Escrito por Tendenzias

¿Qué es el clean eating? Peligros de compartir tu comida en redes sociales

No falla, vayas al restaurante que vayas, siempre habrá alguien haciendo una foto a su plato. Una costumbre que pasa a ser del 100% de comidas, cuando éstas son sanas. Demasiado sanas.

Ensaladas, fruta, zumos, batidos… Los patrones se repiten y en todos ellos, un elemento en común: #cleaneating. Se trata del hashtag que engloba esta costumbre, admirable como pocas, de mantener una dieta equilibrada. El problema viene cuando esta práctica pasa a ser una obsesión. Ahí es donde tenemos un problema serio. Un desorden alimenticio conocido como ortorexia nerviosa.

Ortorexia nerviosa

Lo cierto es que la ortorexia nerviosa lleva años entre nosotros. Esa gente que sólo piensa en comer bien y machacarse en el gimnasio. Pero claro, con el boom de la vida sana, este problema se ha multiplicado en todo el mundo. El culto al cuerpo ha disparado el número de personas obsesionadas con un cuerpo perfecto que nunca alcanzan, pues siempre quieren algo más.

Es más, el peligro de esta dieta saludable es lógico, si se piensa por un momento. La variedad alimentaria desaparece de la dieta de los afectados, y muchos nutrientes necesarios para el organismo, no llegan a él. Esto provoca desórdenes alimenticios serios que, eso sí, parecen más complicados de apreciar en un cuerpo tonificado y cuidado.

Pero son los pequeños detalles los que llaman la atención de esta enfermedad. El no probar un simple cacahuete; el no quedar con los amigos porque hay que ir al gym; el estar nervioso porque está granizando y no puede salir a correr. Y es que de la obsesión por la alimentación, se pasa al resto. De hecho, el gran problema de estas personas es que acaban rechazadas socialmente y solas, con su dieta y su ejercicio como única compañía. Mal negocio.

Incluso con la familia se hace complicada la convivencia. Sólo hay que pensar en la situación, que mucha gente habrá vivido, de esa madre intentando colocar un plato de cocido al hijo o hija, mientras éste se enfada porque tiene mucha grasa.

Especialista y nutricionista

Lo peor de esta situación es que la ortorexia como tal no está reconocida como una enfermedad en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. A pesar de ello, la recomendación de los especialistas es, precisamente, buscar a uno experto en desórdenes alimenticios, y complementarlo con un nutricionista que nos marque las pautas alimentarias a seguir.

Dando este paso, se dejan de sentir emociones contradictorias como la culpabilidad cuando te saltas la dieta. ¿De verdad es tan malo comerse un pastelito, tras una semana de esfuerzo con la dieta y el gimnasio? Es más, hay quienes ya no sólo se reprochar a sí mismos, sino al resto y las cosas que comen, indignas de un humano según ellos. Quien diga que esto no es un problema, no tiene idea de lo que es un problema.

También te puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter