Escrito por

Bebidas energéticas: las mejores y las peores del mercado

Hace unos años comenzó la gran moda de las bebidas energéticas -distintas a las bebidas isotónicas-, como si fuesen la panacea y todo deportista o estudiante debiese consumirlas para conseguir sus objetivos y un buen rendimiento. En la actualidad, las bebidas energéticas siguen teniendo su público pero que las categoriza como las más y las menos peligrosas del mercado.

Las bebidas energeticas

Las bebidas energéticas están diseñadas para un público muy amplio, ya no sólo se trata de estudiantes sino también de deportistas o todo aquel que esté buscando un “poco de energía”. Otros tantos ya no sólo la consumen como una bebida puntual, sino como un refresco cuando está muy lejos de ser una bebida saludable (ojo, no decimos que los refrescos -tan altamente azucarados- lo sean).

El hecho de llamarse bebidas energéticas nos hace pensar que dará a su consumidor una “energía extra” para afrontar el esfuerzo físico o cognitivo, en definitiva, para estar más vital o enérgico. Lo que sucede es que este tipo de bebidas energéticas tienen diferentes composiciones y no son tan saludables como uno podría esperar.

En palabras de José Antonio Noguera, experto en actividades deportivas: “No todas las bebidas energéticas son adecuadas para todas las personas ni todas las circunstancias. Es decir, que según el desgaste físico los requerimientos de la persona se escogería una bebida energética u otra según sus ingredientes. Es por esto recomendable conocer las diferentes clases de bebidas energéticas existentes y para qué actividades están recomendadas” (dietética y nutrición).

Las peores bebidas energéticas del mercado: las más peligrosas

Las peores bebidas energeticas

Las bebidas energéticas no son lo mismo que las bebidas isotónicas, aunque muchas personas confunden ambas. Es cierto que estos dos tipos de bebidas tienen un alto contenido en azúcar pero, la gran diferencia, es que las bebidas energéticas contienen elevados índices de cafeína.

XS Energy

XS Energy Drink recomienda que no sea consumida por niños, mujeres embarazadas ni lactantes, tampoco mascotas.

Esta bebida contiene un alto índice de cafeína,  que en sí mismo puede provocar efectos adversos como insomnio, inquietud, ansiedad, taquicardias, entre otras. También contiene sucralosa, que puede tener un efecto laxante, además de generar hinchazón y gases. Junto a estos dos componentes, tiene otros dos tipos de ginseng: ginseng asiático (puede provocar dolores de cabeza, trastornos del sueño y malestar gastrointestinal) y ginseng americano (podría interferir en medicamentos psiquiátricos, para la diabetes y disminuir el nivel de azúcar en sangre).

Monster

Según muyfittness, uno de los ingredientes más potentes de esta bebida energética es su alto nivel de cafeína que genera nerviosismo, sudoración excesiva, temblores, taquicardias o pensamientos acelerados. También se han hablado de efectos secundarios digestivos como irritación estomacal, diarrea, vómitos y gases. Como os podéis imaginar, es frecuente que aparezcan trastornos del sueño representados en forma de insomnio, y cambios de humor frecuentes.

Rockstar

Según thehealthypost beber en exceso Rockstar Drink o beberlo con una afección de salud subyacente puede derivar en aumento del ritmo cardíaco, aumento de la presión arterial, insomnio o aumento de peso (ya que contiene un alto nivel de calorías no nutritivas).

Red Bull

Tal y como exponen en su página web, una lata de 250 ml de Red Bull Energy Drink contiene 80 mg de cafeína, lo que se asemeja a la cantidad de cafeína que podemos encontrar en una taza de café. Dicho esto, es muy importante tener en cuenta que no sólo es la cafeína, pues también contiene un alto nivel de azúcar y taurina (entre otros ingredientes) por lo que el consumo del mismo ha de ser moderado para que no aparezcan los efectos secundarios que hemos ido describiendo anteriormente.

Las mejores bebidas energéticas del mercado: las menos peligrosas

Las mejores bebidas energeticas

Existe un grandísimo revuelo sobre si son sanas o no las bebidas energéticas que podemos encontrar en el mercado, tanto como si realmente son sanos o los refrescos que vemos diariamente por todos los sitios, pues tienen un altísimo nivel de azúcar que es consumido tanto por niños como por adultos.

Por ello, os vamos a compartir algunas bebidas energéticas que podéis encontrar en el mercado pero que también podéis hacer vosotros mismos en casa.

Agua de coco

El agua de coco puede ser una opción interesante puesto que es una gran fuente de potasio, rica en sodio y glucosa. Hace unos años hubo un intento de lanzar al estrellato el agua de coco de cara a los deportistas, ya que no tiene calorías, aporta electrolitos y es una buena manera de reponer líquidos saludablemente.

Como siempre, a la hora de comprar en el supermercado comprobad los componentes. Cuanto más natural, mejor.

Té verde

El té verde es una opción saludable y llena de propiedades interesantes que podéis incluir en vuestro día a día. Por supuesto, todo por muy sano que sea si se toma de forma excesiva acaba siendo dañino, por lo que hay que tomarlo con moderación.

En el mercado podéis encontrar bebidas que anuncian que son tés y, en ese caso, no os diré que no las compréis pero sí que os fijéis en el contenido de té, en el nivel de azúcares y qué otro tipo de ingredientes lo componen para que no acabéis comprando algo que de té sólo tiene el nombre.

Zumos de hoja verde

Los zumos han adquirido una especial relevancia en los últimos tiempos y puede que no sea tan sencillo encontrar zumos ya preparados en el mercado pero podéis encontrar tiendas especializadas. Otra opción es prepararlos en casa, pues la hoja verde aportan vitaminas y nutrientes óptimos para el correcto funcionamiento del organismo y, por tanto, que esté lleno de energía.

Agua

Está clarísimo que el agua no contiene cafeína ni teína, que no espabila ni da un chute de energía momentánea pero muchos la consideran como la fuente de energía para el cuerpo más importante. Cuando un cuerpo está bien hidratado todas las reacciones metabólicas se producen de forma óptima y, sin embargo, si hay deshidratación aparecen sensaciones de fatiga y cansancio.

Una manera sana y rica de poder aportarle más energía al agua es mezclarla con otras frutas, como puede ser hacer una limonada casera o comprar una limonada lo más natural posible.

Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos