Escrito por

Meditación para una salud óptima, (II)

Este articulo es continuación de: “Meditación para una salud óptima”.

La práctica diaria de la meditación conduce fuera a las más severas emociones como; el odio, la amargura, el pesar y la frustración, transformándolas o revistiéndolas hacia el amor, la compasión y la bondad.

La meditación puede ayudar a desentrañar los problemas y encontrar soluciones, por acceder a su esencia creativa o intuitiva natural, ya que la meditación puede brindar el acceso a un nuevo nivel de la vida y una nueva experiencia sobre los limites de nuestro poder interno, descubriendo que en realidad, no tenemos limites.

Así la meditación puede despertar una serie de inesperadas capacidades que nos facilitan el camino para lograr la felicidad y el bienestar en nuestra vida.

La continua práctica de la meditación o sea sobre una base diaria, traerá la paz y la tranquilidad, cuando esta paz se alcanza, quienes nos rodean también lo perciben, generando un efecto de bienestar general, no solo con nosotros mismos, sino con nuestro entorno.

Si todo el mundo comprendiera la importancia de su practica, nuestro mundo sería un lugar mucho más feliz para todos, ya que la buena voluntad, prevalecería entre todas la personas, como un resultado lógico o el llamado efecto cadena.

Cuando se alcanzan los niveles profundos de la meditación, es cuando se comenzará a experimentar un extraordinario poder personal, una sensación de poderlo todo, a través de una absoluta paz, una sensación de centrado en uno mismo.

La experiencia de la meditación varía en forma individual, acorde a las condiciones de salud, creencias y actitudes ante la vida, en función del ambiente en el que nos desempeñamos, en lo que respecta al cariño que recibimos de nuestro entorno, ya que esto esta íntimamente relacionado a nuestra salud. Continuará.

Image: flickr