Escrito por

¿Qué es la resaca?

Beber alcohol en exceso suele pasar factura al derivar en una sensación de malestar que conoce como resaca, que no deja de ser la respuesta a posteriori de nuestro cuerpo tras una noche de fiesta y como decimos, de alcohol. A continuación os hablamos de qué es la resaca y cuáles son sus síntomas y causas.

¿Qué es la resaca?

La resaca es un término utilizado como sinónimo de alcoholismo agudo o embriaguez, y es el compañero incómodo de muchos aficionados o bebedores ocasionales. Básicamente, se trata de un grupo de trastornos, en muchos sentidos desagradables, asociados con el consumo de una dosis excesiva de alcohol.

Resaca

La gravedad de una resaca es directamente proporcional a la cantidad de alcohol ingerido y varía de acuerdo a varios factores, tales como el género (más expuesta se hembra), la predisposición genética, un hábito de beber y la ingesta simultánea de alimentos, medicamentos o drogas .

Cualquiera sea la causa, existen por suerte para nosotros, remedios contra la resaca, pero hemos de saber además cómo o porqué se produce, algo que todavía cuesta un poco de explicar si bien la comunidad científica no se toma muy en serio lo de buscar las causas a algo que en realidad tiene una fácil solución: no beber.

De todos modos, existe una asociación científica que por lo visto habría concluído con el porqué se produce resaca tras beber. Es decir, porque después de emborracharnos, tenemos dolores de cabeza, náuseas, letargo y esa particular sensibilidad a la luz y al ruido.

La teoría acuñada por estos científicos es que el alcohol es digerido por el cuerpo gracias a una enzima que transforma el etanol en metabolitos: este es el momento en que regresamos sobrios después de beber, o hemos “digerido” el etanol.

Pasadas unas horas tras beber, el cuerpo comienza a deshacerse del metanol, y es precisamente este proceso el que causa la formación de toxinas, formaldehído y ácido fórmico, que nos enfermará. Básicamente, generalmente unas diez horas después de beber, estas toxinas nos envenenan un poco. Es por ello, que se suele creer que uno de los remedios para aliviar una resaca es precisamente beber un poco de alcohol a la mañana siguiente que nos hace sentir mejor: con ello se sugiere al organismo que deje de descomponer el metanol, para volver a cuidar el etanol. Por lo tanto, se suspende la producción de toxinas, que sin embargo solo se retrasa así que en realidad, debes evitar tomar un trago por las mañanas por dos razones: no se resuelve nada aunque se crea lo contrario y corres el riesgo de convertirse en alcohólico al comenzar a beber, incluso durante el día.

Junto a lo mencionado, existen unas síntomas y causas que resultan básicas para entender y saber mejor qué es una resaca, tal y como os señalamos a continuación.

Sí­ntomas y causas de la resaca

Como ya sabemos y hemos mencionado las resacas son causadas por beber demasiado alcohol. Una sola bebida alcohólica es suficiente para provocar la resaca de algunas personas, mientras que otras pueden beber mucho y escapar de una resaca por completo.

Resaca sintomas

Entre los síntomas que se suele experimentar cuando tenemos resaca podemos destacar:

Fatiga

Sentirse excesivamente agotado, fatigado e incluso débil después de beber es un signo de resaca. Puedes descartarlo como un efecto secundario de estar toda la noche bailando, pero la realidad es que el alcohol afecta la constitución corporal y el funcionamiento físico.

La deshidratación que generalmente sigue al consumo de alcohol puede dejarte no solo sediento sino también cansado.

Sed

El segundo síntoma más común, y uno de los más graves, es la sed, que afecta al 89.1 por ciento de los que tienen resaca. Si notas que tu boca se siente seca o si te despiertsa con una sensación de sed increíble, podría ser una de las señales más obvias de resaca. Bebe agua y soluciones de electrolitos para rehidratarte de forma segura al día siguiente.

Dolores de cabeza

Cuando bebes alcohol, el etanol que contiene te provoca deshidratación. Esto se debe a que es un vasodilatador que hace que los vasos sanguíneos se relajen y se ensanchen, un efecto que desencadena dolores de cabeza en algunas personas. Debido a que también es un diurético natural, su cuerpo elimina el agua junto con la sal y los minerales a través de los riñones. Esto a su vez causa desequilibrios químicos que pueden provocar dolores de cabeza. Para aquellos que ya son propensos a dolores de cabeza o migrañas, solo un poco de alcohol puede provocar dolor de cabeza.

loadInifniteAdd(44636);

Problemas gastrointestinales

Sentirse mareado es otro síntoma común de la resaca. El dolor de estómago, los vómitos y las náuseas son la forma con el que tu cuerpo reacciona al consumo excesivo de alcohol. Esto podría deberse a los efectos tóxicos e inflamatorios del alcohol en el cuerpo o debido a niveles bajos de azúcar en la sangre, causando hipoglucemia y náuseas. Cuando bebes alcohol, las secreciones pancreáticas, gástricas e intestinales aumentan. Estos ácidos adicionales en el estómago pueden irritar el sistema y provocar dolor abdominal o náuseas y vómitos.

Problemas de sueño

Si el alcohol te deja inconsciente pero te despierta a mitad de la noche, no estás solo. El alcohol hace que tus ritmos biológicos o ritmos circadianos que gobiernan el sueño, entre otras cosas, salgan mal. ¿El resultado? Menos sueño reparador, mayor sueño de onda lenta y menor cantidad de sueño en general.

Problemas sensoriales

Una resaca también puede hacerte más sensible a la luz y al sonido. Algunas personas incluso experimentan vértigo. Estos problemas sensoriales también pueden hacer que te sientas mareado o que parezca que la habitación está girando.

Problemas cognitivos

Beber demasiado no es una opción inteligente si estás tratando de evitar una resaca. ¿Pero sabías que incluso podría afectar a tus habilidades mentales en el corto plazo? Las resacas pueden causar problemas de concentración: es posible que note una disminución de la capacidad de atención y problemas de cognición.

Problemas de humor

Una resaca también tiene la capacidad de dejarte ansioso, irritable o incluso deprimido.Si eres propenso a tener ataques de pánico, tus posibilidades de experimentar ansiedad como síntoma durante una resaca son mayores. Esto está relacionado con la actividad del sistema nervioso simpático elevado.Una vez que el efecto sedante del alcohol desaparece, comienzas a experimentar síntomas de abstinencia de alcohol, no muy diferentes de aquellos con dependencia del alcohol. Esto también puede manifestarse como depresión o ansiedad.

Sudor y temblores

Los síntomas de la resaca pueden traducirse también en un aumento en la frecuencia del pulso o taquicardia, palpitaciones, presión arterial sistólica elevada, temblores y sudoración. Esto puede hacerte sentir febril. Esto se debe a que tu sistema nervioso simpático, responsable de la tensión muscular y el flujo sanguíneo, la estimulación de la frecuencia cardíaca y respiratoria, la transpiración y la presión sanguínea arterial, entra en sobremarcha y experimenta una mayor actividad.

loadInifniteAdd(44637);
Resaca causas

Además, varias causas pueden contribuir a la resaca:

Aumento de las ganas de orinar

El alcohol hace que tu cuerpo produzca más orina. A su vez, orinar más de lo normal puede llevar a la deshidratación, a menudo indicada por sed, mareos y aturdimiento.

Afecta al sistema inmune

El alcohol desencadena una respuesta inflamatoria de su sistema inmune. Tu sistema inmune puede desencadenar ciertos agentes que comúnmente producen síntomas físicos, como la incapacidad para concentrarse, problemas de memoria, disminución del apetito y pérdida de interés en las actividades habituales.

Afecta al estómago

El alcohol irrita el revestimiento de su estómago. El alcohol aumenta la producción de ácido estomacal y retrasa el vaciado del estómago. Cualquiera de estos factores puede causar dolor abdominal, náuseas o vómitos.

Baja el nivel de azúcar

El alcohol puede hacer que baje el nivel de azúcar en la sangre. Si tu nivel de azúcar en sangre desciende demasiado, puede experimentar fatiga, debilidad, temblores, alteraciones del estado de ánimo e incluso convulsiones.

Expansión de los vasos sanguíneos

El alcohol hace que tus vasos sanguíneos se expandan, lo que puede provocar dolores de cabeza. El alcohol puede provocar somnolencia, pero previene las etapas más profundas del sueño y a menudo provoca el despertar en el medio de la noche. Esto puede dejarte atontado y cansado.

loadInifniteAdd(50325);