Escrito por Tendenzias

Qué sucede con tu organismo después de consumir una bebida energética

No son pocas las historias, leyendas y presuntos cuentos chinos que se escuchan en torno a las bebidas energéticas. Que si uno se tomó 8 latas en medio día y estuvo 24 días sin dormir. Que si una amiga de una amiga mezcló una bebida energética con Baileys y se le formó un organismo parasitario en el estómago. O aquel que canceló sus citas laborales en Thailandia y se volvió a Austria con una receta gloriosa para dar energía y alas a medio mundo.

Obviamente, de todas ellas hay que creerse la mitad de la mitad. Ahora, si las afirmaciones este tipo de vigorizantes pseudonaturales vienen de médicos especializados en la materia, a lo mejor hay que tomárselo en serio. Sobre todo cuando te cuentan qué sucede con tu organismo después de consumir una bebida energética. Y es que, por mucho que te empeñes, que el corazón se te acelere cuando tomas una, no es cosa del amor.

  • Primeros minutos – Justo tras tomar la bebida, la cafeína hace acto de presencia en nuestra sangre. La consecuencia es que aumente la presión y el ritmo cardíaco se dispare.
  • A los 15 minutos – Aumentará tu nivel de concentración
  • A los 30 minutos – Es el momento de mayor efecto. El insomnio desaparece y las pupilas se dilatan hasta alcanzar el tamaño de un plato de postre. En contraprestación, el hígado trabaja a marchas forzadas para liberar azúcar en nuestra sangre.
  • A los 60 minutos – Adiós al efecto subidón. El azúcar baja y el estado de ánimo vuelve a su estado anterior. Bajonazo al canto y decisión a tomar: otra bebida o a dormir. Complicado.
  • A las 6 horas – La cafeína aún está muy presente en la sangre. Cuesta mucho eliminarla. A pesar de ello, la proporción es del 50% de la que hubo seis horas antes.
  • A las 12 horas – A estas alturas de la película, deberías haber eliminado toda la cafeína y haber vuelto a ver todo moverse a su velocidad normal, no x1.5. Si en ese lapso de tiempo haces deporte o sudas, lo lógico es que el proceso se acelere.
  • A las 24 horas – Si eres un yonki de las bebidas energéticas, además de un problema, seguramente tengas un dolor de cabeza glorioso. Por no hablar de lo irritable que estarás y lo mal que andarás del estómago. ¿Energías? Niguna. Irás con la batería en rojo todo el día.
  • A los 14 días – Dos semanas es lo que tarda el cuerpo en acostumbrarse a las bebidas energéticas. En 14 días, el organismo se hace a la cafeína, los azúcares y sus componentes, haciendo que tengan menos efecto. Además, cuanta más cantidad tomemos, más posibilidades tenemos de sufrir insomnio, sobrepeso, nerviosismo incontrolado, presión sanguínea elevada y corazón acelerado. No sólo eso, estarás más sensible de lo habitual a todo tipo de comentarios. Y todo eso sólo con beber bebidas energéticas.
Bebida energetica

Dicho lo cual, nada como hacer deporte y dormir bien para, además de una dieta saludable, para estar a tope de energía, sin necesidad de hacer trampas.

También te puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter