Escrito por Tendenzias

El método de Dalí nos explica cómo dormir bien en tan sólo dos horas

Ya dormiré cuando me muera‘. Cuántas veces no habremos esta expresión, habitualmente, de boca de alguien bastante bruto en las formas pero no carente de razón. Dicho lo cual, si los especialistas llevan décadas recomendando dormir ocho horas, por algo será. Ahora, que todo el mundo haga caso, obviamente, es imposible.

Hay quienes necesitan medio día de sueño para ser personas. Por el contrario, hay quienes con mucho menos descanso diario, funcionan durante todo el día a las mil maravillas.

Entre estas personas de poco dormir y mucho hacer, como no podía ser de otra manera, ha habido gente ilustre que ha intentado dar a conocer, con mayor o menor éxito su método. Uno de ellos, Salvador Dalí, sostenía que con dormir dos horas al día, era suficiente.

Dalí – 2 horas

Su técnica, denominada Súperhumano, combina la eficiencia y la comodidad, aunque no es aplicable a todo el mundo. Básicamente, Dalí propone dormir 6 siestas de 20 minutos cada 4 horas. Al final del día, la persona habría dormido sólo dos horas, pero media docena de veces. Eso sí, tiene una letra pequeña importante: si te saltas una sola toma, darás al traste con el trabajo y tu cuerpo caerá agotado.

Según recogen los libros de historia, Salvador Dalí compartía este método de sueño con Leonardo Da Vinci. Ambos querían aprovechar al máximo el día, para desarrollar todo el talento que tenían dentro.

En el caso del artista catalán, a veces ni apuraba los 20 minutos. Se dormía con una cuchara en la mano y una bandeja metálica junto a la cama. Cuando la cuchara se le caía de la cama, el ruido que hacía al caer le despertaba. Así, no sólo se garantizaba dormir no más de 20 minutos, sino que podía recordar las ideas que le venían a la cabeza en el estado previo de vigilia. Todo ventajas para el bueno de Dalí.

Buckminster Fuller – 2 horas

Por su parte, Richard Buckminster Fuller, sin llevar la contraria a Dalí, sí corrigió en algo su teoría. En este caso, mantenía las 2 horas de sueño, pero las repartía en 4 siestas de 30 minutos, dormidas cada 6 horas. El mismo Buckminster asegura que su vitalidad se renovó cuando comenzó a aplicar el Dymaxion, como se llamó esta técnica.

Es un ciclo de sueño que roza los límites del aguante humano pero, en sus revisiones, el inventor parecía estar completamente sano… ¡tras años de Dymaxion!

Tesla – 2 horas y 20 minutos

Nikola Tesla también echó mano de estas técnicas para dormir poco pero de calidad con otra curiosa fórmula. El inventor dormía 2 horas por la noche y hacía una siesta de 20 minutos por el día.

Al ser pionero en este campo, la técnica se bautizó como Tesla y, gracias a ella, hoy en día tenemos un impresionante legado del inventos del croata. Y es que, según los escritos, su mayor inspiración siempre le venía de noche y tenía que estar despierto.

También te puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter