Escrito por

Qué es el blanqueamiento anal y cómo es el proceso ¿Se puede hacer en casa?

Sí, hoy te vamos a contar qué es el blanqueamiento anal y cómo es el proceso ¿Se puede hacer en casa? ¿El motivo? La alta demanda de esta moda que, poco a poco, se va asentando en la sociedad. Es más, el capítulo de Keeping Up With The Kardashians, en el que Kim Kardashian se hacía un blanqueamiento anal, disparó la demanda en todo el mundo.

Pero, a pesar de su auge, poca gente sabe en qué consiste el proceso. Por tal motivo, vamos a poner luz sobre Qué es el blanqueamiento anal y cómo es el proceso. Y, sobre todo, responder a la gran pregunta: ¿Se puede hacer en casa?

¿Qué es el blanqueamiento anal y cómo es el proceso?

A quien se pregunte qué es el blanqueamiento anal y cómo es el proceso, hay que empezar a decirle que el nombre no engaña. Es lo que dice ser. Es decir, una acción que consisten en blanquear la zona del ano. Una zona, por cierto, oscura por naturaleza, pero a la que la moda ha demonizado hasta este punto.

Usando una terminología algo más profesional, responder a qué es un blanqueamiento anal nos llevaría hasta el tratamiento que sirve para blanquear la piel que rodea el ano. Y no, no es un proceso que esté sujeto a recomendaciones médicas, sanitarias o de salubridad. Un blanqueamiento anal corresponde, simple y llanamente, a una finalidad: mejorar la imagen. Aunque esto dependerá de cada caso. Y es que no a todo el mundo le gusta más un ano aclarado que con su tono normal.

Obviamente, al ser un tratamiento que ha eclosionado en el siglo XXI, las preguntas sobre su aplicación se acumulan. Lo cierto es que el boom mediático de los blanqueamientos anales ha venido, directamente, del cine para adultos y el mundo de las strippers. Muchos de ellos, convertidos desde hace tiempo en estrellas globales, no han tenido problema en reconocer que se han sometido a un blanqueamiento anal.

Es más, la rumorología hollywoodiense cuenta que fue una actriz erótica, por pura casualidad, quien descubrió este tratamiento. Lo hizo echándose cera en la zona del ano, y comprobando que funcionaba. El siguiente y lógico paso consistía en encontrar una fórmula en la que el aclarado fuera permanente. El resto es historia. El blanqueamiento anal es tendencia, a pesar de las advertencias y recordatorios de profesionales sanitarios. La piel del ano y los genitales siempre es más oscura que la del resto del cuerpo.

¿Cómo es el proceso de blanqueamiento anal?

Mucha gente, antes de someterse al tratamiento, se preocupa de buscar cómo es el proceso de blanqueamiento anal. Y lo cierto es que no es un secreto de Estado. Tan sencillo como aplicar ácido kójico a la zona del ano que, eso sí, antes ha sido lubricada y protegida por una cera especial que potencia el aclarado.

Cuando el ácido está aplicado en la zona, el aplicador lo frota enérgicamente para, a continuación, dejarlo actuar el tiempo estimado. Eso sí, esto no supone el fin del proceso. Durante las siguientes semanas, el paciente debe complementar el aclarado con una crema blanqueadora. Crema potente que tendrá que echarse dos veces al día, a veces, durante varias semanas.

¿Dónde se realizan los blanqueamientos anales?

Una vez sabemos en qué consiste el tratamiento, toca buscar algún sitio donde se realizan los blanqueamientos anales. En este sentido, los centros de estética han estado rápidos y se han posicionado como referentes de la aplicación del tratamiento. No obstante, algunos spas y baños termales también cuenta con este servicio. Es cuestión de mirar, preguntar y comparar, pues el precio puede variar mucho de unos a otros.

La sesión de blanqueamiento anal no llevará más de 30 minutos al especialista. Por todo, la horquilla de precios del blanqueamiento anal está entre 100 y 200 euros. Lo habitual es que en una visita quede todo solucionado. Ahora, quien tenga la piel muy oscura, a lo mejor debe repetir sesión. El precio, en tal caso, subiría aunque no el 100% en cada sesión. Para posteriores, se suelen hacer ofertas a los clientes, al requerir menos tiempo y producto.

Riesgos del blanqueamiento anal

Los riesgos del blanqueamiento anal son muchos y, en algunos casos, peligrosos. Si lo dejamos en manos de un profesional, puede pasar algo pero no es lo habitual. Si lo hacemos en casa, el peligro se multiplica. Estos son los riesgos del blanqueamiento anal.

Al final, es tan sencillo como que nos están echando ácido en el ano. Obviamente, ni ginecólogos, ni dermatólogos aprueban esta práctica. Sobre todo, tras ver como algunos pacientes han acudido a sus consultas con quemaduras, heridas abiertas o irritaciones severas. Por ello, conviene informarse bien sobre el sitio al que decidamos ir. Y es que otro riesgo añadido, si no hay suficiente salubridad, es que contraigamos un herpes o una infección.

Un último riesgo del blanqueamiento anal, menos conocido pero igual de peligroso, es la estenosis. En este caso, que el canal del ano se dé de sí o se estreche y dificulte o facilite en demasía el tránsito de las heces.

Blanqueamiento anal ¿Se puede hacer en casa?

Si tras leer el artículo, sigues con la misma idea, te contamos que un blanqueamiento anal se puede hacer en casa, obviamente, pero no es recomendable. De hecho, las cremas con ácido kójico están al alcance de cualquiera con acceso a Internet. No sólo eso. Puedes complementar tu blanqueamiento anal casero con hidroquinona, otro de los elementos utilizados en este tratamiento de aclarado anal.

No obstante, y ante el complicado acceso a la zona a blanquear, la recomendación que dan los sanitarios es que pongamos el proceso en manos de un profesional. No sólo tendrá una visión mucho más completa de la zona, sino que sabrá cómo, dónde y cuánto ácido kójico aplicar. Vale que 200 euros es un dinero, pero más caro sale no poder sentarte durante un tiempo.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos