Escrito por Tendenzias

Compartir la cama es malo para la salud

Cuando llega la hora de dormir, solo quieres estar tirado en la cama y dejar que ésta se encargue de llevarte al mundo de los sueños. Las almohadas se vuelven súper suaves, las mantas más calientes que nunca. Después de un día de trabajo, lo único que quieres es desconectar y dormir unas cuantas horas. Especialmente, si tienes pareja y/o niños, puedes acabar más agotado. Y cuando ves que se meten en tu cama, lo ves como algo conmovedor y dulce. Pero ¿y si te decimos que compartir la cama es malo para la salud?

compartir-la-cama-es-malo-para-la-salud-pareja

La cosa cambia mucho, especialmente, cuando tienes pareja. De repente ya no tienes una cama para ti. A partir de entonces, si duermes bajo el mismo techo que tu pareja, dormirás en la misma cama. Y si tienes niños, no podrás evitar acabar metiéndolos en tu cama, cuando no pueden dormir. No decimos que eso sea malo, pero sí que acabará afectando a tu salud. Si quieres descubrir por qué compartir la cama es malo para la salud, quédate en Viviendosanos y descúbrelo.

Compartir la cama con una pareja

Según los expertos, entre ellos el doctor Neil Stanley, dormir con la pareja puede ser un problema a la larga. Pero no un problema de comodidad, sino a lo que puede afectar directamente a la salud. Hay diferentes factores que alteran el sueño en la pareja, si duermes con ésta.

  • Ronquidos o respiración muy fuerte.
  • Hablar por las noches.
  • Que una de las dos personas que se levanta para ir al baño varias veces.
  • Te toca una pareja que acapara las mantas.
  • Que se mueve.
  • Si la pareja es sonámbula.
  • Te quita espacio en la cama.
  • Genera mucho calor, siempre.
  • Que una de las dos personas tenga terrores nocturnos.

Todos estos factores se han registrado en un estudio sobre trastornos de sueño entre las parejas. Se descubrió que la friolera del 50% los posee. Debido a eso, se pudo demostrar que compartir la cama es malo para la salud. Pero, ¿por qué es malo para la salud? Una noche que pasas mal, tampoco es nada del otro mundo. Es malo para la salud porque resulta que el cansancio que provocan las alteraciones en el sueño se va acumulando. Es por eso que se producen una serie de alteraciones en la salud que vienen de la mano dela falta de sueño.

Anteriormente, en la época victoriana, las parejas, a pesar de vivir bajo el mismo techo, dormían en camas separadas. A veces, la separación era tal que dormían en habitaciones diferentes. La cama de matrimonio apareció debido a una superpoblación en donde se debía ahorrar espacio. Así que no es que sea algo que se ha hecho de toda la vida, sino algo, más bien reciente.

Compartir la cama con los hijos

En el caso de los niños es algo semejante. Especialmente porque te cuesta decirles que no y que se vayan a su cuarto. Pero aunque queremos ser los héroes de la noche y hacer que se tranquilicen para dormir, nosotros no lo estamos. Cuando compartimos cama con los niños, nos exponemos a alteraciones de sueño. Pero no solo tú, sino también el pequeño.

compartir-la-cama-es-malo-para-la-salud-niños

Si tienes alguna de las manías que mencionamos más arriba, el niño no descansa. Pero también puedes encontrarte con otras alteraciones que vienen por parte del niño:

  • Primero que, la mayoría de las veces, no puedes desconectar del todo porque tienes que estar pendiente del niño para que se duerma.
  • No puedes terminar de leer un libro o tomarte un té con limón tranquilo para dormir.
  • Vendrá con juguetes que tendrás que sortear para poder dormir.
  • No podrás quedarte dormido antes, si el niño no puede dormir.
  • Te despertará si se mueve mucho en la cama.
  • A veces, ni hace falta que se mueva. Simplemente se despierta para que le acompañes al baño.
  • Corres el riesgo de que moje la cama y tengas que cambiar las sábanas.
  • Si coge la costumbre de ir todas las noches a tu dormitorio, puede que le cuesta dormir más veces, solo.

En este tipo de ocasiones, si el niño no puede dormir, es mejor ir a su cuarto y estar con él hasta que se duerma. De esta manera, podrás ayudarle a dormir y cuando lo esté, podrá hacerlo tú.

Compartir la cama es malo para la salud

Ya hemos viso en ambos casos cómo puede llegar a alterar el sueño. Si duermes con tu pareja, puede haber alteraciones. Si duermes con el niño, más de lo mismo. Si, además, se dan ambos casos, os podemos asegurar que el sueño va a hacer estragos en tu salud.

  • Aumenta tu ansiedad relacionada con la comida. Olvídate de hacer dieta si duermes así, porque tendrás antojo de comida “basura”.
  • El sueño hace que tus reflejos queden mermados y la capacidad de reacción sea mucha más larga. Puedes sufrir accidentes.
  • La piel se pone pálida, estropeada, el cabello no tiene vida. Además, ni siquiera quieres cuidarte, porque estás agotado.
  • Las defensas de tu cuerpo bajan y quedas expuesto a más virus y bacterias de los que crees.
  • Puedes perder tejido cerebral si no lo desconectas y lo haces trabajar de más. No hace falta que te pases la noche resolviendo ecuaciones. Con el simple hecho de estar despierto, le afecta.
  • Te conviertes en una persona mucho más emocional, en donde las emociones quedan descontroladas.
  • Comienzas a olvidar cosas. La memoria empieza a fallar y la concentración no es la misma.
compartir-la-cama-es-malo-para-la-salud

Y si no quieres esto y ves que en tu cama está tu pareja y los niños, más vale que cojas una manta y vayas al sofá o no dormirás una noche tranquilo. Como veis, se trata de una afección muy importante, que altera tu salud y lo que hay alrededor.

Esperamos que, después de toda esta información, tengas un rato para pensar. Por supuesto, no recomendamos que lo hagas siempre, sobre todo si tienes pareja. Pero recuerda darte al menos un par de noches para ti, en donde duermes a pierna suelta. Porque te mereces un poco de descanso y espacio para ti.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
  • http://www.actitudfem.com/
  • compartir-la-cama-es-malo-para-la-salud-www.shoppingdoslencoistermicos.com.br/
  • http://www.eldiario24.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter