Escrito por

Té helado | Cuidados y precauciones

Muchos tienen la costumbre de tomar té helado durante el verano. Algunos creen que esta bebida es mejor opción en comparación con los refrescos y otros zumos envasados. Lo cierto es que el té helado puede crear un gran impacto negativo en la salud, por lo que se recomienda no consumirlo en exceso. Por esta razón, es mejor conocer con más detalle la cantidad de té helado que puedes beber y no correr riesgos innecesarios. De ahí que, en este post, hayamos decidido hablar sobre el té helado: cuidados y precauciones.

El Té helado

te-helado-cuidados-y-precauciones-té-helado

Esta bebida es verdaderamente refrescante. Son muy pocas las personas a las que no les gusta el té helado. Sin embargo, hay que conocer los riesgos que conlleva consumirlo para beberlo con moderación.

Cuidados y precauciones del Té helado

Aunque un buen nunca es mal recibido, hay que tener cuidado con la frecuencia con la que se consume esta bebida tan deliciosa. Cuando el té helado contiene azúcar es mucho más peligroso y origina problemas de salud que son más difíciles de llevar. Algunos de estos problemas de salud son dolorosos y otros surgen a largo plazo, cuando ya no queda mucho por hacer. Cuando el consumo del té helado se excede pueden surgir los siguientes problemas:

Diabetes

te-helado-cuidados-y-precauciones-diabetes

Cuando las personas quieren cambiar su dieta diaria por una más equilibrada suelen cometer el grave error de consumir té helado para reemplazar las bebidas gaseosas, debido a los edulcorantes con las que son fabricadas. Lo que no saben es que el té helado contiene también edulcorantes que ocasionan daños al organismo.

Al consumir té helado con mucha frecuencia y acompañarlo con las comidas principales, tu organismo se satura de toxinas. A continuación, se pondrán a trabajar en exceso órganos como el hígado y el páncreas para poder desintoxicarte de emergencia. El páncreas empezará a disparar chorros de insulina para poder atacar toda la glucosa que está entrando en tu sistema. Empezarás a experimentar sensación de dejadez, pesadez en el área abdominal, sensación de dificultad respiratoria o pulso acelerado, entre otros síntomas.

A largo plazo, los problemas con la glucosa en sangre comenzarán a manifestarse y, de repente, encontrarte con un diagnóstico inesperado de diabetes.

Obesidad

Con la obesidad puede pasar algo similar a lo que hemos comentado en el caso de la diabetes. Las personas creen que al reemplazar sus bebidas favoritas por el té helado experimentarán la ansiada “pérdida de peso” pero, en este caso, puede ocurrir todo lo contrario. La mayoría de las marcas más conocidas de té helado son las que más cantidad de azúcar contienen y, por ende, el sabor es el que más nos gusta. Por tanto, el efecto adelgazante de esta bebida es nulo. No hace ningún daño si se toma de manera adecuada y sin continuidad en la dieta diaria, pero su excesivo consumo puede acabar en un caso de retención de líquidos mucho más alta. El resultado es que no perdemos peso.

En este caso, el aumento de peso que ocurre es peligroso ya que la persona, al iniciar una dieta equilibrada, corta un poco el suministro de otros nutrientes y, al tomar té helado, las cantidades de azúcar en el cuerpo serán mucho mayor que los nutrientes a ingerir.

Ten cuidado con esto y trata de dejar el consumo del té helado para los días especiales como fiestas, cumpleaños, reuniones, salidas con amigos, etc; y no como un acompañante de tus comidas.

Infarto cerebral

De igual manera, se ha demostrado que el consumo excesivo del té helado puede ocasionar el infarto cerebral. Cuando la persona padece un infarto cerebral no se puede hacer nada: este es uno de los problemas de salud de los que no pueden remediarse tomando pautas para cambiar el hábito de alimentación. Sin embargo, lo que sí se puede hacer es prevenir el infarto cerebral promocionando una alimentación equilibrada y reducir el consumo de té helado, especialmente durante el verano.

Problemas cardiovasculares

te-helado-cuidados-y-precauciones-problemas-cardiovasculares

El sistema cardiovascular, además del sistema nervioso, es uno de los que más sufre en la actualidad por el estilo de vida tan ajetreado que llevamos. Cuando una persona toma mucho té helado le está suministrando a su organismo teína en grandes cantidades. La ingesta excesiva de teína no es buena para la salud por lo que, en muchos casos, los síntomas comienzan con una leve taquicardia que se vuelve más fuerte a medida que pasa el tiempo: pueden ser en días, semanas o meses.

Es mucho peor cuando la persona a la que le guste beber té helado con frecuencia padezca de problemas de tensión y de presión arterial, ya que el té negro no está en absoluto recomendado para pacientes con estas condiciones de salud y el té helado contiene como base de preparación el té negro. Los episodios de arritmias comienzan a aparecer y repentinamente te pueden detectar algún problema cardiovascular. Pero, por fortuna, solo tienes que reducir el consumo de este té en tu dieta diaria.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

loadInifniteAdd(44636);
  • https://rolloid.net/
  • https://rolloid.net/
  • http://www.losandes.com.ar/