Escrito por

Gastroenteritis: síntomas, remedios y dieta blanda

Síntomas Gastroenteritis, es una irritación e inflamación del estómago e intestinos. Las infecciones virales son la causa más común de las gastroenteritis por esto a veces se la llama “gripe estomacal” sin embargo pueden haber otras causas que desencadenen esta infección como bacterias, protozoos o parásitos y la transmitida por alimentos.

La gravedad de la gastroenteritis infecciosa depende de la capacidad del sistema inmunitario para resistir la infección. Se pueden perder electrolitos al vomitar y sufrir diarrea.

Síntomas Gastroenteritis

Los síntomas más comunes son:

  • Fiebre o febrícula de alrededor de 37.5º C
  • Dolor abdominal
  • Calambres, hinchazón abdominal
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Vomito con sangre o heces con sangre. Si esto ocurre hay que acudir a urgencias de inmediato
  • Vomitar más de 48 horas
  • Fiebre alta
  • Abdomen hinchado o dolor abdominal
  • Deshidratación, debilidad, necesidad de orinar, boca seca, falta de sudor y lágrimas

Diagnostico de la gastroenteritis

En general las personas adultas afectadas suelen recuperarse fácil de un episodio breve de gastroenteritis donde hubo vómitos y diarrea, han de beber líquido, tomar una dieta blanda y gradualmente volver a su dieta normal. La gastroenteritis no suele requerir de tratamiento farmacológico, lo importante es recuperar la pérdida de líquidos y electrolitos.

En otros casos el efecto de la gastroenteritis es más peligroso como en el caso de bebes y ancianos, la pérdida de fluidos corporales puede provocar deshidratación que es una enfermedad potencialmente mortal si no se trata y se restauran los líquidos perdidos.

En caso necesario cuando la deshidratación es grave o son grupos de riesgo como bebés o ancianos se puede proceder al ingreso hospitalario para administrar fluido intravenoso.

En niños y ancianos consultar al médico cuando se aprecien cualquier síntoma que pudiera ser sospechoso.

En personas adultas si los síntoma persisten durante dos semanas o más, es posible el médico considere el hacer analíticas de sangre y heces para determinar la causa de vómitos y diarrea.

Una historia clínica pormenorizada puede ser útil en el diagnostico de la gastroenteritis. Información sobre viajes, que tipo de alimentos ha consumido antes de padecer los síntomas. Si ha consumido medicamentos. Sustancias tóxicas o irritantes. Hay personas que han ingerido agua dulce en ríos de montaña que pudieran tener microorganismos causante de diarrea.

Remedios caseros para la gastroenteritis

La gastroenteritis suele aparecer a las 24 horas o a los dos días de haber estado expuestos a alguien enfermo. La duración de las diarreas puede prolongarse e ir desde un par de días hasta pasarnos una semana o semana y media con ella.

A continuación, os mostramos remedios caseros para la gastroenteritis que pueden resultaros interesantes. Es recomendable consultar con un médico para que pueda orientaros siempre mejor pero estas maneras de cortar el problema son efectivos.

Dieta blanda para curar la gastroenteritis

Para salir de dudas, lo mejor es hacer dieta blanda y esperar un par de días haciendo reposo. Si no es muy aguda la gastroenteritis podemos solucionarlo llevando una alimentación sana y equilibrada y con arroz y pescado como base de la dieta durante unos cuantos días.

dieta-blanca-para-gastroenteritis

En el caso de que la gastroenteritis sea más continua de lo normal y la visita al baño vaya acompañada de vómitos y fiebre, hay que tratarlo de otra manera y acudir a un especialista. Para los casos en los que los síntomas son leves pero duran varios días y no ha cesado, igualmente deberían visitar al médico de cabecera. Las pruebas constan de análisis de sangre y de heces, para ver qué tipo de virus o bacteria nos está atacando y poder ponerle fin.

En conclusión, cuando se tiene gastroenteritis los más importante es estar hidratado, una buena dieta blanda y el reposo.

Los tratamientos de la gastroenteritis no suelen ir acompañados de medicamentos, salvo casos más extremos. Seguimos con varias recetas caseras como alternativas naturales.

El jengibre para tratar la gastroenteritis

Se encuentra en nuestra lista en el Top 1 de medicina natural, ya que tiene muchísimos beneficios para el organismo y es debido a sus propiedades antivirales y antibacterianas. Es un antiinflamatorio natural y además antioxidante, un recurso natural muy completo.

jenjibre-para-tratar-gastroenteritis

Como tratamiento natural de la gastroenteritis nos ayuda a reducir náuseas, gastroenteritis muy líquidas y ataca directamente sobre la infección del estómago. Se puede masticar un trocito de jengibre fresco por la mañana, aunque su sabor no es especialmente apetecible, por lo que proponemos hace runa infusión de agua, con limón y jengibre.

Esta es la receta de la infusión de jengibre: Calentamos un litro de agua, lo podemos mezclar con el jugo de dos limones y cuando hierva le añadimos el jengibre machacado. Lo dejamos reposar y enfriar. Y ya tendremos listo nuestro suero natural. Es importante beberlo en traguitos pequeños a lo largo de todo el día. Recordad la importancia de estar hidratado.

Curar gastroenteritis con bicarbonato de sodio

Su propiedad principal es que es antiácido natural y ayuda a disminuir la diarrea, las náuseas y la acidez en el estómago. Os contamos cómo prepararlo para combatir la gastroenteritis con este remedio natural.

Lo primero que hay que hacer es disolver media cucharada de sal en un cuarto de litro de agua, media cucharada de bicarbonato y tres cucharadas de azúcar. Lo vamos a mezclar todo y ya tenemos nuestra bebida hidratante preparada para la gastroenteritis. Beberemos dos o tres vasos al día a traguitos pequeños.

Cilantro contra la gastroenteritis

El cilantro se utiliza mucho en la cocina de nuestros vecinos portugueses. Puede servirnos de remedio natural contra la gastroenteritis si lo preparamos de esta manera: Ponemos un litro de agua a hervir y le añadimos una cucharada de hojas de cilantro. Lo dejamos reposar y enfriar. Como en los anteriores, no se debe beber de golpe sino poco a poco.

Plátanos para recuperarse de gastroenteritis

Esta fruta es buena para nuestro cuerpo cuando estamos enfermos de gastroenteritis por distintos motivos: ayuda al jugo intestinal y repone el magnesio y potasio, que son dos de los electrolitos que necesitamos para reponernos de la diarrea. Podemos comer el plátano crudo o mezclarlo en un bol con un yogurt natural desnatado, y podemos tomarlo hasta dos y tres veces al día. El yogurt ayudará en paralelo ya que es un probiótico, así que se podría decir que hacemos un dos por uno con este remedio casero.

remedios-naturales-platano-gastroenteritis

Arroz blanco para dieta blanda

El arroz blanco es la comida recomendadA por todos los médicos como dieta blanda o dieta astringente, fundamental e imprescindible si tenéis problemas digestivos y padecemos de gastroenteritis. Es lo que nos puede ayudar a dejar de ir al baño constantemente.

Para que no sea tan aburrido el plato lo podemos hacer con zanahoria y patata cocida. Otra variante es con arroz un poco caldoso hacerlo con pollo hervido, cuando ya nos encontremos un poco mejor. Lo normal es perder el apetito, por lo que si además comemos y cenamos arroz durante varios días nos va a producir que se nos cierre el estómago. Es importante cocinarlo de diferentes maneras y todas apetitosas nos ayudará a que nos apetezca comer.

Tostadas cuando mejore la gastroenteritis

Por la mañana o en los ratos que nos de hambre. Cuando ya empezamos a encontrarnos mejor tenemos la necesidad de comer y normalmente pensaremos… “¿Qué más da si me salto la dieta ahora? ¡Ya me encuentro mejor!” Pues bien, ¡error total! Tras la gastroenteritis el cuerpo necesita de unos días para recuperarse. No lo obligues a trabajar con digestiones pesadas o comida que puede no sentarte bien.

Un aliado es el pan tostado, al que le puedes añadir una rodaja de pavo. Y todo eso acompañado de los sueros naturales que os hemos ido diciendo. Te hará sentirte mejor y poco a poco reponer tus fuerzas.

cuidar-alimentacion-con-gastroenteritis

Pescado blanco

Otro imprescindible en las dietas blandas para la gastroenteritis. Podemos hacer pescadito blanco a la plancha, añadiendo un chorrito de limón para darle más sabor.

Por otro lado, no olvidemos jamás que es muy importante mantenerse sobre todo hidratado y dejar a nuestro cuerpo que descanse tanto como nos lo pida, para poder recuperarnos lo antes posible. No dudéis en acudir al médico si las diarreas no cesan, si son muy severas o si hay fiebres altas. Y recordad que los niños y ancianos están más expuestos a la gastroenteritis que el resto debido a su débil sistema inmunológico.

Qué es la dieta blanda y cómo funciona

La dieta blanda consiste, básicamente, en evitar durante un periodo determinado de tiempo (por lo general, unos días) la ingesta de alimentos procesados o con muchas grasas. Esta dieta se llama dieta blanda porque está concebida para facilitar la digestión y, por esa razón, está indicada para convalecientes, pues su principal objetivo es lograr que el funcionamiento de nuestro organismo vuelva poco a poco a la normalidad sin obligarle a hacer esfuerzos excesivos. Por esa razón, los facultativos la prescriben para los procesos pre y postoperatorios, siendo una transición entre la dieta totalmente líquida y la dieta convencional, en la que ya se ingerirán alimentos de todo tipo.

También hay que señalar que esta dieta se prescribe durante el tratamiento posterior a enfermedades como la gastritis, la diarrea o la gastroenteritis o enfermedad de Crohn, estando indicada para niños y mayores porque, por regla general, no tiene carencias nutritivas importantes. Es importante indicar que la dieta blanda no está pensada para perder peso, sino para restablecer las funciones regulares del organismo.

Tipos de dietas blandas

Aunque podemos decir que la dieta blanda suele ser siempre una dieta de alimentos ligeras, podemos identificar de tres tipos.

Dieta blanda astringente

Que es la que se hace para cuando existen problemas digestivos como la gastritis o la diarrea o las úlceras

Dieta Blanda no astringente

Que deben hacer las personas con dificultades al tragar o los problemas en la boca , la mandíbula o los dientes.

Dieta blanda para patologías gástricas

Que nos permiten combatir y a aliviar el posible dolor derivado de alguna enfermedad.

De todos modos, en las tres dietas el objetivo no es tomar una dieta que sea blanda y fácil de masticar (que también si hay problemas de dientes o encías), sino una que sea fácil de digerir o cuando por ejemplo un niño tiene algún virus estomacal.

Alimentos que se pueden comer en la dieta blanda

Carne

Las carnes pueden ser rojas o blancas, siendo la más aconsejable el pollo, y la forma de preparación será hervida o a la plancha, evitando el exceso de aceite. También se pueden comer fiambres de pavo o el jamón dulce.

Huevos

El consumo puede ser pasado por agua, pero lo mejor es que sea en forma de tortilla francesa que se podrá combinar con otras fuentes proteicas como el atún. En ningún caso se comerán fritos.

Pescados

Los pescados serán blancos, preferentemente merluza, pescadilla o lubina, y hervidos a ser posible, aunque también se pueden preparar a la plancha.

Cereales

Al ser estas dietas para restablecer el equilibrio, no hay que abusar de la fibra, por lo que se aconseja el consumo de pan blanco de molde, cereales bajos en fibra y, en ningún caso, comer pan integral. Tampoco se aconseja comer semillas durante este periodo.

Frutas

Muy aconsejable su consumo diario, a excepción de aquellas con alto contenido en fibra. Lo ideal es que las tomemos maduras, trituradas o al horno. Las más indicadas son la manzana y el plátano.

Hortalizas

Lo mejor es comer las hortalizas en forma de crema o, en algún caso, a la plancha o hervidas. En ningún caso se tienen que comer sin cocinar, pues eso dificultaría en gran medida el proceso de digestión y de lo que se trata es de facilitarlo, no de que tenga que trabajar más.

Lácteos

La leche y sus derivados pueden ser un ingrediente a incluir, siempre que se haga con moderación. Se puede tomar leche (mejor desnatada) , queso fresco, requesón y yogures naturales.

Caldo

Uno de los platos estrella de la dieta blanca es el caldo y lo aconsejable es tomarlo cada día, como mínimo, en una de las comidas principales. Se pueden añadir fideos en la sopa y puede ser de carne o pescado, preferentemente de las variedades que hemos indicado anteriormente.

La necesidad de ingerir caldo diariamente va ligada con la necesidad de hidratarnos cuando estemos tomando una dieta blanda.

Qué alimentos hay que evitar en una dieta blanda

Tan importante como saber qué tipos de alimentos son los ideales para una dieta blanda,durante esta dieta, es igualmente esencial evitar ciertos alimentos.

Entre los alimentos a evitar estarán aquellos que tengan alto en contenido de fibra o sean difíciles de digerir por nuestro cuerpo.

Trigo integral y panes de granos enteros

Dada la importancia de tener una buena digestión y poder procesar bien los alimentos. Es mejor evitar en general el pan, pero en sobre todo el de trigo integral o el eleborado por granos enteros que pueden llegar a restriñir.

Verduras crudas

Las verduras crudas y especialmente el brócoli, coliflor y zanahorias son aquellas que debemos evitar para una dieta blanda, ya que todas ellas son más difíciles de digerir.

Legumbres y frutos secos

Legumbres con pieles duras como los garbanzos y frutos secos, incluyendo los cacahuetes, son también alimentos que debemos evitar cuando hacemos una dieta blanda.

Arroz salvaje

El arroz, y en especial el arroz salvaje es mucho más fuerte de sabor, pero también vamos a tardar más tiempo en digerirlo, de modo que es mejor que lo evitemos.

Fruta

Fruta como plátanos es aconsejable tomar con una dieta blanda, pero hay otra, como manzanas, melocotones o piña que es mejor evitar.

Carne

Ya hemos dicho que la carne del pollo es aconsejable en una dieta blanda, pero es mejor evitar comer carne, de cualquier tipo y elegir mejor pescado que es más ligero.

Bebidas azucaradas

Evidentemente el alcohol y las bebidas azucaradas deben ser evitadas cuando estamos tomando una dieta blanda, ya que estas solo llenarán de gas nuestro estómago.

El menú de la Dieta blanda

Un adaggio popular asociado a toda dieta es que lo ideal es comer varias veces al día, variado y en cantidades moderadas. En líneas, generales, es así, pero vamos a recomendar un menú tipo basado en alimentos blandos, estando prohibidas las grasas, alimentos con mucha fibra, alcohol, cáscaras, exceso de azúcar y picantes o especias fuertes. Es fundamental, además, señalar que la dieta blanda es baja en sal y que, a ser posible, los alimentos cocinados no hay que servirlos ni muy fríos ni muy calientes.

Desayuno: pan de molde con fiambre (jamón york, por ejemplo).

Media mañana: manzana, plátano u otra fruta natural, siempre que esté madura, o triturada.

Comida: caldo, pudiendo ser de carne o pescado, y una tortilla a la francesa. Según el día, se sustituirá el caldo por arroz hervido.

Merienda: yogur con bífidus y alguna infusión o zumo de frutas natural.

Cena: caldo o puré de verdura y algo de fiambre. Según el día, puede sustituirse el fiambre por algún pescado blanco o pollo; excepcionalmente, y no más de una vez por semana, se podrá introducir carne de ternera en la cena.

Cómo equilibrar una dieta blanda

Lo ideal es mantener el equilibrio nutricional y alimentario que se expone, de forma que la variación de platos diarios sirva para complementar el balance y no para sustituir un elemento por otro. Por ejemplo, podemos comer arroz hervido al mediodía, pero si es así no deberíamos volver a comer carbohidratos en la cena.

La esencia de la hidratación

Es importante indicar que en estas dietas es fundamental la hidratación, por lo que, además de los alimentos líquidos que se están incluyendo, es importante beber con frecuencia durante el día. Además del agua, se podrán tomar infusiones y zumos de frutas naturales, en ningún caso envasados.

Hay que recordar que la dieta blanda suele ser un complemento para un proceso de curación y que, de por sí, no es sanadora, aunque puede acelerar la recuperación si se sigue de forma correcta. En todo caso, su implementación ha de ser supervisada por un profesional porque, a diferencia de las dietas de pérdida de peso, en este caso se trata de ver qué alimentos son más adecuados para restablecer nuestro organismo y, probablemente, lo que necesitemos ahora no sea lo que necesita nuestro cuerpo cuando tiene sus funciones a pleno rendimiento.

Recetas para una dieta blanda

Ya os hemos hablado de menú y qué comer pero podemos dejaros algunos ejemplos de recetas para una dieta blanda.

Puré de guisantes

Ingredientes

  • 2 tazas de guisantes congelados (280 g)
  • 1/4 taza de agua del tiempo (65 ml)
  • Medio aguacate
  • 1 cucharada de levadura nutricional
  • Media cucharadita de ajo en polvo (la evitas si sufres de ardor de estómago)
  • Pizca de sal
  • Una pizca de pimienta
  • Zumo de 1/2 limón

Cómo hacer

Se cocinan los en agua hirviendo hasta que veamos que están blandos. Se cuelan y se echan en la batidora, añadiendo el resto de ingredientes.

Se bate hasta que todo quede bien mezclado y lo podemos tomar caliente o frío. Si lo metes en la nevera podrás comerlo durante 4-5 días.

Salmón al horno

Ingredientes:

  • 1 lomo de salmón por persona
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • Salsa de soja (la puedes evitar cuando quieras que sea más ligero)
  • Miel
  • Jengibre fresco
  • Aceite de sésamo
  • Sal

Cómo hacer:

Cogemos un bol y mezclamos la soja, la miel, una pizca de jengibre fresco y un poco de aceite de sésamo. Se introduce el salmón en la mezcla y se deja macerar durante 30 minutos.

Dejando el salmón según lo explicado, vamos cortando las verduras y se colocan en una fuente para el horno. Se mete a 180º durante 15-20 minutos apróximadamente.

Una vez ha pasado este tiempo, se pone el salmón sobre las verduras con algo de la mezcla del macerado. Se vuelve a a introducir unos 10 minutos a 180º. Se va a vigilando ya que el tiempo en el horno puede cambiar en función de como sea el salmón de grueso.

Ensalada de pasta y atún

Ingredientes:

  • Paquete de pasta
  • Una lata de atún (o dos en función de cuantos vayan a comer
  • Sal
  • Aceite
  • Huevo

Cómo hacer:

Ponemos a hervir la pasta en agua caliente con un chorrito de aceite y una pizca de sal. Pasados diez minutos miramos si está a nuestro gusto y retiramos.

Se le añade el atún y los huevos, previamente cocidos, cortados en dados o rodajas. Se mezcla todo y se puede guardar en la nevera para comer fría.

Dieta blanda para vegetarianos y veganos

Las recetas son buenas para todo tipo de personas ya que son también indicadas para vegetarianos  veganos.

De todos modos, aquellas recetas indicadas serán la que contengan sobre todo verdura. Si eres vegetariano pero comes pescado, puedes introducir pescado y huevos.

Alimentos que tomar para una dieta blanda vegana

  • Cereales, féculas/pan: Pan blando sin corteza y la fécula como la patada es mejor tomarla hervida y chafada.
  • Frutas y verduras: Hay que tomarlas siempre hervidas o en puré
  • Legumbres: Como lentejas, garbanzos o judías, entre otras, no deberemos tomarlas enteras, sino en puré para que las podamos digerir.
  • Sopas: De verduras

Preguntas frecuentes y consejos en una dieta blanda

¿Cómo dejar la dieta blanda?

La dieta blanda no debe ser nunca una base de alimentación durante muchos días. Aunque comamos de todo tipo de alimentos, las cantidades suelen ser algo menores (al estar enfermos perdemos apetito) y puede que acabemos sintiendo que queremos comer de nuevo “normal” cuanto antes.

Para enfermedades gástricas, como un virus, o que tengamos que recuperarnos tras una enfermedad de otro tipo, podemos tomar dieta blanda durante una semana, pero al dejarla, no podemos comenzar a comer de todo al momento.

Es mejor combinar dieta blanda y dieta normal poco a poco. Así, hacer tres o cuatro días de dieta blanda y si nos encontramos bien, podemos introducir otros alimentos, como por ejemplo alguna carne o el pan, para ver qué tal nos sienta.

Luego de un día comiendo dieta blanda y alimentos más fuertes, podemos ver si nos sienta bien y si es así, dejar la dieta blanda a los dos días como mucho.

¿Si hago dieta blanda puedo adelgazar?

Es evidente que al hacer dieta blanda vamos a perder peso, de modo que muchos la utilizan para precisamente perder unos kilos de más.

Si es algo que haces de manera puntual, debido a que quizás deseas quitarte de encima los kilos de más del verano la puedes hacer un par de semanas, pero cuidado no de te deshidrates.

Si la haces por enfermedad y pierdes peso, no dudes en acudir al médico para que te haga una analítica, conforme está todo correcto.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos