Escrito por Tendenzias

Fasolina: Propiedades y beneficios para adelgazar

La Fasolina es un estilo de judía originaria de Centroamérica, esta legumbre no sólo es apreciada como alimento, sino que también por las propiedades adelgazantes que posee, motivo por el que hemos querido dedicarle este blog al que hemos titulado Fasolina: Propiedades y beneficios para adelgazar, saber que beneficios tiene, que usos y que contraindicaciones, para conocer cada vez más las propiedades de La Fasolina.

Lo que vamos a ver a lo largo del artículo es una definición de la fasolina junto a sus usos, propiedades y beneficios, sus efectos secundarios, lo que contiene, cómo tomarla y qué beneficios tiene dentro de una dieta para adelgazar.

Qué es la Fasolina

Su nombre es Phaseolus vulgaris y seguramente por este nombre no nos suene de nada sin embargo, es la especie más conocida de la familia de las Fabaceae. Una planta originaria de la zona Mesoamericana y Sudamericana, que hoy en día es cultivada y consumida tanto su vaina como sus semillas.

Estas semillas reciben distintos nombres dependiendo del país o la región donde se cultive y se consuma, así los nombres más habituales son frijoles y porotos. En España las conocemos como judías, alubias posiblemente el nombre árabe que recibió o habichuelas, nombre que recibe especialmente en Andalucía. En el norte se las llama fabas, fabes y mongotes en Cataluña y Baleares, en Valencia Fesol, Caparrones en la Rioja y Calbotes en Navarra o Frijones y Alubias según la zona Extremeña en la que nos encontremos.

Usos de la Fasolina

La Fasolina es la vaina de la judía, una vaina rica en celulosa, pectinas, taninos y flavonoides, componentes que una vez llegan al intestino son capaces de relentizar la absorción de azúcares, éstos quedan aprisionados entre las fibras donde las enzimas digestivas se encargarán de bloquearlos.

Con una relentización en la asimilación de los azúcares, nuestro organismo va consumiendo azúcares según va necesitando, por lo que no necesita acumular elementos nutritivos en forma de grasa. También es diurética ya que propicia la eliminación de excesos de líquidos.

Estas propiedades en la reducción de absorción de azúcar, es utilizada para apoyar los regímenes para adelgazar. También es muy apreciada la vaina para una vez ya hemos adelgazado, poder mantenernos en el peso ideal, es decir, poder estabilizar el nuevo peso.

Propiedades de la Fasolina

Como todas las legumbres, la fasolina tiene un bajo contenido en agua, pero nos aporta una serie de beneficios en forma de energía que nos ayudará en nuestro día a día. Su bajo contenido en grasa de calidad, aporta beneficios indiscutibles para la salud, pero también es beneficiosa por:

  • Contenido alto en proteínas
  • Contenido muy alto en carbohidratos, sobretodo almidones
  • Contenido muy alto en fibra
  • Ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, por su contenido en potasio.
  • Ayuda a mantener correctamente las funciones cerebrales, por su contenido en fósforo.
  • Mantiene el equilibrio en la formación de huesos fuertes.
  • Ayuda a la contracción y relajación de la musculatura, gracias a su rico contenido en magnesio.
  • Ayuda a evitar la anemia gracias a su rico contenido en hierro.
    Ayuda a mantener correctamente las funciones respiratorias y cerebrales, gracias a su alto contenido en manganeso.
  • Obtiene la energía de las grasas, proteínas y carbohidratos, gracias a su contenido en vitaminas B3 y B9.
  • Ayuda a proteger y mantener en perfecto esto nuestra piel, gracias al aporte en Vitamina A.
  • Nos protege de los resfriados por su aporte en Vitamina C.
  • Nos ayuda a la cicatrización de las heridas
  • Gracias a su alto contenido en vitaminas A, C, E, selenio y zinc, nos ayudará a proteger las células de los radicales libres, evitando el envejecimiento y deshaciéndose de las sustancias tóxicas o nocivas.

Beneficios de la Fasolina

Entre las múltiples propiedades de la Fasolina, hay una que destaca sobre todas, la gran cantidad de fibra que posee, aunque no es la única propiedad a destacar ya que son también ricas en taninos, pectinas y flavonoides, donde:

  • Taninos: Los taninos son compuestos fenólicos que nos aportan sus propiedades tanto antiinflamatorias o astringentes. Los taninos además son antioxidantes protegiendo nuestras células de los terribles radicales libres, que influye en la degeneración de las células.
  • Pectinas: Las pectinas las podemos encontrar en la naturaleza en forma de gel, como el membrillo, que es cuando sus propiedades se ponen de manifiesto, considerada un tipo de fibra por su función de eliminar toxinas y residuos de nuestro organismo y entre estos residuos nocivos se encuentra el colesterol malo.
  • Flavonoides: También posee propiedades antioxidantes, mejorando de esta forma reducir las inflamaciones, mejorando la salud de todas las células del organismo, previene el envejecimiento y repara los daños producidos en las células. También los flavonoides resultan una combinación muy efectiva con la vitamina C, combatiendo eficazmente contra procesos bacterianos o víricos.

La fasolina, como acabamos de ver, contiene una gran cantidad de componenetes que sin duda beneficiará a nuestro organismo. Convirtiendo a la fasolina en un potente diurético, depurador, antioxidante, mejora el tránsito intestinal, previene la llegada de virus y bacterias, controla el azúcar en sangre y sobre todo nos sirve para adelgazar y evitar de esta forma la obesidad.

Ayuda a proteger el hígado y facilita la eliminación de jugos gástricos, de esta forma nuestro proceso digestivo será menos pesado y más sencillo de asimilar y mucho más efectivo al aprovechar totalmente todos los alimentos que ingerimos en el organismo.

Fasolina para adelgazar

Las fasolinas se utilizan como complemento a las dietas de adelgazamiento y como un importante aliado a la hora de mantener el peso que has alcanzado. Su aporte de proteínas y fibras provocan una sensación saciante en las personas que las consumen, retrasando de esta forma la aparición del hambre.

Las fasolinas son pobres en grasas, por lo que el aporte de calorías al organismo es muy escaso, e incluso bajo. Su aporte en macronutrientes y micronutrientes, hacen de este alimento una fuente completa nutricionalmente.

La forma de consumir las fasolinas, pueden ser cocidas o hervidas, así de esta forma serán sencillas de digerir. También podemos optar por el consumo de las legumbres secas, aunque tras la cocción se puede comer las semillas enteras o machacadas.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

A la hora de cocinar, las podemos consumir como plato caliente o guiso, también como sopas o en forma de ensaladas. Otra forma de utilizar la fasiolina es incluyendo un par de cucharadas de fasolina cocidas en batidos, sobre todo si estos tienen fines dietéticos.

También podemos tomar fasolina en infusión, para lo que habrá que lavar bien las vainas y cortarlas, hervir en un litro de agua hasta que queden tiernas y dejar reposar. Una vez que haya reposado unos 15 minutos, ya la podremos beber.

La fasolina puede ser considerada un remedio natural para adelgazar, pero como ya hemos visto, si sufres alguna dolencia, siempre es recomendable consultar al médico, ya que su uso puede estar contraindicado para personas que sufran problemas intestinales como estreñimiento.

La vaina de la judía ayudará a estabilizar el peso que hayamos conseguido, evitando de esta forma volver a engordar. En personas diabéticas pero que no necesitan depender de la insulina, la fasolina limitará y regulará la absorción de los azúcares en la sangre, evitando de este modo los picos hiperglucémicos tras las comidas.

Además de encotrar fasolina en su formato habitual, como planta, también podemos encontrarla en cápsulas, siendo comercializada por distintos laboratorios, como complemento para las dietas de adelgazamiento.

Efectos secundarios de la Fasolina

Como en casi todo, el consumo en exceso puede llevar consigo unos efectos que de ninguna manera, deseamos. Los efectos secundarios, sobre todo en personas que sufran de algún tipo de problema circulatorios como puede ser hipertensión, será obligatorio consultar con su médico el uso  de Fasolina para inicar una dieta de adelgazamiento.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Las personas diabéticas también deberán consultar al médico. Par el resto de espectro poblacional, el consumo de Fasolina es recomendado, sobre todo si estás pensando en bajar o mantener el peso.

Qué contiene la fasolina

Hemos visto las propiedades y beneficios para adelgazar de la fasolina, pero ¿cómo consigue este tipo de judía tener todas esas características positivas? 

Lo más destacable es lo que ya hemos comentado, su alto contenido en fibra. Este es el principal componente para hacer que la fasolina sea un alimento fantástico con el que perder peso. Pero no es lo único bueno de este vegetal. También contiene pectinas, flavonoides y taninos. Todoas ellas sustancias fantásticas para cuidar tu silueta y también tu salud.

Contraindicaciones de la fasolina: dosis adecuada

Si nos fijamos en los efectos secundarios que presenta la fasolina nos damos cuenta que su abuso puede producir problemas relacionados con la tensión o los niveles de azúcar en sangre. 

De todas formas hay ciertas contraindicaciones de la fasolina que son claves: no deben tomarlo aquellas personas que sufren de hipertensión, los diabéticos, o quienes han mostrado intolerancia o alergias a otros tipos de judías. En general, si hay alergia o intolerancia a alguna verdura es mejor tener precaución a la hora de empezar a tomar fasolina.

Por otro lado, tampoco es recomendable para aquellas personas que deben seguir una dieta baja en líquidos, como es el caso de algunos enfermos cardíacos o con problemas renales de gravedad. Esta planta es diurética y puede producir problemas con esas patologías. 

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

En cuanto a la cantidad, depende del tipo de formato que elijas la dosis adecuada será una u otra. Si vas a comer la fasolina a modo de judía normal puedes hacerte una receta con esta planta como protagonista una vez a la semana. Pero si optas por el extracto de fasolina en polvo puedes ingerir un par de cucharaditas al día, luego veremos cómo.

Otra opción es hacer una infusión y tomarla un par de veces al día. Aunque lo mejor en estos casos es alternar la fasolina con infusiones de otras plantas. Así no te aburrirás de lo mismo. Puedes tomar una infusión al día de fasolina y otras dos de otras plantas que tengan los mismos beneficios u otros complementarios. Especialmente cuando se quiere perder peso el poder ingerir diferentes productos y no caer en la rutina ayuda mucho.

Por último, puedes decantarte por las cápsulas de fasolina. En este caso los adultos pueden tomar entre 6 y 9 cápsulas diarias repartidas en tres tomas. Cada toma debe ir acompañada de un buen vaso de agua. Y, por su parte, los niños y adolescentes no deben tomar fasolina de esta manera. No hay ningún estudio que especifique si es bueno para ellos o no, por lo que es mejor prevenir y no administrárselo.

Cómo tomar la fasolina

Para saber cómo tomar la fasolina te recomendamos acudir a una herboristería donde te informarán de los diferentes formatos que puedes adquirir. Además, te darán recomendaciones sobre cómo tomar la fasolina en cada uno de los formatos, recetas que puedes realizar, posología, y contraindicaciones que puede tener para ti.

De todas formas, aunque insistimos en que lo consultes con expertos, te contamos algunas de las maneras en las que puedes tomar la fasolina.

La manera más sencilla es tomarlo como un alimento más. Como hemos dicho, puedes cocinar una receta con fasolina una vez a la semana. Por ejemplo, puedes hacer un guiso, una crema, una sopa o una ensalada con este vegetal.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Por otro lado, si optas por el extracto enpolvo, puedes añadir un par de cucharadas a los batidos o zumos detox que tan de moda están. Puedes decantarte por uno verde con apio, pepino y manzana, o por uno más tropical con naranja y plátano. La fasolina le dará un toque diferente y completará las propiedades de este tipo de bebidas.

Otra forma muy cómoda de introducir la fasolina es mediante la ingesta de infusiones. Para ello debes preparar bien las vainas lavándolas y cortándolas para que estén en perfecto estado para hervir. Luego las debes meter en agua y hervirlas hasta que estén las vainas blanditas.

Deja infusionar durante quince minutos y después extrae la fasolina. El líquido sobrante debes tomarlo en tazas unos 10 minutos antes de la comida o de la cena.

En ViviendoSanos, hemos querido acercarte las propiedades de la fasolina, una planta completa que además de ayudarnos a adelgazar, nos permite controlar nuestros niveles de azúcar en sangre. Para que sigas investigando en los remedios naturales que nos pueden ayudar en nuestro día a día, hemos querido seleccionar unos enlaces de nuestra página, que te van a interesar.

ViviendoSanos.com

Newsletter