Escrito por

Propiedades y beneficios del aceite de nabina

Hablar de las propiedades y beneficios del aceite de nabina, aunque muchos no lo sepan, es hablar de las propiedades y beneficios del aceite de colza. El mismo aceite que durante décadas alimentó a generaciones, pero el mismo que lleva estigmatizado, al menos cara al público, casi 40 años. A pesar de ello, la industria alimentaria no le ha dado la espalda. Han aprovechado las propiedades y beneficios del aceite de nabina para usarlo en el 90% de productos que están en el mercado. Por tal motivo, por su historia y por su futuro, el aceite de nabina merece hoy toda nuestra atención.

Qué es el aceite de nabina

Empecemos por el principio: qué es el aceite de nabina. Es, ni más ni menos, que el aceite de colza. Un producto más habitual de lo que mucha gente piensa, a pesar del estigma que arrastra desde abril de 1981. Ese año, una partida en mal estado de este aceite de colza, provocó una intoxicación masiva que derivó en más de 3800 muertos y 60.000 heridos.

El problema de esa partida de aceite de colza, es que se hizo pasar por aceite de oliva. Lo primero. Lo segundo es que contenía un pesticida ilegal que se había añadido de forma manual y torticera. Algo que podía haber ocurrido con una partida de leche, zumos o alcohol. Pero no, pasó con la colza, y el producto cayó en el más absoluto ostracismo. El cambio de nombre ha ayudado a recuperar esta grasas, beneficiosa como pocas.

Una auténtica tragedia en la que el culpable, para sorpresa de muchos, fue un aceite que llevaba décadas comercializándose. El aceite de colza quedó señalado pero la industria no tardó en recuperarlo, con un sencillo cambio de nombre: aceite de nabina. Maravilla del marketing. Y es que la industria alimentaria no tiene problema en retorcer el diccionario todo lo necesario para conseguir números verdes a final de año.

No obstante, en este caso estaría justificado. El aceite de nabina es imprescindible en los productos envasados, y nada hace pensar que sea nocivo o peligroso para el organismo. Nada que ver con el aceite de palma. De hecho, por eso mismo, las autoridades sanitarias no pusieron pegas a que se mantuviera en comercialización, pero cambiando el nombre, pues al cliente le cuesta más olvidar.

De dónde procede el aceite de nabina

Pero, ¿de dónde procede aceite de nabina? Pues se trata de un caldo que pertenece al grupo de las grasas monoinsaturadas, es decir, grasa de la buena, de la que ayuda al sistema cardiovascular y su normal funcionamiento. Además, ayuda a reducir el colesterol. Todo comienza en la planta conocida como nabina o colza. Es de su flor de la que se extrae el aceite, tras exprimirla. Aunque estas flores tienen otros usos, además del gastronómico.

Y es que, por ejemplo, en otras latitudes de Europa, el aceite de nabina es utilizado como condimento. Y ojo, que también se usa para el alumbrado.

La textura del aceite de nabina es oleosa, y su color habitual es el pardoscuro, aunque va cambiando con cada proceso de refinado al que le someten. Que su uso está recomendado y aprobado por las autoridades europeas, queda constatado por el hecho de que Alemania lo usa como elemento principal en su cocina más habitual.

Por último, para analizad de dónde procede el aceite de nabina, merece la pena ver su composición química. En este caso, ácido erúcico, ácido linoleico, vitamina E y ácido linolénico. El objetivo de muchos países ha sido reducir el nivel del ácido erúcico al mínimo, dejando atrás el 50% de media que ocupa ahora. De momento, es Canadá el país que se lleva el gato al agua, dejándolo en un 2%.

Propiedades y beneficios del aceite de nabina

Las propiedades y beneficios del aceite de nabina, por tanto, son muchos y variados. A los ya comentado, sumaremos alguno más que dejarán al aceite de colza más cerca de una redención que nunca debió buscar.

Por continuar con el ácido erúcico, lo cierto es que al ser un ácido monoinsaturado, en concreto de los denominados Omega 3 y Omega 6, es sano y beneficioso para el sistema cardiovascular. Obviamente, su consumo en exceso puede tener el efecto contrario, de ahí el esfuerzo de muchos países en reducir el porcentaje de este ácido erúcico en la composición de su aceite de nabina.

Además, el aceite de nabina no tiene un ápice de colesterol. Es ideal para bajar los niveles del colesterol malo y ver como el bueno, poco a poco, recupera niveles.

Otro de los beneficios y propiedades del aceite de nabina es su presencia tremenda en el mundo de la cosmética. Para empezar, es espectacular para hidratar como componente hidratante para el cuerpo en general, y la cara en particular. Es más, su polivalencia permite aplicarlo, o bien directamente al cuerpo, o bien echarlo en el agua y sumergirnos en ella, para dar al cuerpo un baño de hidratación memorable.

El cabello es otra de las zonas que se puede beneficiar, pues cuenta con un efecto reparador completamente inesperado para quien lo prueba por primera vez. Se aplica de la raíz a las puntas y se deja actuar 10 minutos bajo la ducha.

Por último, y aunque parezca sencillo, el aceite de nabina es ideal para cocinar con él. No sólo tiene los elementos ya mencionados, sino que a nivel de sabor, el aceite de nabina es prácticamente neutro. Esto supone una ventaja porque al trabajar con este producto oleoso, no contaminaremos lo que estemos haciendo con el sabor fuerte que suele tener, sin ir más lejos del aceite de oliva.

Esto no quiere decir que sea mejor ni peor, sino que resulta más aséptico, más manejable y no hay que pensar mil formas de contrarrestar el sabor del mismo, sino centrarse en la receta.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos