Escrito por Tendenzias

10 beneficios de dejar de fumar: cómo mejora nuestra salud

El tabaco es uno de los grandes males de nuestro tiempo. Millones de personas caen en la tentación del cigarrillo, aún a sabiendas de lo perjudicial que es para la salud. Y una vez que se empieza, dejarlo es muy difícil. De todas formas, si estás pensando en dejar de fumar, desde aquí te animamos diciéndote 10 beneficios que vas a obtener.

10 beneficios de dejar de fumar

Mejoras inmediatas

Los efectos positivos de dejar el tabaco se comienzan a sentir muy pronto, apenas un par de días sin probar el tabaco. Es cierto que probablemente también estemos con el “mono”, pero nuestro cuerpo estará comenzando a purificarse, eliminando todo el monóxido de carbono del humo del cigarrillo. Del mismo modo, muy pronto empezaremos a notar también los efectos positivos de dejar de fumar sobre la circulación.

Respirar mejor

El tabaco favorece la acumulación de mucosa ya que reseca los mocos y les impide salir con naturalidad, además de ensuciar nuestras fosas nasales. Esto repercute en una mayor profusión de mucosa, sobre todo de carácter espeso o sólido, que dificulta el paso de aire por las fosas nasales. Del mismo modo, el tabaco también contribuye a crear la obstrucción nasal que provoca otras incómodas afecciones como la sinusitis.

Recuperar gusto y olfato

Muchos fumadores tienen los sentidos del olfato y del gusto tan atrofiados,que cuando dejan de fumar se sorprenden enormemente del sabor y del olor delas cosas. Tanto tiempos con las fosas nasales atascadas, nos devuelve a un mundo de sensaciones en el que da la impresión de que vuelve a ser la primera vez que lo probamos todo. El aire huele distinto, notamos muchos mejor todos los matices de sabores y olores y, en definitiva, podemos volver a saborear y oler la vida tal y como es.

Desaparecen síntomas como la tos

Cualquier que viva con un fumador sabe que la tos es una constante en su vida. La mayoría de fumadores, en cuanto se levantan por la mañana, lo primero que hacen es ponerse ea toser y a escupir esas asquerosas flemas que se acumulan en su garganta durante la noche por culpa del tabaco. Esa tos incluso se puede llegar a volver crónica con el tiempo, así que lo mejor es dejar de fumar antes de que eso suceda.

Aumenta la resistencia física

No hace falta decir que el tabaco afecta enormemente al rendimiento de los pulmones, lo cual está íntimamente relacionado con nuestra resistencia física o nuestra capacidad de recuperación. No es ningún secreto que las personas fumadoras ven reducidas en mucho su capacidad física. Se fatigan al mínimo esfuerzo y en cuanto fuerzan un poco el cuerpo ya se ahogan, les arde el pecho y les cuesta respirar. Sin embargo, al dejar de fumar se irá recuperando parte de esa capacidad pulmonar que nos permite realizar esfuerzos más prolongados.

Se fortalece el aparato respiratorio

Como decimos en el punto anterior, al dejar de fumar se comienzan a recuperar los pulmones y mejoramos nuestra capacidad respiratoria y de admisión de oxígeno. Pero esta no es la única ventaja para el aparato respiratorio. Fumar es un hábito negativo que puede afectar a numerosos agente del aparato respiratorio (pulmones, bronquios, bronquiolos, etc). Por tanto, dejar de fumar es una garantía para conseguir que nuestro aparato respiratorio sea más fuerte y esté preparado contra posibles dolencias o enfermedades.

Reduce riesgo de enfermedades

Cuando uno oye la palabra tabaco, casi siempre se le asocia una enfermedad que es uno de los grandes males de nuestro tiempo: el cáncer. Se suele creer que el tabaco es solo principal culpable del cáncer de pulmón, y en ese caso concreto es cierto. Sin embargo, la lista de enfermedades que puede provocar el tabaco es mucho más amplia, ya va desde las enfermedades cardiovasculares, hasta muchos otros tipos de cáncer (de lengua, de faringe, etc). Está claro que nunca se puede reducir a cero las posibilidades de sufrir una de estas enfermedades, pero desde luego dejar de fumar ayuda a reducir el riesgo.

Mejora el aliento

El tabaco es una de las principales causas de mal aliento. Para una persona no fumadora, es muy desagradable tener que halar con una persona a la que el aliente le huele mucho a tabaco. Y ya no digamos a la hora de besar a alguien. Hay quien prefiere besar a alguien que se acabe de comer un puñado de ajos con chili, antes que a alguien que se acabe de fumar un cigarro. Si quieres que tu aliento deje de oler a cenicero, deja de fumar.

Salud de dientes y encías

El humo del tabaco contiene numerosas sustancias que no solo perjudiciales para la salud, sino también para la imagen. Por ejemplo, el humo del tabaco provoca que las encías estén más débiles y hace que los dientes cobren una tonalidad amarillenta, además de dañar su estructura natural.

Ahorro de dinero

Muchos fumadores no piensan en ello pero, ¿cuánto dinero se pueden haber gastado en tabaco a lo largo de su vida? ¿Qué cosas podría haber hecho o qué se podría haber comprado si en lugar de desperdiciarlo en tabaco lo hubiera ahorrado y gastado en otra cosa? El tabaco es un vicio caro. Pongamos que una persona que fuma una caja de tabaco al día gasta unos 150 euros al mes (casi 5 euros la caja de tabaco, multiplicado por 30 días). Esto hace la friolera de alrededor de 2.000 euros en tabaco al año. El precio de un viaje en pareja, o de un coche de segunda mano.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Estas son solo algunas de las muchísimas razones que hay para dejar de fumar. Nosotros añadiríamos otra más, y es para dar ejemplo. Es importante que se de ejemplo en asa y que se comience a concienciar a las nuevas generaciones de los perjudicial que es el tabaco. Solo con un trabajo desde la base de la educación se conseguir reducir el consumo de esta droga que mata millones de personas.

Te puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter