Escrito por

Insomnio – ¿El pan y el arroz ayudan a combatir el insomnio?

El insomnio es uno de los problemas del sueño más habitual entre la población general. Podemos considerar insomnio como una dificultad para dormir durante la noche, y podemos clasificarlo según sus formas de manifestarse:

  • Insomnio de inicio: cuando la dificultad se produce para conciliar el sueño y no se consigue en menos de 30 minutos.
  • Insomnio de mantenimiento: cuando el problema resulta para mantener el sueño y ocurren despertares repentinos que se prolongan durante más de media hora o desvelándose totalmente por el resto de la noche.

Insomnio

El isomnio es un problema serio que suele afectar negativamente en la calidad de vida de quien lo padece, ya que provoca una sensación de cansancio crónico, impidiendo el rendimiento normal en la rutina cotidiana, e incluso generando un prolongado decaimiento emocional. 
 No hay un número recomendado de horas de sueño ya que es una cifra que suele variar entre unas personas y otras, incluso en un mismo individuo pueden ir cambiando sus necesidades de sueño dependiendo de la etapa de la vida en la que se encuentre. La media diaria se puede establecer en 7 horas, oscilando ente las 4 horas de algunos y las 1o horas de los que más duermen.

Hay personas que sufren insomnio crónico, que deberán acudir a un especialista para que les indique el tratamiento que les pueda ayudar en su problema. El insomnio temporal o transitorio, que todos hemos sufrido algunas veces, puede durar días o semanas, y al cabo del tiempo la capacidad para descansar apropiadamente se va regulando.

Causas del insomnio

Hay diversas causas que pueden provocar que una persona sufra insomnio, y dependiendo de ello, se prescribirá un tratamiento o unas recomendaciones específicas.
Causas Médicas:

  • Problemas hormonales y del metabolismo
  • Enfermedades digestivas, neurológicas, reumatológicas y todas aquellas que por dolor físico interrumpen el sueño, como migrañas, cefaleas, fibromialgia, síndrome de piernas inquietas, etc.
  • Problemas urólogicos que interrumpan el sueño por la necesidad de levantarse a miccionar.
  • Embarazo o menopausia.
  • Problemas psiquiatricos como estrés, ansiedad, depresión, etc.Otras enfermedades como apnea del sueño, parasomnias, pesadillas, etc.

Causas externas:

  • Implican factores del ambiente que llegan a influir negativamente sobre la capacidad de dormir y la calidad del sueño, por ejemplo, uso de medicamentos, abuso de algunas sustancias, malos hábitos a la hora de dormir, viajes o trabajos por turnos.


Insomnio primario:  engloba a los casos en los que no se identifica la causa de este trastorno. En este grupo se pueden englobar también otros dos tipos:

  • 
Insomnio idiopático: que es aquel que se inicia en la infancia y se origina por un mal aprendizaje del hábito del sueño.

  • 
Sueño poco reparador: los estudios realizados en laboratorio no pueden confirmar la manera subjetiva en que el paciente percibe sus problemas del sueño.Estudios de laboratorio no corroboran los problemas de sueño que el paciente percibe subjetivamente, encontrándose cansado y somnoliento durante el día.


Insomnio psicofisiológico: se caracteriza por que la activación psicofisiológica del inicio del sueño se eleva demasiado. Esto significa que la propia preocupación por dormir bien provoca que la persona tenga dificultades para conciliar el sueño y mantenerlo. Suele originarse en etapas de estrés y normalmente es un problema que desaparece cuando la persona cambia de entorno y desconecta de aquello que le preocupa.
Si esta situación de insomnio se debe a casas que podemos reconocer e identificar, tenemos que trabajar para solucionar ese problema que está originando ese problema del sueño. A veces puede ocurrir que, aún habiendo tratado el motivo que inicia el problema, éste se mantenga al sentirse el paciente envuelto en una especie de círculo vicioso del cual no se ve capaz de salir. Esto sucede cuando la necesidad de querer dormirse genera una ansiedad que en si misma impide que la persona llegue a dormirse, lo que con el tiempo puede llegar hasta provocar cierta fobia o aversión al momento de ir a la cama. Algunas personas, en función de ciertas características de su carácter, pueden ser más propensas a entrar en esta dinámica de ansiedad-sueño, como aquellas que son más perfeccionistas, con tenencia a la preocupación, o que interioridad demasiado las emociones negativas por la dificultad de verbalizarlas.
¿Cómo se pasa del insomnio transitorio al insomnio crónico?Un problema de insomnio crónico no es algo que se desarrolle de repente si no que suele estar precedido por una o varias etapas de insomnio transitorio provocados por sucesos negativos en la vida o acontecimientos que haya provocado un elevado nivel de estrés o ansiedad. A veces evoluciona de manera gradual a medida que va aumentando la preocupación del paciente por su problema del sueño y por las consecuencias que van a tener en su rendimiento diario. Por ejemplo, si una persona descansa mal durante varias noches pero sigue con su vida cotidiana sin darle demasiada a importancia, difícilmente desarrollará un problema de insomnio crónico. Sin embargo, otra persona que tras varias noches de dormir mal comience a sentir angustia y preocupación por el impacto que va a tener su estado de cansancio sobre sus actividades diarias, es probable que caiga en ese círculo vicioso de activación emocional, ansiedad y alteraciones del sueño crónicas. Después de una noche de sueño interrumpido, un paciente con insomnio, además de preocuparse por la pasada noche, estará ya dándole vueltas a si podrá dormir la noche siguiente. Y de esta manera la noche de insomnio se transforma en una profecía que se hace realidad por sí misma.

¿El pan y el arroz ayudan a combatir el insomnio?

Se han realizado importantes estudios que afirman que consumir arroz y pan puede ayudar a luchar contra los problemas de insomnio. Esto es así porque son alimentos que poseen un alto índice glucémico, es decir, son de rápida absorción, lo que ayuda a controlar los efectos de un posible desfase horario por un lado, y por otro, gracias a los carbohidratos simples, aumentan los niveles del neurotransmisor de la serotonina. La avena también es un alimento muy apropiado para periodos de sueño irregular, ya que contiene triptófano, un aminoácido que es responsable también de la producción de serotonina.
Además de seguir una dieta apropiada y unos buenos hábitos de vida, lo importante para cortar con ese circulo vicioso que nos puede inducir al insomnio, es tomar un papel activo ejerciendo el autocontrol y la reprogramación de nuestros pensamientos para evitar ideas recurrentes.


Otras recomendaciones útiles pueden ser estas:

  • Ceñir el tiempo que nos quedamos en la cama a la cantidad de horas que dormimos.
  • Levántate a una hora regular, independientemente de la noche que hayas pasado.
  • No tomes ninguna siesta durante el día.
  • Acuéstate únicamente cuando tengas sueño. Nada de dar vueltas y vueltas en la cama.
  • Si transcurridos 15min no puedes conciliar el sueño, levántate y practica técnicas de relajación en contra zona de la casa hasta que vuelvas a sentir sensación de sueño.
  • Utiliza la cama únicamente para dormir. Actividades como leer, comer o ver la tele, es mejor realizarlas en otra estancia.
  • Llevar un estilo de vida saludable, con una alimentación cuidada, actividad física y ajustándonos a unos horarios.

Imágenes: Google

  • http://www.somno. cl/insomnio/
  • http://www.segundomedico. com/sueno-trabajo-trucos-quitar-sueno/
  • http://www.latinveg. com/nutricion-suficiencia-nutricional-para-vegetarianos-y-veganos-parte-ii-3/
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos