Escrito por Tendenzias

Tensión Alta síntomas y cómo bajarla

La presión arterial es un indicador del que dispone nuestro cuerpo para hacernos saber a qué ritmo está trabajando nuestro corazón para bombear la sangre. Cuando tenemos la tensión alta significa que el corazón está bombeando más rápido de lo que debería.

Puesto que esto implica ciertos peligros para la salud y la propia vida, es muy importante controlar nuestra tensión alta, conocer sus síntomas y cómo bajarla. En este artículo conoceremos cómo detectar la tensión alta y remedios caseros para reducirla.

Tensión alta

Tener la tensión alta puede traernos consecuencias fatales si no la tratamos, por lo que es conveniente tenerla bajo control si padecemos de esta. Una presión muy alta puede llegar a provocar un ataque cardíaco, una trombosis en el cerebro e incluso un desorden renal.

Los motivos por lo que la tensión sube pueden tener su origen en diversas causas. Las más comunes son las enfermedades en los riñones, la diabetes, los problemas derivados del sobrepeso y también, aunque nos cueste creerlo, las preocupaciones. En algunas ocasiones la causa de la enfermedad es desconocida e incluso podría tratarse de un problema hereditario.

Tensión-Alta-síntomas-y-cómo-bajarla

Para controlar la tensión podemos adquirir un medidor electrónico de la presión arterial, que son muy económicos y fáciles de usar. Este aparato nos da la oportunidad de controlar de manera regular la presión sin tener que salir de casa.

Si padecemos de tensión alta es conveniente que consultemos con nuestro doctor/a de cabecera. Dependiendo de las circunstancias y las cifras, podría ser necesario tomar algún tipo de medicación. Asimismo, si queremos optar por remedios más naturales para bajar la presión debemos consultarlo también.

A continuación os dejamos las diferentes medidas de presión arterial para que tengáis una referencia:

  • Presión arterial: la sistólica por debajo de 120 y la diastólica por debajo de 80.
  • Presión arterial alta: la sistólica por encima o igual a 140; la diastólica en 90 o superior.
  • Prehipertensión: la sistólica entre 120 y 139; la diastólica entre 80 y 89
  • Hipertensión sistólica aislada: la sistólica en 140 o más; la diastólica inferior a 90

Aunque no nos notemos ningún síntoma, si padecemos de tensión alta debemos igualmente comprobar sus valores. A menudo sucede que no sentimos ninguna molestia a pesar de que los valores son superiores a lo estándar.

Tensión alta – Síntomas

La tensión alta, como decíamos, tiene tendencia a no producir síntomas. Es por esto que a veces se le ha llegado a llamar un asesino silencioso.

Tensión-Alta-síntomas-y-cómo-bajarla

Hay una serie de síntomas que podemos experimentar que están relacionados con la tensión alta. Si experimentamos algunos de estos síntomas con cierta regularidad, debemos acudir a nuestro médico/a a realizar una consulta preventiva.

Los síntomas son los siguientes:

  • Dolor de cabeza;
  • sangrado nasal;
  • falta de aire;
  • mareos;
  • palpitaciones;
  • pitido en los oídos;
  • mejillas sonrojadas;
  • sudores repentinos;
  • sensación de cansancio;
  • nervios;
  • debilidad;
  • y falta de sueño.

Aunque no existe una edad predeterminada para comenzar a padecer de tensión alta, la edad más frecuente a la que suele aparecer es a partir de los 30 años. Sin embargo, suele descubrirse muchos años después. Durante la juventud pueden relacionarse los síntomas con algo tan simple como el estrés del trabajo.

Padecer de la tensión, a pesar de que no tengamos una sintomatología muy marcada, es una enfermedad que poco a poco va dañando nuestros órganos. Puesto que esto puede llegar a ser muy peligroso, por no decir fatal, es importante realizar chequeos frecuentes para controlarla.

Tensión alta – Cómo bajarla

Además de tomar la medicación que nuestro médico/a considere necesario para la tensión alta, os proponemos aquí una serie de remedios caseros para que aprendáis cómo bajar la tensión alta:

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Batido de limón y perejil

Un truco que nos puede venir muy bien para controlar la tensión alta es un batido de limón y perejil. Ambos son diuréticos naturales, lo que significa que son sustancias que ayudan al organismo a expulsar los líquidos que retiene. Con frecuencia son estos los que ocasionan la tensión alta.

Para preparar nuestro remedio seguiremos los siguientes pasos:

  • licuaremos el limón entero,
  • incluyendo la cáscara y perejil.

Nos tomaremos un vaso estando en ayunas para que su efecto sea mayor. También podemos exprimir el zumo de limón en agua tibia y beberlo por la mañana.

Ajo

Otro remedio natural para la tensión es a base de ajo. Este alimento tiene la capacidad de dilatar las arterias y prevenir que se formen trombos. Basta con añadir un diente de ajo a nuestra dieta para beneficiarnos. Preferiblemente debemos tomarlo en ayunas.

También podemos preparar un té utilizando un diente de ajo, el cual aplastaremos para añadirlo a una taza de agua. Agregaremos un poco de zumo de limón y ya tendremos lista nuestra infusión.

Tensión-Alta-síntomas-y-cómo-bajarla

Avena

De manera similar al ajo funciona la avena, ya que esta no solo regula la presión arterial sino que también es muy efectiva para controlar el colesterol alto. La avena es muy fácil de preparar, ya que podemos calentarla en leche a fuego bajo para obtener las conocidas gachas de avena o preparar galletas con ella.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Apio

Otro alimento que puede ayudarnos a bajar la presión alta es el apio. Podemos consumirlo crudo añadiéndolo a la ensalada.

Chocolate negro

Es un alimento mucho más apetecible que los demás y más fácil de incluir en nuestra dieta.

Por otra parte, existen alimentos que debemos eliminar de nuestra dieta, como es el caso de la sal, ya que es la responsable de la retención de líquidos. Como ya hemos dicho, esta retención hace que suba la presión arterial, por lo que no debemos consumir más de una cucharadita de sal al día.

Por último, además de prestar atención a nuestra alimentación, debemos controlar el estrés que tenemos en nuestra vida, puesto que nuestro cerebro no está preparado para soportar situaciones de estrés durante más de 30 segundos. Esto hace que la presión sanguínea suba y ocasione hipertensión a largo plazo. Realizar ejercicio moderado durante una hora tres veces en semana puede ser suficiente para ayudar a relajarnos y mantener así bajo control la presión arterial.

También te puede interesar:

Fuentes de imágenes:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);
  • salud.uncomo.com/
  • www.vivecondiabetes.com/
  • espanol.mercola.com/

ViviendoSanos.com

Newsletter