Escrito por

Riesgos del consumo de alcohol para la salud

Es muy común que en celebraciones de todo tipo el alcohol esté siempre presente. ¿Quién de nosotros es capaz de imaginarse una fiesta de aniversario sin copas, una celebración familiar o navideña sin vino o un festival de música o concierto sin una buena cerveza fresca en la mano? Pocos, a decir verdad. Sin duda, el alcohol está muy presente y arraigado en nuestra sociedad. De una manera muy profunda se ha infiltrado, en cualquiera de sus graduaciones y tipologías existentes, en la mayoría de momentos que experimentamos tanto de manera social como incluso de forma individual.

Por esta misma razón, debemos tomar conciencia de que el alcohol no es tan beneficioso como quieren vendernos algunas marcas o lobbies. Desde el clásico ‘solo una copita’ pasando por el ‘es beneficioso si lo acompaño con comida’ o el tan manido ‘necesito pasármelo bien’, en este artículo vamos a profundizar sobre los riesgos del consumo del alcohol para la salud y sus efectos potenciales en la salud de todos nosotros. ¡Toma nota!

riesgos-de- consumo-de-alcohol-para-la-salud

El alcohol

El famoso alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central. Es, dicho de una manera más contundente, una droga en toda regla. Una vez el alcohol entra en contacto con la sangre, comienza una rápida e imparable inhibición de algunas funciones cerebrales tan importantes como la coordinación, la cualidad de saber lo que estamos haciendo, el autocontrol o la típica sensación inicial de euforia en cuando nos tomamos las primeras dosis.

El alcohol debe su potencial peligrosidad a uno de sus compuestos: el etanol. Esta sustancia es la que provoca la común borrachera y varía su concentración según el tipo de elaboración del alcohol o bebida en cuestión. Los principales tipos de líquidos alcohólicos son:

  • Bebidas fermentadas: en este grupo entran las que quizás están más presentes en la sociedad de forma silenciosa, como son el vino, la cerveza o la sidra. Su creación proviene de la fermentación de azúcares de frutas o algunos tipos de cereales, dando lugar a brebajes que van desde los tres o cuatro grados hasta los 15 o 20.
  • Bebidas destiladas: Provienen de la destilacion del alcohol fermentado y por tanto poseen una mayor concentración alcohólica. Es aquí donde encontramos el vodka, el ron, la ginebra o los denominados digestivos como el orujo.

El cómo afecta el alcohol a cada individuo depende de varios factores. La edad a la que se empezó a consumir (por ejemplo, si hablamos de un niño que comienza a beber, el efecto será mucho más peligroso a largo plazo), el peso (o masa corporal), el sexo (las mujeres presentan una menor tolerancia al alcohol) o la cantidad y velocidad de su ingesta afectarán en mayor o menor medida al organismo.

Consumo de alcohol y la salud

Mucha gente cree que si se toma alcohol en dosis mínimas o con moderación las consecuencias podrán ser hasta positivas, ovbiando los aspectos negativos que puede aportarnos. Esto ocurre de manera especial con los fermentados como el vino y la cerveza. ¿Quién no recuerda la campaña de los beneficios para nuestro corazón de la copa de vino diaria acompañada de comida?

consumo-de-alcohol-y-la-salud

Pero no hay que perder de vista que el alcoholismo es una epidemia global. Sin ir más lejos, se trata de la tercera causa de muerte a nivel mundial, por detrás del sexo sin precaución o los nacimientos prematuros. Por tanto, estamos hablando de un factor de riesgo tan importante como el tabaquismo o la hipertensión debido a malas prácticas alimenticias o sedentarismo. No debemos olvidar tampoco las complicaciones y enfermedades en las que deriva el abuso de alcohol, tales como cánceres de todo tipo.

Cómo afecta el alcohol en nuestra vida

El consumo excesivo de alcohol puede llegar a tener un impacto muy negativo en nuestras vidas. Si nos centramos en el plano social y psicológico, estas serían los principales desencadenantes:

  • Su consumo excesivo para intentar bloquear o eliminar los sentimientos depresivos, preocupantes o de pura tristeza, no hace más que conseguir justo lo contrario, es decir, empeorar todos estos problemas a largo plazo. Incluso puede llegar a aumentar el riesgo de suicidarse.
  • Mucha gente cree también que el alcohol “ayuda a conciliar el sueño”. Nada más lejos de la realidad ya que está comprobado que el alcohol empeora nuestra capacidad para conciliar el sueño e incluso puede provocar pesadillas desagradables.
  • Afecta al entorno familiar y a los amigos. Caer en el alcoholismo no solo puede llegar a destruir a un individuo, sino que también daña su entorno. Muchos casos de violencia machista, por ejemplo, vienen precedidos de un fuerte consumo de alcohol. Además, está demostrado que los niños que conviven en un ambiente con personas alcohólicas tienden a tener un deficiente rendimiento escolar y otros problemas relacionados con la baja autoestima.
  • Accidentes de tráfico: una de las grandes lacras de la sociedades modernas y qué tan difícil parece de erradicar.
  • Puede conducir a malas prácticas en relaciones sexuales, tales como embarazos no deseados o transmisión de enfermedades sexuales.
  • En general, el alcohol nos vuelve más agresivos con todo lo que nos rodea.
  • Disminuye nuestra capacidad de concentración y consecución de objetivos.

Riesgos del consumo de alcohol para la salud

Estos son algunas complicaciones en las que puede derivar la ingesta habitual de bebidas alcohólicas, esta vez centrándonos en el plano fisiológico:

consumo-alcohol-aumentar-riesgo-cancer-prostata
  • Hipertensión arterial: es un hecho contrastado por infinidad de estudios científicos.
  • Complicaciones gastrointestinales: el alcohol daña severamente nuestro estómago si lo hacemos de manera prolongada y excesiva. De hecho, puede desembocar en molestas y graves úlceras estomacales, sobre todo si se consume alcohol sin el acompañamiento de alimentos.
  • Cirrosis hepática: una de las causas más comunes dentro del alcoholismo crónico. Su gravedad está fuera de toda duda.
  • Encefalopatías varias.
  • Cáncer: se ha demostrado que el alcohol está detrás de la aparición de un gran número de cánceres malignos. Y no solo de estómago o hígado.
  • Depresión: utilizar el alcohol como principal vehículo para superar problemas suele conducir a estados depresivos severos.
  • Disfunciones sexuales, como la incapacidad de erección en varones.
  • Deterioro cognitivo a lo largo del tiempo.
  • Demencia y psicosis.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

  • salud.practicopedia.lainformacion.com
  • onmeda.es
  • actualidad.rt.com
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos