Escrito por Tendenzias

La escarlatina y sus síntomas, contagios y tratamientos

La escalartina o la fiebre escarlata es una de las enfermedades que más afectan a nuestros más pequeños en la sociedad actual. Si quieres conocer todo sobre la escarlatina y sus síntomas, contagios y tratamientos, no te pierdas nuestra entrada en Viviendo Sanos, porque abordaremos los síntomas de la escarlatina, el contagio de la escarlatina y los diferentes tratamientos para la escarlatina. Con todos nuestros consejos y recomendaciones, sabrás cuándo te encuentras ante un caso de fiebre escarlata y debes acudir al médico lo antes posible para que lleve a cabo el tratamiento más personalizado posible.

Qué es la escarlatina

El streptococcus pyogenes es el principal causante de esta enfermedad infecciosa conocida como escarlatina o fiebre escarlata. La incubación de esta enfermedad aborda un periodo entre 2 y 4 días. Aunque esta enfermedad infecciosa sea bastante común, cada vez hay menos casos de escarlatinas graves. Por lo general, la escarlatina se presenta de manera muy leve que incluso suele confundirse con amigdalitis. Tanto es así que hasta que el niño no termina esta enfermedad, no nos percatamos de la enfermedad que ha padecido, solo nos damos cuenta cuando notamos descamación en la piel. Por tanto, no hay que preocuparse en exceso puesto que esta enfermedad en su acción leve puede ser parecida a la varicela.

Que es la escarlatina streptococcus

Síntomas de la escarlatina

Los síntomas de la escarlatina van desarrollándose en distintas etapas que se muestran en distintos días y de diferentes formas.

Los primeros dos días se produce un pico muy alto de elevadas fiebres por encima de los 38 grados centígrados, dolores de cabeza, garganta, amígdalas, vómitos e incluso temblores. Asimismo, notamos cómo los ganglios del cuello se inflaman y se nos quitan las ganas de comer. En estas primeras 48 horas, aparecen en la piel unas erupciones rojizas, llamados exantema, en especial en la parte de las ingles, axilas y cuello, que se van extendiendo paulatinamente por todo el cuerpo.

Sintomas de la escarlatina fiebre alta

Entre el tercer y el quinto día, aparecen unos puntos rojos con algo de relieve en la piel. Este enrojecimiento se extiende por las zonas más sensibles, como axilas, codos e ingles. Asimismo, las papilas gustativas de la lengua empiezan a tener más tamaño y adquieren la forma de una frambuesa, tal y como lo denominan los médicos. La zona de alrededor de la boca no se ve afectada en ningún momento. Cabe destacar que a los cuatro días, empieza a descamarse la piel.

Sintomas de la escarlatina exantema

Al cabo de una semana, el nivel de fiebre se reduce y comenzamos a tener mejores sensaciones. En caso de que vuelvan a presentarse temperaturas muy altas, esto quiere decir que se ha producido alguna complicación. Por tanto, habría que acudir al médico para que nos informe de la situación de la escarlatina.

Sintomas de la escarlatina desescamacion de la piel

Durante los próximos días y al cabo de un tiempo, vemos cómo la piel se descama de las partes del cuerpo, comenzando en primer lugar por la parte facial y después por el resto del cuerpo, hasta terminar en las palmas de las manos y en los pies.

Es muy importante que, aunque los exantemas nos produzcan picazón, evitemos cualquier tipo de contacto o de rascarnos.

Causas de la escarlatina

Las causas de la escarlatina o fiebre escarlata se deben principalmente por una infección producida por el estreptococos de tipo A, conocidos científicamente como steptococcus pyogenes. La infección provocada por los estreptococos se produce por medio de las mucosas, transmitidas en gestos tan habituales como un estornudo o la tos. Asimismo, otro de los medios de contagio de esta enfermedad se producen por el hecho de entrar en contacto, tanto directo como indirecto, con cualquier persona u objeto infectado. Así pues, si un niño contagiado con la escarlatina toca un juguete del colegio y, a continuación, otro niño coge ese mismo juguete, es muy probable que este último vaya a padecer esta enfermedad. Puede ocurrir con cualquier objeto o persona, pues se trata de gestos propios de la rutina diaria. Pasados unos tres días, el infectado comenzará a percibir los síntomas de la escarlatina. Cabe destacar que un paciente en los inicios de la escarlatina, es decir, durante el periodo de incubación, ya puede infectar a otros seres humanos.

Causas de la escarlatina mucosas del estornudo
En caso de que los pacientes afectados no reciban el tratamiento, podrán contagiar a otras personas hasta unas tres semanas seguidas. El tiempo de contagio se disminuye una vez iniciado el tratamiento de antibióticos.

¿Y dónde comienza la escarlatina? En este punto debemos retomar el inicio del contagio. El ser humano como tal almacena el agente que provoca la escarlatina, pero a menudo no resulta afectado por este agente. En invierno, el 20 % de las personas portan el estreptococos productor de la escarlatina en la faringe; muchos de ellos sin llegar a dar señales de escarlatina.

Causas de la escarlatina estreptococos
Pese a que existan tratamientos para alcanzar la inmunidad ante el estreptococos, existen unos agentes subyacentes que motivan al organismo a seguir produciendo esta enfermedad y finalmente recaer una y otra vez. Por tanto, lo importante es seguir las recomendaciones y el tratamiento que indique el médico de confianza.

Contagio de la escarlatina

El contagio de la escarlatina se manifiesta principalmente en los niños de más de dos años, sobre todo, durante el curso escolar. La bacteria de la escarlatina se transmite por contacto directo, ya sea con un tosido, estornudo o incluso hablando. La vía respiratoria es la forma más habitual por la que se contagia la escarlatina en niños de entre 2 y 10 años, pero no suele contagiarse en adultos. También es bastante frecuente que el contagio se produzca al compartir objetos que haya usado el niño, como un bolígrafo o un juguete. El periodo más habitual en el que aparece esta enfermedad infecciosa es en otoño, invierno y primavera.

La escarlatina puede presenciarse en un primer momento como una faringitis estretocócica o por una herida infectada. En caso de que se haya producido por una herida, no aparecerá ningún dolor de garganta en el niño afectado.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
Contagio de la escarlatina faringitis estretococica

Pueden darse varios casos de escarlatina en la vida de un individuo por la manera en la que su cuerpo forma los anticuerpos e incluso existen personas que son inmunes a esta bacteria, aunque estén expuestos a un caso de fiebre escarlata.

Escarlatina contagio

Desde el momento en el que se asimila la enfermedad, cualquiera puede contraerla y contagiarla. Por medio de cualquier tipo de mucosidad, que se transmite en los estornudos, al toser o por el sudor, cualquier persona puede contagiarse de la escarlatina.

Escarlatina contagio contacto directo
Atención: es importante que recordéis que aunque ya hayáis pasado esta enfermedad, es probable que el brote venga de un estreptococos subyacente y, por tanto, podáis recaer nuevamente, así que tened mucho cuidado en caso de que veáis que haya un nuevo brote de escarlatina cerca de tu entorno.

Escarlatina en adultos

Pese a que esta enfermedad la padezcan principalmente los niños, los adultos también pueden llegar a experimentar los síntomas de la escarlatina en caso de que de pequeños no la hayan pasado. Debemos tener en cuenta que la fiebre escarlata es una enfermedad que todo ser humano debe afrontar al menos una vez en la vida. Una vez se haya contagiado, el cuerpo humano reforzará sus defensas para evitar que en el futuro vuelva a padecer esta enfermedad.

Escarlatina en adultos diez dias de incubacion
El proceso de la escarlatina en adultos es algo diferente de lo habitual. La incubación de la escarlatina suele durar unos diez días aproximadamente con episodios muy agudos. Los síntomas que percibirá el adulto serán fiebre, dolores de garganta y erupciones por todo el cuerpo.

Escarlatina en niños y bebés

Constituye un hecho bastante habitual encontrar a niños entre los 5 y los 10 años que padezcan escarlatina. La escarlatina en niños y bebés es bastante habitual, además de que el contagio es más sencillo que con los adultos. El motivo de la facilidad de contagio puede derivar de que un adulto tiene la consciencia y la madurez en saber lo que debe hacer para curarse, mientras que un niño o un bebé se encuentra en desarrollo de valorar lo que se debe y lo que no se debe hacer, sobre todo en edades tan tempranas como los 5 años.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);
Escarlatina en ninos y bebes contagio mas facil

El modo de contagio de la escarlatina en niños y bebés es tan fácil como llevarlos al colegio. Pese a que el colegio es una de las instituciones que ayudan y promueven la educación de los niños, debemos admitir que también es una fuente de contagio de numerosos virus y enfermedades. Muchas de estas enfermedades viene bien que las pasen a edades tempranas, como puede ser la varicela, y por eso se recomienda encarecidamente que asistan al colegio pese que haya un brote de varicela. En cambio, con la escarlatina, al tratarse de una enfermedad en la que se puedes sufrir recaídas, debemos avisar a nuestros hijos y destacarles la importancia que tiene la higiene en esos días de invierno.

Escarlatina en ninos y bebes contagio en el colegio
Aunque en este apartado se trate también el tema de la escarlatina en los bebés, debemos incidir en que los bebés son aparentemente inmunes a cualquier enfermedad hasta los 2 años. ¿A qué se debe esto? Durante el alumbramiento, la madre transmite los anticuerpos de su organismo al bebé a través de la placenta, por lo que tienen medios suficientes para defenderse de los agentes infecciosos.

Escarlatina en ninos y bebes inmunes
En el momento en que sientas que algo cambia en tu organismo o empieces a padecer los síntomas de la escarlatina, no dudes en acudir a tu médico. Este especialista podrá proporcionarte el tratamiento más adecuado y personalizado posible según tus necesidades.

Tratamientos para la escarlatina

Un especialista médico puede recomendarnos y recetarnos diversos tratamientos para la escarlatina. Para vuestra información, toda enfermedad infecciosa que se haya producido por un estreptococo debe tratarse con antibióticos. La primera opción para combatir contra la escarlatina es la penicilina por vía oral o la amoxicilina en comprimidos. En caso de que tengas alguna alergia a la penicilina, existen otros tratamientos basados en eritromicina o azitromicina que tienen una duración inferior a 10 días que también acaban con esta enfermedad infecciosa. Pese a estas indicaciones, lo mejor y lo apropiado es acudir a nuestro médico de cabecera, que vea todos los síntomas que presenciamos y nos recete el medicamento más adecuado para acabar con este problema.

Tratamientos para la escarlatina antibioticos

Además, un tratamiento muy sencillo y natural para acabar con la escarlatina es beber mucha agua, zumos de naranja, pomelo o limón naturales.

Tratamientos para la escarlatina beber agua y zumos

También cabe destacar en estos casos que, aunque parezca la vacunación como una solución para eliminar esta enfermedad, no es útil debido a que la escarlatina se produce por una bacteria, por lo que la vacunación no tendrá ningún efecto.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

¿Pueden producirse complicaciones con la escarlatina? Como todas las enfermedades, hay que tener mucho cuidado y estar muy atento a los síntomas que vayamos detectando, puesto que un mal tratamiento de la escarlatina puede producirnos otitis, abscesos faríngeos o incluso fiebre reumática. Por tanto, nada más notar los síntomas de los primeros días de la escarlatina, es mejor acudir a nuestro especialista para que vea la evolución de la fiebre escarlata.

Prevención de la escarlatina

Cualquier persona o animal puede ser portador de esta enfermedad. Tampoco vamos a aconsejarte que no te acerques a nadie más para disfrutar de una buena salud; no obstante, queremos darte una serie de consejos para la prevención de la escarlatina.

Prevencion de la escarlatina en invierno
En caso de que conozcas de primera mano casos de pacientes con escarlatina, evita el contacto directo e indirecto con ellos. Asimismo, durante la época de invierno, evita acercarte a las escuelas y abrígate bien para ayudar a tu organismo a que combata contra los agentes infecciosos que tratan de dañarlo.

Prevencion de la escarlatina higiene
La higiene desempeña un papel fundamental en la prevención de la escarlatina. Es importante mantener limpias las manos en todo momento, de esta forma, evitaremos cualquier tipo de contagio que provenga de este medio.

Si quieres conocer más sobre otros temas relacionados con enfermedades y cómo combatirlas, no dudes en consultar las siguientes entradas:

ViviendoSanos.com

Newsletter