Escrito por Tendenzias

Los secretos de salud de las personas que nunca enferman

Existen personas que parece que nunca enferman. No importa si fuera estamos a dos grados de temperatura o si en la oficina estamos todos resfriados por el aire acondicionado que nos perfora el cuello, estas personas se mantienen intactas.

Si quieres convertirte en una roca y mantener las enfermedades y los virus lejos de tu vida, te vamos a dar una serie de consejos muy sencillos para que los incorpores a tu rutina desde ya mismo. Ya verás como en poco tiempo te sientes con mucha más vitalidad y con una mejor salud general. ¡Allá vamos!

Los secretos de salud de las personas que nunca enferman

Los-secretos-de-salud-de-las-personas-que-nunca-enferman

A continuación, te presentamos los secretos de salud de las personas que nunca enferman. Son muy sencillos y no incluyen ninguna pócima mágica. Se trata simplemente de una serie de consejos para tomarnos la vida de otra manera y así mejorar la calidad de esta.

Manténte activo/a en la oficina

No importa si por la mañana vas al gimnasio y además de una clase haces una rutina de pesas y subes a casa utilizando las escaleras en vez de el ascensor. Está demostrado que permanecer una cantidad larga de tiempo sentados en la misma posición puede llegar a ser perjudicial para nuestra salud. De hecho, si trabajas delante del ordenador durante todo el día, deberías probar a hacer pequeños descansos cada 45 minutos aproximadamente. Aprovecha para caminar un poco y estirar la espalda y las piernas; así conseguimos que nuestro sistema motriz se ponga de nuevo en movimiento.

Dúchate con agua fría

Ducharse con agua fría tiene muchos beneficios para la salud: mejora la circulación, fortalece nuestra piel, refuerza el sistema inmunológico, mejora nuestro estado de ánimo general y además vigoriza el cuerpo. Si es invierno y hace demasiado frío, puedes probar a hacerlo en el gimnasio o después de salir a correr, mientras aún estés activo. Así, no notarás tanto el frío e incluso te aliviará.

Una ducha fría no tiene que durar demasiado, basta con unos cinco minutos, aunque una ducha normal tampoco debería durar mucho más. Se recomienda también intercalar la temperatura del agua durante una misma ducha, en intervalos de treinta segundos, utilizando agua más tibia.

Activa las amistades

Aquellas personas que tienen un entorno social que les aporta apoyo, cuentan con un sistema inmunológico mucho más fuerte, teniendo así menos probabilidades de enfermar. Aquellas personas tímidas que tienen dificultad para relacionarse, pueden proponerse un cambio y probar a romper la barrera que les hace aislarse.

Los-secretos-de-salud-de-las-personas-que-nunca-enferman

En los próximos días puedes probar a acercarte a alguien con quien no tengas mucha relación y probar a entablar una conversación. Vale cualquier persona, la recepcionista de la consulta a la que vas, alguna persona que trabaje en el supermercado o aquella que siempre te vende el pan.

Este reto resulta importante hoy más que nunca, ya que nuestra sociedad se comunica principalmente por medio del teléfono móvil, quedando las relaciones cara a cara en un segundo plano. Las redes sociales pueden ser una forma de mantener el contacto con las personas que no vemos tan a menudo, pero de ninguna manera son un sustituto de nuestras relaciones con los demás.

Añade ajo a tus platos

Ya sabemos que tiene un olor fuerte y que no a todo el mundo le agrada, pero el ajo es el antibiótico natural y es un gran aliado para combatir las enfermedades. Es capaz también de reducir la presión arterial y el colesterol en la sangre, y es además un gran antioxidante.

Podemos comerlo crudo o cocido, aunque lo mejor es coger un diente pequeño y tragárnoslo entero con un poco de agua nada más levantarnos por la mañana. Si se te suele repetir el ajo, prueba a quitarle el rabito que tiene en el centro, ya verás como así solucionas el problema.

Duerme la siesta

Nuestro país siempre ha sido conocido por la siesta, entre otras cosas. El ritmo de vida ajetreado y los horarios partidos hacen que perdamos esta saludable costumbre que permite aumentar el número y la eficacia de las células inmunitarias, encargadas de luchar contra las enfermedades.

Tener sueño hace que acumulemos calcio en las arterias del corazón y limita la producción de una hormona de crecimiento, que es la que se encarga de que el cuerpo tenga la capacidad de repararse a sí mismo. Por esto motivo, es recomendable echarse una siesta todas las veces que podamos, pero ojo, no se trata de dormir una hora cada dos, sino de dormirnos alrededor de 20 minutos. Nuestro cerebro no necesita más tiempo. Lo ideal es dormir entre las 13h y las 15h, ya que tras la comida, el cuerpo nos pide un descanso.

Sal a tomar algo ocasionalmente

Consumir alcohol de manera moderada nos ayuda a vivir más y reduce el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca. Una copa de vino con la comida o un par de cervezas después del trabajo son una forma saludable de relacionarnos y de mejorar nuestra salud.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Practica el yoga

Son muchos los tipos de ejercicios que presentan beneficios para la salud, como el cardio de alta intensidad o el levantamiento de pesas. Sin embargo, la relajación y los estiramientos también son muy importantes para nuestra salud.

Los-secretos-de-salud-de-las-personas-que-nunca-enferman

El yoga fortalece y equilibra nuestro sistema inmunológico y ayuda también a reducir las enfermedades del corazón, como por ejemplo la presión alta, la obesidad o el azúcar en la sangre.

Reduce el las comidas calóricas

Llevar una dieta equilibrada y baja en calorías nos ayuda a reducir el colesterol, los triglicéridos y también nuestra presión arterial. Es importante llevar una dieta variada y rica en frutas y verduras, que nos permitirán conseguir los aportes de vitaminas que necesitamos.

Debemos reducir el consumo de carnes y de lácteos, ya que se ha demostrado que son perjudiciales para nuestra salud. Las carnes traen una gran cantidad de hormonas y restos de antibióticos perjudiciales para la salud que han sido ingeridos por los animales, mientras que los lácteos, gracias a nuevos descubrimientos científicos, se ha comprobado que lejos de ayudar a nuestros huesos, los perjudican.

Di adiós al estrés

Todos tenemos problemas en nuestra vida, pero a estos hay que buscarles soluciones. Si no la tienen, tampoco tiene sentido seguir preocupándonos. El estrés puede provocar muchas enfermedades, ya que nuestro cerebro está preparado para soportar estrés durante un máximo de 30 segundos. Imagina lo que le supone a nuestro organismo vivir en constante estado de estrés.

Practica deportes que te gusten, busca hobbies y rodéate de gente que te haga sentir bien. Esa es la clave para vivir bien durante muchos años.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • www.asalerma.es/
  • www.theluxonomist.es/
  • www.tunuevainformacion.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter