Escrito por

Propiedades y beneficios del aceite de árbol de té

Conocido como el árbol de la vida, hoy te vamos a hablar de las propiedades y beneficios del árbol de té. Una planta a la que se le conocen decenas de aplicaciones, todas ellas con el objetivo de mejorar la salud y la vida de quienes las apliquen. No quedan ahí las propiedades y beneficios del árbol de té. Y es que sus aplicaciones curativas, lo convierten en un imprescindible de cualquier viaje o botiquín. Lo curioso del aceite de árbol de té es que tiene poco que ver con la planta de la que se extrae la conocida infusión. Todo esto y mucho más, te lo contamos a continuación. Éstas son las propiedades y beneficios del árbol de té.

Qué es el aceite de árbol de té

Obviamente, toca empezar conociendo qué es el aceite de árbol de té. Y el árbol de té es un árbol australiano, el Melaleuca Alternifola, cuyas hojas destiladas proporcionan este aceite esencial de árbol de té. Eso sí, el nombre si viene dado por la infusión.

Y es que, en 1770, el capitán inglés James Cook, vio como los indígenas de la zona hacían una infusión con las hojas del árbol, y la usaban para curar problemas de garganta, pero también para curar heridas o quemaduras. Su sabor, parecido al té, hizo que el capitán Cook le asignara el mismo nombre.

Obviamente, los indígenas australianos llevan siglos exprimiendo las propiedades de este aceite esencial. Un aceite esencial que ha pasado de ser utilizado, sobre todo, con fines curativos y sanitarios, para convertirse en un elemento imprescindible en la cosmética mundial. Y es que los beneficios y propiedades del aceite del árbol de té para la piel, son inigualables.

De hecho, el árbol de té ha pasado de cultivarse en una pequeña zona de Australia como es Nueva Gales del Sur, a hacerlo en todo el país. La desmedida demanda de producto que hay en todo el mundo, han convertido a Australia entera en una plantación de árbol de té.

De dónde proviene el aceite de árbol de té

¿De dónde proviene el aceite de árbol de té? Como ya hemos comentado, el origen de esta planta de té es australiano. A mediados del siglo XVIII, James Cook descubrió que esta planta tenía numerosas aplicaciones. No obstante, a occidente no llegó hasta el siglo XX. Fue entonces cuando se desató el verdadero potencial del aceite de árbol de té.

Desde principios de siglo, científicos de toda Europa estudiaron las propiedades del aceite de árbol de té y verificaron su poder desinfectante, antiséptico y bactericida. Un poder que los australianos indígenas ya aplicaban en su día a día y que sirvió de pista a quienes estudiaron la planta, más de un siglo después.

Con el paso de los años, el aceite de árbol de té ha ido ampliando su radio de acción. Así, de un gran remedio natural, ha pasado a ser un agente activo muy potente en muchos medicamentos habituales. Además, es un ingrediente imprescindible en cosmética, un cicatrizante de lo más efectivo o incluso un desodorante tremendo.

Propiedades y beneficios del aceite de árbol de té

Entre las propiedades y beneficios del aceite de árbol de té, tenemos algunos ya mencionados. No obstante, hemos recopilado los más relevantes y los más sorprendentes. Y es que las propiedades y beneficios del árbol de té son tantos que sorprende:

  • Acné – Para evitar los granos y puntos negros, basta con lavar la cara todos los días con jabón de árbol de té. Este lavado debe combinarse con vahos con aceite de árbol de té, en días alternos y en 15 días empezarás a notar los resultados. Si lo que quieres es quitar un grano concreto, basta con mojar un bastoncillo de algodón en aceite de árbol de té y darle al grano con él, al despertar y al acostarte.
  • Bronquitis – Para reducir la tos y sacar los mocos, haremos vahos con aceite esencial de árbol de té. Esto, además, frenará la infección. Si completamos el tratamiento con un masaje en pecho y espalda con este aceite, descansaremos más y mejor por la noche.
  • Candidiasis bucal – En este caso, reducimos el aceite de árbol de té con la mitad de agua y con un bastoncillo de algodón, le damos a las manchas que ha provocado la infección. Lo haremos por la mañana y por la noche, al menos, cinco días seguidos.
  • Caspa – Sí, el champú de aceite de árbol de té ayuda a reducir el hongo canida albicans, que provoca la caspa. Para evitar que vuelva, podemos complementar, una vez a la semana con un masaje en la cabeza a base de aceite de árbol de té. Dejamos actuar el aceite 90 minutos y lo aclaramos con agua.
  • Cistitis – En este caso, lo primero es poner freno a la infección. Para ello, con un algodón untado en aceite de árbol de té, nos limpiaremos después de ir al baño. Además, debemos dar masajes en el abdomen, una vez al día.
  • Fiebre – Nada como un baño, con agua caliente y aceite de árbol de té para rebajar la fiebre.
  • Hemorroides – Prepara un barreño con agua templada y aceite de árbol de té, siéntate en él 5 minutos y deja el trasero al aire otros 15.
  • Quemaduras – Cuidado porque puede doler. En este caso, hay que aplicar aceite esencial 100% puro sobre las quemaduras, por la mañana, a mediodía y por la noche. Así, evitamos que salgan ampollas y favorecemos la cicatrización y reducimos el dolor. Si la zona quemada es muy grande, habrá que reducir el ungüento con agua destilada.
  • Sarampión – En este caso, lo recomendable son baños con aceite esencial puro. También ayuda vaporizar aceite de árbol de té en el ambiente, para que el virus no esté en el entorno, no contagie y muera antes.
  • Verrugas – Para quitar una o varias verrugas, aplicamos aceite de árbol de té puro tres veces al día. Ojo que el proceso se puede ir hasta a 90 días.

También te puede interesar:

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos