Escrito por

Cómo controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta

¿Cómo controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta? La gran pregunta que, eso sí, en este caso tiene respuesta. Vaya por delante que hacer dieta es un sacrificio importante y complicado. Para empezar, hay que cambiar las rutinas alimenticias y acostumbrar al cuerpo a ello, algo que lleva un tiempo de adaptación.

Por tal motivo, aprender cómo controlar la ansiedad por comer cuando hacemos dieta es un proceso lento. Eso sí, tiene su recompensa. Hoy te vamos a mostrar cómo hacerlo de forma natural y poco traumática, con consejos y alimentos que te serán muy útiles.

Cómo controlar la ansiedad cuando estás a dieta

Una de las claves de cómo controlar la ansiedad cuando estás a dieta es no desesperarse. Bajar de peso de forma agresiva no es saludable. Lo suyo es ir paso a paso, adaptando tu cuerpo a su nueva situación, lo que ayudará a controlar esta temida ansiedad.

De hecho, con el paso de los días, notarás que la ansiedad va desapareciendo. No es algo sencillo, pero siguiendo unas pautas y ciertas rutinas, será mucho más natural de lo que puede parecer en un principio. Y es que la ansiedad puede ser controlada, a base de trabajo y esfuerzo que, obviamente, vendrá con recompensa.

¿Qué es la ansiedad?

Para controla la ansiedad, primero debemos saber qué es la ansiedad y de dónde procede. Lo cierto es que la ansiedad es una reacción, tanto física como emocional, ante una situación de estrés que trastoca la normalidad de una persona.

La ansiedad puede generar reacciones muy variadas en el cuerpo del afectado. Desde mareos a náuseas, pasando por taquicardias, sudores o falta de aire. No sólo eso, irritabilidad, insomnio o tensión también son algunas de las formas en las que se manifiesta la ansiedad.

Por tal motivo, hay numerosos tratamientos para que la ansiedad no se apodere de nuestro día a día. Cada vez son más los especialistas que la tratan, conscientes del ritmo de vida actual de todo el mundo.

Consejos para controlar la ansiedad

A continuación, te damos algunos consejos para controlar la ansiedad:

  • Hidratación – Mantenerte hidratada es clave. No sólo eliminarás toxinas, sino que también te llenará el estómago y te dará sensación de saciedad. Por tal motivo, debes tomar un mínimo de 2,5 litros de agua al día. A todos lados con tu botellita de agua.
  • No comer no es la solución – Dejar de comer no es hacer dieta. Es más, disparará tu ansiedad. Lo aconsejable es no dejar pasar más de tres horas entre comidas. Si te apetece picar algo, recurre a fruta, lácteos desnatados, gelatinas o cualquier snack saludable.
  • Come antes de quedar – Si has quedado o tienes un evento, no lo evites. El secreto es comer algo antes de salir de casa. Lo justo para ir medianamente saciada, pero poder disfrutar del evento con normalidad.
  • Haz ejercicio – No sólo te ayudará en lo físico, también en lo mental. Al hacer ejercicio, liberas endorfinas que te ayudan a controlar la ansiedad. Lo de mente sana en cuerpo sano nunca tuvo tanto sentido.
  • Menta – La menta tiene un elemento que actúa con el PH de la boca y hace que, durante un tiempo, rechaces alimentos. Aprovéchalo. Mastica chicles de menta, caramelos mentolados o lávate los dientes con pasta sabor menta. Aliento fresco y cero ansiedad.
  • Control de la dieta – Si vas anotando a diario lo que comes, te motivarás a ti misma. No sólo debes anotar lo que comes, sino también tu progreso. Al cabo de pocas semanas, comparando con los inicios, verás los resultados y querrás ir a más.
  • Tómate tu tiempo – Come relajada, no tienes prisa. Dedica, al menos, 20 minutos a tus comidas. Mastica despacio, disfruta lo que comes y haz que tu cuerpo se note saciado. Cuando termines de comer, levántate de la mesa para no comer más.

Alimentos saciantes contra la ansiedad (ponlos en h3)

Por último, aquí tienes una lista de alimentos saciantes contra la ansiedad. Serán tus grandes aliados para no picar entre horas o caer en hábitos poco saludables.

Sopas

Muy recomendable antes de comer y de cenar. El motivo es que la sopa te dará sensación de estar saciada y limitarás la ingesta de alimentos. Obviamente, lo recomendable es que la sopa sea casera y ligera. Además, si la haces de hortalizas, añadirás nutrientes necesarios a tu dieta. No te cortes, haz una gran cantidad y congela la que sobre, para tener siempre a mano.

Caramelos ácidos

Un secreto bien guardado y muy sabroso. Si te comes un caramelo, 10 minutos antes de comer o cenar, llegarás con menos hambre.

Gelatinas

Sabrosas, ligeras y muy saciantes. Las gelatinas son un gran aliado contra la ansiedad, pues se componen de agua en su gran mayoría. Y sí, te puedes comer las que necesites, pues tienen muy pocas calorías. Además, si te parecen algo sosas, les puedes añadir algo de fruta.

Carbohidratos

Los carbohidratos complejos incrementan la serotonina de tu cuerpo, por tanto, son muy recomendables. Hablamos de pan, cereales, pasta, arroz, lentejas o patatas. Entre otros. Obviamente, mejor si son integrales, pues su índice glucémico es menor. Estos carbohidratos dilatarán la sensación de saciedad. Además, limitarán de forma notable el aumento de grasa.

Fibra

Los alimentos ricos en fibra te saciarán y regularán tu ansiedad. Además, recuerda que lo cocinado es más saciante que lo crudo. No obstante, debes alternar ambas opciones. Desde ensaladas y frutas a pasta y arroz integrales, pasando por frutos secos o pan integral.

loadInifniteAdd(44636);

Triptófano

El triptófano lo encontramos en muchos alimentos habituales y es un aminoácido que ayuda a calmar la ansiedad. Tras un ciclo metabólico, se acaba convirtiendo en serotonina, que nos ayuda a controlar el hambre y nos anima sobremanera. Así, lácteos, piñas, plátanos o frutos secos, son imprescindibles. También las proteínas animales: carne, pescado o huevo.

También te puede interesar:

ViviendoSanos.com

Newsletter