Escrito por

Propiedades y beneficios de los anacardos para la salud

Se trata de uno de los frutos secos con más ventajas y, sin embargo, es uno de los más desconocidos. Hoy vamos a poner en valor las propiedades y beneficios de los anacardos para la salud. Una fuente de vitalidad más que relevante con tremendas ventajas para el organismo.

Propiedades y beneficios de los anacardos para la salud

Las propiedades y beneficios de los anacardos para la salud pasan por saber, antes que nada, lo que es un anacardo. Y es que, a pesar de recibir la categorización de fruto seco, los anacardos, en realidad, son semillas del fruto llamado anacardo. Precisamente por ello, el cuenta con minerales esenciales tales como el selenio, magnesio, hierro, zinc y fósforo.

No queda ahí la cosa. Entre las propiedades y beneficios de los anacardos para la salud, cabe destacar la cantidad de proteínas y antioxidantes que aporta al cuerpo humano. Por último, los anacardos son una tremenda fuente de fitoquímicos. Es decir, un alimento de lo más completo y sencillo de comer.

  • Prevención de cáncer – Obviamente, como no todo el mundo es consumidor habitual de anacardos, menos gente aún sabe el resto de propiedades y beneficios de los anacardos para la salud. Beneficios como, por ejemplo, que ayuda a prevenir el cáncer. Lo hace mediante las proantocianidinas. Se trata de un flavonoide natural que ataca las células cancerosas, quitándolas el alimento y dejándolas morir de hambre.  Especialmente indicados son los anacardos para el cáncer de colon. Y es que también cuentan con una gran cantidad de cobre, ideal para acabar con los radicales libres del organismo y evitando que estos destruyan el ADN de las células, al que atacan directamente.
  • Protección del corazón – Una de las grandes bonanzas de los anacardos es que su bajo contenido en grasa los convierte en uno de los frutos secos más recomendable. Además, la mínima grasa que contiene, es mono insaturada, es decir, la grasa buena que potencia el buen funcionamiento del corazón. Así, los anacardos se convierten en uno de los grandes aliados para la protección del sistema cardiovascular, reduciendo el número de trigliceridos, enemigos acérrimos del corazón y provocadores de todo tipo de dolencias cardíacas.
  • Refuerzo de los huesos – Además de una cantidad relevante de proteínas, los anacardos tienen en el magnesio uno de sus grandes ingredientes. Este mineral alcalino, en combinación con el calcio, es el que potencia la fuerza de los huesos e incrementa la elasticidad de las articulaciones. Indispensable para mantener unos y otros sin dolor.
  • Piel y pelo – No es tema baladí. Los anacardos contienen cobre, uno de los elementos principales para que el pelo y la piel estén sanos. Y es que esta enzima esencial es imprescindible para que el cabello no se caiga o la piel se reseque. Especialmente recomendable es en el caso del pelo, pues una vez que se cae, ya no vuelve.
  • Prevención de cálculos biliares – Tan sencillo como tomar 10 anacardos al día para reducir un 30% las posibilidades de desarrollar cálculos biliares.

Cómo tomar más anacardos

La pregunta que muchos os haréis tras leer los beneficios y propiedades de los anacardos para la salud: ¿cómo tomar más anacardos? La respuesta no puede ser más sencilla: con una planificación.

Los anacardos son un alimento sin efectos secundarios, salvo que nos tomemos dos kilos de un tirón que podríamos tener cierto malestar estomacal. Siendo coherentes, es un fruto seco que podemos tomar varias ocasiones al día.

Por ejemplo, los anacardos pueden ser un buen complemento para el desayuno, o bien, una parte de la media mañana o de la merienda. Siempre combinados con un elemento principal, este fruto seco es ideal para completar cualquiera de estos tres momentos del día. O los tres.

¿Que queremos anacardos a la hora de comer o de cenar? Sin problema. Una de las alternativas más saludables y rápidas es añadirlos como ingredientes a la ensalada. Ahora, si queremos algo más elaborado, podemos usarlos para completar algún plato más pro. Por ejemplo, pollo a la plancha con brócoli, arroz, pimientos y anacardos. A la hora de añadirlos a la comida, la imaginación es el límite pues maridan bien con todo.

Por cierto, lejos de lo que pueda parecer, la realidad dictamina que los anacardos no engordan. No hay más que echar un ojo al aporte nutritivo que nos darían 100 gramos de anacardos, para ver que son beneficiosos a todos los niveles. 46 gramos de grasas; 32 gramos de hidratos de carbono; 15 gramos de proteínas; 3 gramos de fibra. Es decir, el aporte nutritivo es mucho mayor que las calorías que pueda generar en el organismo.

Y es que, las cosas como son, los anacardos cuentan con una elevada cantidad de calorías: 100 gramos equivaldrían a 574 calorías. A pesar de ello, y controlando la cantidad, se pueden tomar aunque estemos en plena restricción alimentaria. Y es que, como ya hemos comentado antes, la mayoría de estas calorías son aceites beneficiosos para el cuerpo, por su capacidad para una rápida metabolización. Es decir, no se acumulan ni se convierten en grasa.

Si comparamos los anacardos con cualquier otro alimento rico en grasas, la diferencia entre ambos sería abismal. Hablamos de embutidos o lácteos, cuyas grasas saturadas si son más complicadas de asimilar por parte del cuerpo. Las de los anacardos son grasas omega 6, de las más recomendables para el organismo.

De paso, el fruto seco aporta cantidad de vitaminas del Grupo B (B1, B2, B3, B6, B9 Y B12). No queda ahí la cosa. La vitamina A, C, E y D también están presentes en los anacardos.

Por tal motivo, y a pesar de los pesares, la cantidad diaria que se recomienda de anacardos es de 30 gramos. Eso sí, los podemos complementar con otros frutos secos similares como las nueces o las avellanas. Si no nos gustan, tan sólo hay que pensar que al día siguiente, el contador de anacardos volverá a estar a cero.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos