Escrito por

Propóleo | Propiedades y beneficios

El propóleo o própolis es una sustancia que cuenta con multitud de propiedades medicinales, gracias a los organismos que contiene, que se ha puesto de moda recientemente entre los seguidores de los remedios naturales. El origen se encuentra en la resina y en las yemas de determinados árboles, como las coníferas y los álamos. El propóleo adquiere sus propiedades terapéuticas gracias a la intervención de las abejas y se ha puesto de moda gracias al reciente auge de las terapias y tratamientos naturales.

Las abejas utilizan el propóleo como uno de los elementos indispensables, los mezclan con cera y otras sustancias para prepararlo antes de utilizarlo como endurecedor de las paredes de las colmenas cuando todavía contienen poca miel. Así logran sellarlas, refuerzan su estructura y las protegen de intrusos y gérmenes. También colocan propóleo en las grietas de menor tamaño de las colmenas, a modo de pegamento.

El aspecto del propóleo es irregular y granuloso, y generalmente tiene un tono marrón oscuro. Cuando la temperatura ambiente ronda o supera los 20 grados suele ponerse pegajoso, pero cuando baja, el própolis se vuelve sólido y ofrece un tacto seco. Se calcula que en cada colmena se produce cada año una media de propóleo variable entre los 150 y los 300 gramos y se recolecta en primavera, cuando ha terminado la época fría.

Propoleo-Propiedades-beneficios

Para conservarlo en condiciones adecuadas es recomendable guardarlo en un lugar fresco, seco y oscuro. A ser posible, en el interior de un recipiente de cristal, nunca de plástico. Se recomienda no almacenarlo en lugares con una temperatura superior a los 15 grados, con el objetivo de mejorar su conservación. Si se guarda adecuadamente, puede durar muchos años en un estado óptimo.

Qué es el propóleo

El propóleo es un súper alimento y antibiótico natural que ya se utilizaba como antiséptico hace más de 2.000 años, y está especialmente indicado en casos en los que se necesite aumentar las defensas del organismo. Está presente en pequeñas cantidades en la miel y también en las grietas de las colmenas, que contribuye a sellar, por lo que su proceso de obtención es bastante más trabajoso y complicado que el de la miel.

La composición del própolis es bastante compleja y sus propiedades se deben, sobre todo, a que entre sus componentes están los flavonoides, unos compuestos que potencian las defensas del organismo frente a las agresiones externas.

Aunque los elementos presentes en el propóleo pueden variar en función de la zona de la que se ha extraído y de la época del año en la que se ha recolectado, lo habitual es que el procedente de colmenas del hemisferio norte sea el 50%. De ellos, aproximadamente la mitad serán resina y bálsamos vegetales. El resto suelen ser un 30 % de ceras, un 10 % de aceites esenciales, y el resto, polen.

Cómo tomar propóleo

Se recomienda tomar propóleo durante el invierno, debido a sus propiedades protectoras de las afecciones del aparato respiratorio. Eso sí, solo debe tomarse durante un tiempo determinado, y es conveniente no pasarse de la dosis recomendada en el prospecto del producto. De lo contrario, puede provocar molestias gastrointestinales. Además, hay que tener en cuenta que puede provocar alergia en algunas personas, y está desaconsejado en casos de asma de origen alérgico. Es preferible adquirirlo en farmacias o establecimientos especializados, ya sea en su formato original o en jarabe, caramelos o crema. De esta manera se asegura su conservación, y no perderá propiedades.

La mejor forma para tomar propóleo es en formato de extracto o tintura, aunque en función de la dolencia que se vaya a tratar será necesario utilizar otro sistema. La tintura se prepara como extracto con alcohol de própolis, para lo que hay que mezclar la cantidad deseada del producto con alcohol etílico.

Propoleo-Propiedades-beneficios

Una vez hecho esto es necesario tenerla mezcla macerando un mínimo de una semana. Mientras se encuentra en esta fase, hay que agitarlo cada cierto tiempo. Cuando esté lista, hay que almacenarlo en un frasco de cristal oscuro que la proteja de la luz, y guardarlo siempre a temperatura ambiente.

En el caso de emplearse para el tratamiento de dolencias internas, como las relacionadas con la garganta, lo más recomendable es ingerirlo mezclado con agua, miel o jalea real. También se pueden tomar caramelos de propóleo, especialmente para suavizar la garganta y proteger las cuerdas vocales.

El propóleo también tiene propiedades cicatrizantes y regeneradoras de la piel, por lo que para tratarlas se puede aplicar directamente sobre la zona a tratar. También se puede utilizar en este caso una cream cuyo ingrediente principal sea el própolis.

Propiedades y beneficios del propóleo

En la actualidad ya se han descrito más de una veintena de propiedades del própolis. Entre ellas están las siguientes: antibacteriano, fitoinhibidor, antiinflamatorio, antioxidante, antiviral, analgésico, hemostático, antiparasitario, cicatrizante, antituberculoso, antialérgido o desodorante. Tiene provitamina A y varias vitaminas del grupo B, especialmente B3, y minerales como hierro, aluminio, bario, boro o cromo.

El propóleo puede actuar en las vías respiratorias como antibiótico de amplio espectro. Posee efecto antigripal y tiene acciones antiinflamatorias y anestésicas, por lo que está especialmente indicado en irritaciones y dolores de garganta, así como de las cuerdas vocales, ya que las suaviza. También es útil en caso de bronquitis, anginas, sinusitis, laringitis o resfriados.

loadInifniteAdd(44636);
Propoleo-Propiedades-beneficios

El propóleo también aporta todo tipo de beneficios al aparato digestivo. Entre otras, la regulación del apetito, el tratamiento de diarreas o de gastritis, así como para aliviar úlceras. Además, previene la aparición de parásitos intestinales y está indicado en la recuperación de estados de anemia. Por otra parte, su ingesta protege el hígado y también actúa como elemento que ayuda a prevenir la arterioesclerosis y a reducir el nivel de colesterol.

Sus propiedades antiinflamatorias y desinfectantes le convierten en un aliado muy valioso para las personas con problemas de piel, como dermatitis, psoriasis, acné, callos, durezas y hongos. También es muy útil para el alivio de eccemas, quemaduras o heridas.

Asimismo, está indicado en el tratamiento de diversas enfermedades del aparato urinario y reproductor, como las cistitis y prostatitis o las inflamaciones y picores vaginales.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • https://commons.wikimedia.org/
  • https://pixabay.com/
  • https://commons.wikimedia.org/

ViviendoSanos.com

Newsletter