño, dar vueltas en la cama una y otra vez sin conseguir dormir, despertarse en mitad de la noche sin poder volver a cerrar los ojos después… Si te ha pasado esto alguna vez es que has padecido insomnio. Este trastorno del sueño es uno de los problemas más frecuentes entre la población. Si es ocasional, probablemente tenga una pronta solución, sin embargo si es crónico su tratamiento puede resultar más complejo.  Actualmente se considera que entre el nueve y el doce por ciento de la población sufre insomnio crónico, un porcentaje que aumenta en las personas mayores de 65 años.

insomnio

Dormir bien se ha convertido en algo que casi podría considerarse un privilegio en la sociedad actual. Lo cierto es que existen demasiados estímulos, nos llenamos de muchas preocupaciones y el estrés y la ansiedad  impiden hacer del momento del sueño ese instante reparador que todos necesitamos para funcionar correctamente. Los expertos aseguran que para descansar adecuadamente es necesario dormir al menos ocho horas seguidas, aunque muchas personas aseguran que durmiendo menos están completamente recuperadas y otras que necesitan más tiempo para descansar en condiciones.

Las horas necesarias para dormir pueden variar de unas personas a otras, pero esto al fin y al cabo no supone un problema grave si se concilia el sueño sin dificultad. Los inconvenientes aparecen cuando empezamos a no dormir bien a pesar de que nuestro cuerpo lo necesite.

El insomnio puede ser ocasional, motivado por miles de causas. Como hemos comentado antes una preocupación puede ocasionar insomnio temporal (problemas, familiares, en el trabajo, un cambio importante en la vida…), también éste puede producirse por cuestiones ambientales, ruido externo, demasiado calor, mucho frío…

insomnio 2

En estos casos, unos cambios de hábitos pueden contribuir a producir una mejoría. Por ejemplo, estableciendo una rutina de sueño todos los días (misma hora de acostarse y levantarse); cambiando la habitación de dormir de sitio si hay mucho ruido o buscar alguna manera de insonorización; haciendo cenas ligeras y no muy copiosas y dos horas antes de irse a la cama; moverse y hacer ejercicio durante el día provoca que al terminar la jornada estemos más cansados y esto puede propiciar las ganas de dormir.

En fin, son muchos los cambios de hábitos que podemos hacer si tenemos insomnio ocasional, aunque también podemos recurrir a opciones que respetando el equilibrio natural del organismo, pueden ofrecernos una importante ayuda. Nos referimos a la homeopatía una terapia eficaz para tratar por ejemplo el estrés y la ansiedad y los trastornos del sueño asociados que suelen padecer muchas personas. Para estas afecciones se suele prescribir Sedatif, un medicamento homeopático que ha resultado eficaz en estas situaciones según aseguran algunos expertos. No obstante, si padeces insomnio lo mejor es que acudas a un experto para que realice un diagnóstico adecuado, sobre todo, si ese trastornos se ha convertido en un problema de salud crónico.

ViviendoSanos.com

Newsletter