Escrito por Tendenzias

Semillas de sésamo | Propiedades y beneficios

El sésamo o ajonjolí es una semilla de muy pequeño tamaño, cuyo origen se encuentra en África e India. Hoy en día podemos encontrar estas semillas de sésamo cultivadas en distintos países del mundo, pero principalmente en América Latina.

Estas semillas, a pesar de tener un tamaño diminuto, son una gran fuente de nutrientes con importantes propiedades y beneficios sobre nuestro organismo. Si quieres descubrir cómo añadir las semillas de sésamo a tu dieta, sigue leyendo porque te contamos cómo podemos consumirlas.

Qué son las semillas de sésamo

Las semillas de sésamo son un alimento que contiene una cantidad elevada de proteínas y grasas poliinsaturadas, así como calcio, además de muchos otros nutrientes. Por este motivo, es conveniente incluirlas en nuestra dieta de manera regular. Así nos beneficiaremos de sus múltiples propiedades.

Semillas-de-sésamo-Propiedades-beneficios-cómo-tomarlas

El sésamo está dotado, además, de una gran versatilidad, puesto que podemos consumir tanto sus semillas como el aceite. Por si esto fuera poco, el abanico de productos que pueden ser elaborados con el sésamo es muy amplio. No obstante, la actualidad no es muy frecuente que este tipo de alimentos formen parte de la dieta habitual, ya que hay una tendencia a consumir productos industriales con sabores dulces o texturas más atrayentes.

Cabe destacar que, debido a su valor nutricional, así como a su excelente sabor, las semillas de sésamo y sus variantes permiten darle un toque diferente a nuestros platos, al tiempo que nos beneficiamos de sus propiedades.

Propiedades de las semillas de sésamo

Como venimos diciendo, el sésamo tiene un gran aporte nutricional ya que, además de contener proteínas, grasas e hidratos de carbono, contiene vitaminas y minerales imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Aunque las semillas de sésamo no contengan todos los aminoácidos esenciales, si se consumen combinadas con cereales, como sucede con las legumbres, obtenemos una proteína de un alto valor biológico. Para conseguir esto, basta con añadir unas semillas de sésamo a nuestro muesli de desayuno. Si no tomamos muesli podemos añadirlas a un yogur o, simplemente, tomarnos una cucharada de semillas, molidas o enteras. Así descubriremos su excelente sabor.

Semillas-de-sésamo-Propiedades-beneficios-cómo-tomarlas

Además de proteínas, las semillas de sésamo contienen ácidos grasos esenciales, omega 3 y omega 6, que resultan muy beneficiosos para el organismo. Éste no es capaz de fabricarlos por sí mismo, por lo que debemos incluirlos en la dieta.

Se han comprobado los beneficios de los ácidos grasos esenciales sobre el sistema cardiovascular, así como medida preventiva frente a enfermedades relacionadas con las arterias.

En lo referente a los hidratos de carbono, las semillas de sésamo contienen mucha fibra que nos ayuda a mantener una buena salud intestinal. La fibra sirve para limpiar las paredes intestinales en profundidad, eliminando las toxinas que se hayan acumulado. Aumenta también la masa fecal y favorece el tránsito intestinal.

En cuanto a su aporte vitamínico, las semillas de sésamo contienen vitaminas del grupo B, que son la B1, B3, B6 y ácido fólico. Este grupo de vitaminas están relacionadas con la piel y los tejidos, y ayudan al buen funcionamiento del corazón y los músculos del cuerpo. Además, contiene un gran aporte de vitamina E, un antioxidante natural.

Por último, pero no menos importante, las semillas de sésamo son ricas en diversos minerales, como fósforo, magnesio, potasio y zinc pero, sobre todo, en calcio. El contenido de calcio presente en el sésamo es el doble del que podemos encontrar en la leche. Sin embargo, éste no contiene hormonas y antibióticos como la leche, además de que su absorción no implica un daño en los huesos.

Beneficios de las semillas de sésamo

Además de estas propiedades, las semillas de sésamo tienen los siguientes beneficios:

  • Protección del sistema cardiovascular: mejora las arterias y previene la hipertensión, los infartos de miocardio…
  • Mejora de la diabetes: reduce la presión arterial y los niveles de glucosa en la sangre.
  • Mejora de los estados depresivos: su contenido en aminoácido triptófano, que es el precursor de la conocida serotonina, permite aliviar el estrés, el insomnio, la ansiedad y la depresión.
  • Prevención de la osteoporosis, debido a su alto contenido en calcio.
  • Protección del aparato digestivo: la fibra protege las mucosas y evita que aparezcan irritaciones por gastritis o acidez.
  • Prevención de problemas bucales, como las caries, la gingivitis o el mal aliento.

Cómo tomar semillas de sésamo

Semillas-de-sésamo-Propiedades-beneficios-cómo-tomarlas

Las semillas de sésamo pueden ser consumidas de distintas formas. Bien las semillas directamente, obteniendo su aceite, o elaborando otros platos. No obstante, debemos tener en cuenta una serie de indicaciones:

  • Para poder digerir las semillas de sésamo y así aprovechar sus nutrientes, debemos abrirlas. Para ello usaremos un mortero en el que moler las semillas. Cuando estén trituradas, podemos añadirlas a cualquier alimento o plato.
  • Debemos comerlas nada más molerlas, para evitar que se pongan rancias. Si molemos más cantidad de la que vayamos a consumir, podemos guardarlas en un recipiente de cristal durante unos días.
  • Podemos consumirlas directamente acompañando diversos platos como ensaladas, guisos, yogur, etc., o también podemos tostarlas. Para ello emplearemos una sartén sin aceite, para que cojan color y comiencen a saltar como el maíz. A continuación las moleremos y las serviremos acompañando nuestros platos. Al tostarlas, el sabor se vuelve más intenso.
  • Si no queremos tener que estar moliendo las semillas, podemos comprar directamente el aceite de sésamo y añadirlo a nuestros platos. Para que el aceite tenga una calidad óptima, las semillas deben haber sido prensadas en frío. Podemos adquirir este aceite en herbolarios y tiendas ecológicas.
  • Consumirlas como tahini. Éste se obtiene a partir de la mezcla de semillas de sésamo con agua, hasta obtener una pasta cremosa. El tahini puede consumirse untado en pan o tostadas o como si fuera una salsa. Podemos encontrarlo tanto blanco como tostado. Aunque su textura es bastante densa, debemos darle una oportunidad para disfrutar de su excelente sabor.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Fuentes de imágenes:

  • www.natursan.net/
  • mamakokore.com/
  • www.bellezapura.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos