Escrito por Tendenzias

Qué es la lactosa

La intolerancia a la lactosa es una afección o enfermedad que aparece cada vez con más frecuencia. Debido a la presencia de modificaciones en los lácteos, por la demanda, las personas están naciendo con intolerancias. Es decir, que no pueden digerir bien determinados alimentos, en este caso, la lactosa. Pero exactamente ¿qué es la lactosa? ¿Por qué tenemos alergia o intolerancia a la lactosa?

que-es-la-lactosa-intolerancia

En Viviendosanos, uno de los temas que nos gustan tratar son las enfermedades relacionadas con la alimentación. Ya que si no disfrutas alimentándote, no lo estás haciendo correctamente. Es por eso que os mostraremos en este artículo qué es la lactosa y todo lo que necesitas saber sobre la intolerancia a la lactosa.

Qué es la lactosa

Cuando hablamos de la afección a la lactosa, no nos referimos a la leche. Muchos hablan de la alergia a la leche, pero, en realidad, se refieren a la lactosa. La lactosa es un tipo de azúcar que está presente en la leche de los mamíferos, como, por ejemplo, las vacas, las ovejas, las cabras. Esto incluye al ser humano. Se trata de un disacárido: C12, H22, O11. La lactosa no es una molécula en sí, sino que es el resultado de la glucosa y la galactosa, también naturales. En ocasiones tu cuerpo no admite este tipo de azúcares y a este fenómeno se le denomina intolerancia a la lactosa.

Este azúcar no se encuentra solamente en la leche, sino en todos sus derivados: yogures, flanes, helados, pasteles, mantequillas, batidos… Todo alimento que lleve leche o derivado de la misma, tiene lactosa. Por eso, se ha abierto un mercado de alimentos libres de lactosa, ya que son muchos los intolerantes y muchos los alimentos que se tienen que restringir.

Pero vamos a ver a continuación qué ocurre cuando se tiene intolerancia a la lactosa.

Qué es la intolerancia a la lactosa

La intolerancia no viene por el sabor o por la textura, sino como dijimos por el azúcar de la leche presente en esta y en sus derivados. Y es que cuando ingerimos productos con estos azúcares, nuestro cuerpo puede reaccionar de dos maneras: lo digiere o no.

En nuestro cuerpo, hay una enzima llamada lactasa. La lactasa es relevante con respecto al consumo de los lácteos. La lactasa es una enzima que se encarga de partir en dos el azúcar: en glucosa y en galactosa. De esta manera, el cuerpo puede absorber los nutrientes de manera correcta, ya que estos azúcares han sido partidos. Cuando un cuerpo no tolera la lactosa, es porque le falta enzimas lactasas. Es decir, no cuenta con las suficientes como para partir esos azúcares en glucosa y galactosa, y por consiguiente, una mala absorción de la lactosa.

Cuando el azúcar que no se ha partido adecuadamente ha sido digerido y llega al colon, allí, le esperan las bacterias colónicas. Éstas se encargan de hacer que fermenten los azúcares no absorbidos, provocando respuestas incómodas en el tracto intestinal y abdominal.

que-es-la-lactosa-intolerancia-a-la-lactosa

Y es que, cuando las bacterias actúan sobre esos azúcares, comienzan a emitir una serie de gases: hidrógeno, anhídrido carbónico, metano y gases de cadena corta. Estos gases son los responsables de las incomodidades en la digestión de los lácteos.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

Ahora que sabemos qué ocurre en el colon cuando no tenemos suficientes enzimas para partir la lactosa, veamos a través de qué tipo de síntomas puede manifestarse la intolerancia a la lactosa:

  • Náuseas.
  • Espasmos.
  • Dolor abdominal por los gases.
  • Hinchazón del vientre o distensión abdominal.
  • Gases abdominales.
  • Flatulencias incontroladas.
  • Diarreas ácidas.
  • Heces irregulares y sin consistencia.
  • Incontinencia de la diarrea.
  • Enrojecimiento de la zona del perineo.

Aparte de estos síntomas, podemos encontrarnos otros, como efecto colateral de los primeros síntomas. Pero sobre todo, están ligados al problema que se desencadena en el intestino, que puede afectar al resto del cuerpo, si no se trata.

  • Dolores en las extremidades.
  • Abatimiento.
  • Cansancio extremo.
  • Trastornos de sueño.
  • Estados de ansiedad y nerviosismo.
  • Dificultades para concentrarse.
  • Alteraciones en la piel, como desencadenante alérgico.

Dependiendo de la cantidad de enzimas lactasa que tenga un individuo, tendrá más o menos síntomas. Ya que no son contadas con exactitud. Y depende mucho de la salud de la flora intestinal del individuo que las sufre. Pero, normalmente, los gases y los dolores abdominales, junto con las dificultades excretoras, estarán siempre presentes.

Métodos de diagnóstico para saber si somos o no intolerantes a la lactosa

Si después de conocer estos síntomas puede que te hayan entrado las sospechas, nada mejor que descartar posibles afecciones, así que no dudes en hacerte pruebas. Veremos las diferentes pruebas que se realizan para saber si eres o no alérgico a la lactosa.

  1. Test de hidrógeno en el aliento: miden la concentración de lactosa tras administrarle una solución y soplar cada 15 minutos en unas bolsas herméticas.
  2. Test sanguíneo de sobrecarga de lactosa: se trata de medir la glucemia basal que tiene el paciente. Luego, se le da una solución de lactosa y cada hora o dos horas, se vuelven a sacar muestras de sangre.
  3. Biopsia del intestino delgado: se sacan muestras del intestino delgado, introduciendo un tuvo por la nariz o la boca, hasta el intestino.
  4. Test genético: para detectar las anomalías propias del ADN que relaciona al paciente con familiares que presenten intolerancia a la lactosa.
que-es-la-lactosa-lactosa-alimentos

Descubrir que se eres intolerante a la lactosa no significa que tengas que renunciar a todo lo que comes, si lleva queso, leche o nata. Se trata de buscar la alternativa que no te hará daño. Hay un amplio abanico de productos derivados de la soja que son una delicia y que no contienen lactosa.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Ahora que ya sabes lo que es la intolerancia a la lactosa, puede que te interese conocer tus síntomas. Porque muchos no lo han descubierto hasta empezaron a reconocerlos. Esperamos haber sido de gran ayuda y que ahora, puedas controlar mejor lo que comes, para evitar molestias innecesarias.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • http://noticias.universia.es/
  • http://afibro.org/
  • https://www.servidigest.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter