BLACK FRIDAY de Amazon, no te pierdas sus ofertas, te dejamos un enlace con las mejores rebajas
Escrito por

Cómo controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta

Te has decidido a hacer dieta de una vez por todas y esta vez vas a intentar que la ansiedad no se apodere de ti cuando lleves varias horas sin comer nada, pero ¿es posible superar dicha ansiedad?. Puede que llegue a ser algo que realmente nos cueste pero no es imposible así que atento porque a continuación, te explicamos cómo controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta.

Porqué sufrimos ansiedad al hacer dieta

Si te has puesto a dieta en alguna ocasión, quizás hayas experimentado una sensación excesiva de ansiedad por la comida. Al margen de que hacer dieta (y más si es una muy estricta), supone un sacrificio importante que afecta a nuestra mente y nos puede llegar a provocar ansiedad, lo cierto es que el principal motivo de esta sensación en periodos en los que nos ponemos a régimen, suele deberse a que reducimos bastante el consumo de carbohidratos.

Cierto es, que las dietas bajas en carbohidratos ofrecen una serie de beneficios, desde la pérdida de peso hasta la mejora en la salud del corazón. Pero eso no significa que no tengan efectos secundarios. Entre los síntomas por hacer dieta en la que se eliminen o se reduzcan los carbohidratos nos encontraremos: fatiga, depresión, falta de motivación, irritabilidad e inquietud, que también son síntomas asociados con la ansiedad. Todo ello sin olvidar que de repente, nuestro cerebro parece más obsesionado que nunca por la comida y no es otra cosa que la necesidad de una ingesta de carbohidratos que requiere para que podamos sentirnos bien.

Si sigues una dieta baja en carbohidratos y tiene estos síntomas, consulta a tu médico para determinar si es uno de los efectos secundarios temporales de su dieta o es algo más serio pero de ser solo una fase, puede que pueda poner remedio con algunos de los consejos que os ofrecemos más adelante.

Dieta baja en carbohidratos y tu cuerpo

Los carbohidratos sirven como la fuente de energía preferida de nuestro cuerpo, y la ingesta dietética de referencia sugiere que obtengamos al menos 130 gramos de carbohidratos por día para una buena salud. Si bien no existen pautas establecidas sobre cómo hacer una dieta baja en carbohidratos, muchas de las dietas más populares comienzan con una ingesta muy baja de carbohidratos, lo que nos limita a consumir de 20 a 50 gramos de carbohidratos por día. Sin suficientes carbohidratos, nuestro cuerpo se ve obligado a quemar grasa para obtener energía. Tu cerebro no puede usar ácidos grasos como combustible, por lo que su hígado convierte la grasa en cetonas, empujando su cuerpo a la cetosis, que es el objetivo de su restricción severa de carbohidratos.

Dieta baja en carbohidratos y ansiedad por comer

Durante los primeros tres días de una dieta baja en carbohidratos, puedes sentirte cansado y débil o experimentar palpitaciones, dolores de cabeza o sudores fríos. Aunque en principio no se debe llevar el tema de la ansiedad a los extremos, o de hecho no se sufren episodios que sean excesivamente preocupantes, sí podemos decir que se han dado casos de personas que han tenido realmente serios problemas de ansiedad al seguir una dieta o régimen que les privaba comer de carbohidratos.

Si tienes deseos constantes de comer mientras estas a dieta, es solo una fase más del proceso. Dependiendo de la duración de la dieta puede que necesites adaptarte de otro modo, quizás reduciendo la ingesta de comida poco a poco de modo que no notes tanto ese deseo por comer.

Consejos para mejorar los síntomas

Agregar carbohidratos puede ser una forma de curar tus ansias por comer mientras estás a dieta. Si bien es posible que no toleres menos de 50 gramos de carbohidratos por día, agrega lo suficiente para seguir con una dieta baja en carbohidratos (comer 130 gramos o menos) puede ayudarte a sentirse mejor y avanzar hacia sus objetivos de peso. Habla con tu médico o un dietista sobre cómo encontrar el equilibrio adecuado de carbohidratos.

Sin embargo, es posible que los carbohidratos no sean la única razón por la que te sientes ansioso o tienes más ganas de comer. Además de ser baja en carbohidratos, estas dietas también son bajas en sodio, que se sabe que causa síntomas similares a la gripe. Agrega un poco de sal a tu comida puede ser todo lo que necesita para sentirse un poco más como usted mismo. Las dietas bajas en carbohidratos también causan deshidratación, así que asegúratee de obtener suficiente agua. Los adultos necesitan de 8 a 12 tazas por día.

Qué evitar para reducir la ansiedad

Si bien parece haber una asociación entre la dieta y los problemas de salud conductual, como la ansiedad, los científicos todavía no están seguros de la conexión y no han determinado la mejor dieta a seguir para controlar los síntomas. Sin embargo, si eres propenso a la ansiedad, es posible que desees evitar los alimentos y bebidas ricos en cafeína, que incluye café, té normal, refrescos de cola y chocolate. Este estimulante del sistema nervioso puede desencadenar ansiedad y de hecho, muchas dietas baja en carbohidratos sugieren que limites tu consumo de cafeína.

Remedios para controlar la ansiedad por comer al hacer dieta

Una vez hemos visto el porqué tenemos ansiedad por comer cuando estamos a dieta, también podemos aplicar una serie de remedios que nos ayuden a aguantar:

Como controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta

Debes buscar alternativas

Para restablecer una buena relación con los alimentos mientras estás a dieta y no sentir ansiedad por ellos, es útil reflexionar sobre las ventajas y desventajas del comportamiento alimentario. A partir de esta conciencia, es posible aprender a identificar las causas de las situaciones en las que uno se sumerge en la comida para satisfacer, erróneamente, una necesidad psicológica de tal manera que se evite que encuentren una forma alternativa.

Es decir, si me siento frustrado, no me meto en la comida, lo que indudablemente me genera una desventaja, pero encuentro una solución más útil, como, por ejemplo, hacer una llamada telefónica a un amigo, salir a caminar y cosas así.

Cosas que hacer en caso de sentir ansiedad

Puedes usar estas estratagemas simples:

  • piensa y anota todos los beneficios de perder peso y vuelva a leer la lista cada vez que la motivación disminuya
  • siempre come sentado y despacio, sin distracciones
  • vete a comprar al supermercado el estómago lleno y con una lista preparada
  • Practica deportes con los que mantener no solo el cuerpo en forma, sino la mente ocupada.
  • Debes tener una bebida ligera o sin calorías al alcance de su mano para combatir el deseo de algo dulce

Elimina alimentos de la despensa mientras estás a dieta

Primordial es además tener la despensa vacía de las “tentaciones” que podemos tener en caso de ansiedad mientras estás a dieta.

La ingestión de dulces y, en general, esos carbohidratos de los que os hemos hablado como la pasta y el pan producen un pico de glucemia alto , que a su vez produce un pico de insulina igualmente alto. Esta situación causa la sensación desagradable de un agujero en el estómago (incluso después de solo 2 horas desde el final de la “comida”), lo que de nuevo induce la búsqueda de alimentos dulces. Un círculo vicioso que se interrumpe al limitar la ingesta de azúcar a un mínimo. Por ello quita las galletas, bollería, pasta y demás alimentos que sabes que haciendo dieta no puedes comer.

Llena la despensa y nevera de alimentos saludables

Por otro lado debes llenar la nevera y despensa con alimentos que sean saludables y te aporten un beneficio mientras estás a dieta. Aunque no nos guste, tenemos que dejar paso a ver a diario en la nevera y en la despensa frutas y verduras que por otro lado son la clave para tener éxito en cualquier dieta ya que pueden ser el mejor “snack” que tomar entre horas sin coger peso y aliviar así la ansiedad.

Como controlar ansiedad por comer cuando hacemos dieta

Come varias veces al día

Aunque estemos a dieta nadie nos impide que podamos dividir el regimen en varias comidas. Cinco al menos y todas ellas controladas por el peso y cantidad de comida que puedes tomar.

Come acompañado

Aunque suene a tontería es mejor que comas acompañado si estás a dieta y sientes mucha ansiedad por la comida. En primer lugar, porque la compañía es equivalente a compartir y ayuda a enriquecer la propia vida con experiencias psicológicamente nutritivas, en segundo lugar porque la presencia de otras personas puede convertirse en un incentivo para no ceder a las tentaciones de la comida.

Artículo de interés:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos